Se acabaron las apps de fábrica de Google

Fuente: Steffen Herget de androidpit.es

129
Publicidad

La Comisión de la UE ha puesto de rodillas al gigante de Internet Google y ha liberado a Android de sus grilletes. En el futuro, ya no habrá ninguna obligación para instalar las aplicaciones oficiales de Google, cada fabricante puede decidir por sí mismo si desea preinstalar los servicios o no en sus smartphones. ¿Por fin libre, entonces? Sí, pero esta libertad tiene un precio.

Google empieza a ceder tras la sanción que le puso la UE, y está cambiando su modelo de negocio. Esta noticia es toda una novedad, porque hasta ahora el gigante de los motores de búsqueda había hecho oídos sordos a las críticas, los consejos e incluso a las sanciones. La necesidad de preinstalar sus aplicaciones oficiales para smartphones Android con soporte de Google ya no es necesaria. Los fabricantes ahora tienen la opción de instalar o no las aplicaciones de Google, algunas de las cuales son muy populares entre los usuarios.

¿Son buenas noticias para Android? Eso ya lo veremos. En cualquier caso, el panorama para Android debería ser mucho más colorido y multifacético, ya que muchos fabricantes podrán ahora optimizar sus propios sistemas Android según su propio criterio. Las aplicaciones duplicadas, que son estándar hoy en día, podrían ser cada vez menos.

Pero lo cierto es que la fragmentación de Android, que Google ha abordado recientemente con un éxito moderado, se ampliará de nuevo. Sin Google Apps, los fabricantes asiáticos, en particular, darán aún menos importancia a mantener el software de sus clientes actualizado con lo que hace Google.

Las aplicaciones de Google, ¿de pago?
Además, los dispositivos Android podrían resultar un poco más caros en el futuro. Parece que Google cobrará una cuota si los fabricantes quieren seguir ofreciendo las aplicaciones de Google que antes tenían que estar preinstaladas. Todavía no está claro cómo afectará ésto al usuario, pero Google por primera vez cobrará dinero por el uso de estos servicios. Y pensar que los fabricantes repercutirán estos costes adicionales a los clientes es lo más normal…

Una cosa está clara: para muchos usuarios de Android, las aplicaciones de Google se han vuelto indispensables. Maps, Gmail, calendarios y similares son muy populares entre un sinnúmero de usuarios de Android, que no estarán muy contentos con esta medida…

Publicidad