Hugh Jackman: “He tenido cinco o seis episodios de cáncer y sé que tendré más”

0
53
Hugh Jackman posa en Exclusiva para ICON con camisa y pantalón Brioni y cinturón Montblanc. BEN WATTS/MICHAEL FISHER
Hugh Jackman posa en Exclusiva para ICON con camisa y pantalón Brioni y cinturón Montblanc. BEN WATTS/MICHAEL FISHER

Superada su larguísima relación con Lobezno, vuelve a lo que le gusta: cantar, bailar y estrenar un musical más grande que la vida misma, ‘El gran showman’

En el mundo del espectáculo todos cargan con un estereotipo y a Hugh Jackman (1968, Australia) le ha tocado el de “tipo más majo de Hollywood”. Es sabido que cada vez que llega a un rodaje, se aprende el nombre de pila de todos los miembros del equipo técnico, que hace donaciones en los hospitales locales y, cuando se va, invita a todo el mundo a pasteles de carne australianos. Lo cierto es que Jackman, al que avistamos en la terraza de su hotel de Barcelona comiendo con su mujer y sus hijos, es sencillamente encantador y quizá por eso trabaja tanto y en proyectos tan distintos, saltando de un musical como Los miserables a X-Men, pasando por un thriller dramático como Prisioneros. Lo mismo gana un Tony que presenta unos Oscar a la antigua usanza.

Aparcado –jura que para siempre– su papel dentro del universo Marvel, estrena el 29 de diciembre El gran showman, un filme que ha mimado durante casi una década y que no era fácil de sacar adelante: un musical grandioso con mensaje inclusivo –todos somos la mujer barbuda– y temas originales sobre el germen del showbusiness y en el que también están Michelle Williams, Zendaya y Zac Efron. Jackman interpreta a P.T. Burnam, un empresario circense que se propone crear el mayor espectáculo del mundo. Hace ocho años, cuando él y el director Michael Gracey empezaron a vender el proyecto, la idea de un carísimo musical sin libreto conocido parecía suicida. Lo más cerca que un milénico había estado de un número coreografiado era un montaje escolar de High school musical. Pero tras el fenómeno de La La Land y el taquillazo de La bella y la bestia, parece haber hambre de cante y baile. Mejor para Jackman.    EL PAIS