Anuncios
Connect with us

Vida, Salud Y Gastronomía

Así es como terminan las pandemias

Un fresco siciliano de 1445. En el siglo anterior, la peste negra mató por lo menos un tercio de la población de Europa.Credit...Werner Forman/Universal Images Group/Getty Images

Por Gina Kolata

¿Cuándo y cómo terminará la pandemia de la COVID-19?

Según los historiadores, las pandemias tienen dos tipos de final: el médico, que ocurre cuando las tasas de incidencia y muerte caen en picada, y el social, cuando disminuye la epidemia de miedo a la enfermedad.

“Cuando las personas preguntan: ‘¿Cuándo se acabará esto?’, preguntan sobre el final social”, dice Jeremy Greene, historiador de medicina en Johns Hopkins.

En otras palabras, un final puede ocurrir no porque la enfermedad ha sido vencida sino porque las personas se cansan de estar en modo pánico y aprender a vivir con ella. Allan Brandt, historiador de Harvard, dijo que algo similar está ocurriendo con la COVID-19: “Como hemos visto en el debate sobre la apertura de la economía, muchas preguntas sobre lo que se llama el final están determinadas no por los datos médicos y de salud pública, sino por procesos sociopolíticos”.

Los finales “son muy, muy desordenados”, dice Dora Vargha, historiadora de la Universidad de Exeter. “Mirando hacia atrás, tenemos una narrativa débil. ¿Para quién termina la epidemia y quién lo puede decidir?”

En el camino del miedo
Una epidemia de miedo puede ocurrir aún sin una epidemia de enfermedad. La doctora Susan Murray, del Royal College of Surgeons en Dublín, lo vio de primera mano en 2014, cuando era miembro de un hospital rural en Irlanda.

En los meses anteriores, más de 11.000 personas en África occidental habían muerto de ébola, una enfermedad viral aterradora que es altamente infecciosa y a menudo mortal. La epidemia parecía estar disminuyendo, y ningún caso había ocurrido en Irlanda, pero el miedo público era palpable.

“En las calles y en las salas, la gente está ansiosa”, recordó recientemente Murray en un artículo en el The New England Journal of Medicine. “Tener el color de piel errado es suficiente para ganarte una mirada reprobatoria de tus compañeros de viaje en el bus o en el tren. Tose una vez, y los verás alejándose de ti”.

Se advirtió a los trabajadores de los hospitales de Dublín que se preparasen para lo peor. Estaban aterrorizados y preocupados por la falta de equipos de protección. Cuando un hombre joven llegó a la sala de emergencias desde un país con pacientes de ébola, nadie se le quería acercar; los enfermeros se escondieron, y los médicos amenazaron con dejar el hospital.

Solo Murray se atrevió a tratarlo, escribió, pero su cáncer estaba tan avanzado que todo lo que pudo hacer fue ofrecerle cuidados paliativos. Unos días después, las pruebas confirmaron que el hombre no tenía ébola; murió una hora después. Tres días después, la Organización Mundial de la Salud declaró que la epidemia de ébola había terminado.

Murray escribió: “Si no estamos preparados para luchar contra el miedo y la ignorancia de manera tan activa y reflexiva del modo en que luchamos contra cualquier otro virus, es posible que el miedo pueda causar un daño terrible a la gente vulnerable, incluso en lugares que nunca ven un solo caso de infección durante un brote. Y una epidemia de miedo puede tener consecuencias mucho peores cuando se complica por cuestiones de raza, privilegio e idioma”.

La peste negra y recuerdos oscuros
La peste bubónica ha golpeado varias veces en los últimos 2000 años, matando a millones de personas y alterando el curso de la historia. Cada epidemia amplificó el miedo que vino con el siguiente brote.

La enfermedad es causada por una cepa de bacteria, Yersinia pestis, que vive en las pulgas de las ratas. Pero la peste bubónica, que se conoció como la peste negra, también puede transmitirse de una persona infectada a otra persona infectada a través de gotitas respiratorias, por lo que no puede ser erradicada simplemente matando a las ratas.

Los historiadores describen tres grandes olas de plaga, dice Mary Fissell, historiadora en Johns Hopkins: la Plaga de Justiniano, en el siglo VI; la epidemia medieval, en el siglo XIV; y una pandemia que golpeó a finales del siglo XIX e inicios del siglo XX.

La pandemia medieval comenzó en 1331 en China. La enfermedad, junto con una guerra civil que estaba en su apogeo en ese momento, mató a la mitad de la población de China. A partir de ahí, la plaga se trasladó a lo largo de las rutas comerciales a Europa, África del Norte y el Oriente Medio. Entre 1347 y 1351, mató al menos a un tercio de la población europea. Murió la mitad de la población de Siena, Italia.

“Es imposible para la lengua humana contar la horrible verdad”, escribió el cronista del siglo XIV Agnolo di Tura. “De hecho, alguien que no vio tal horror puede ser llamado bendito”. Los infectados, escribió, “se hinchan debajo de las axilas y en las ingles, y se caen mientras hablan”. Los muertos fueron enterrados en fosas, en pilas.

En Florencia, escribió Giovanni Boccaccio, “No se le dio más respeto a la gente muerta que el que hoy en día se les daría a las cabras muertas”. Algunos se escondieron en sus casas. Otros se rehusaron a aceptar la amenaza. Boccaccio escribió que su forma de afrontarlo era “beber mucho, disfrutar la vida al máximo, cantar y divertirse, y satisfacer todos los antojos cuando surgiera la oportunidad, y descartar todo como si fuera una gran broma”.

Esa pandemia terminó, pero la plaga volvió. Uno de los peores brotes comenzó en China en 1855 y se extendió por todo el mundo, matando a más de 12 millones de personas solo en India. Las autoridades de salud de Bombay incendiaron barrios enteros intentando librarlos de la peste. “Nadie sabía si servía de algo”, dijo Frank Snowden, historiador de Yale.

No está claro qué hizo que la peste bubónica desapareciera. Algunos estudiosos han argumentado que el clima frío mató a las pulgas portadoras de enfermedades, pero eso no habría interrumpido la transmisión por las vías respiratorias, señaló Snowden.

O tal vez fue un cambio en las ratas. En el siglo XIX, la plaga no era llevada por ratas negras sino por ratas marrones, que son más fuertes y agresivas y tienen más probabilidades de vivir alejadas de los humanos.

“Ciertamente no querrías una de mascota”, dijo Snowden.

Otra hipótesis es que la bacteria evolucionó para ser menos mortal. O tal vez las acciones de los humanos, como incendiar las aldeas, ayudaron a calmar la epidemia.

La peste nunca se fue realmente. En Estados Unidos, las infecciones son endémicas entre los perros de las praderas en el suroeste y pueden transmitirse a las personas. Snowden dijo que uno de sus amigos se infectó después de una estadía en un hotel en Nuevo México. El anterior ocupante de la habitación tenía un perro, que tenía pulgas que transportaban el microbio.

Tales casos son raros, y ahora se pueden tratar con éxito con antibióticos, pero cualquier informe sobre un caso de peste despierta el miedo.

Una enfermedad que realmente terminó
Entre las enfermedades que han llegado a un fin médico está la viruela. Pero es excepcional por varias razones: hay una vacuna efectiva, que protege de por vida; el virus, Variola major, no tiene huésped animal, por lo que eliminar la enfermedad en humanos significó la eliminación total; y sus síntomas son tan inusuales que la infección es obvia, permitiendo cuarentenas eficaces y rastreo de contactos.

Pero mientras todavía arrasaba, la viruela era horrible. Epidemia tras epidemia barrió el mundo, por al menos 3000 años. Las personas infectadas por el virus tenían fiebre, después una erupción que se convertía en manchas llenas de pus, que se incrustaban y se caían, dejando cicatrices. La enfermedad mató a tres de cada 10 víctimas, a menudo después de un inmenso sufrimiento.

En 1633, una epidemia entre los nativos americanos “irrumpió en todas las comunidades nativas en el noreste y, ciertamente, facilitó el asentamiento de los ingleses en Massachusetts”, dijo David S. Jones, historiador de Harvard. William Bradford, líder de la colonia Plymouth, escribió un relato sobre la enfermedad en nativos americanos, diciendo que las pústulas rotas pegaban la piel de un paciente a la estera en la que yacía, solo para ser arrancada. Bradford escribió: “Cuando los giran, todo un lado se desollará, por así decir, y quedarán ensangrentados, muy temibles para ser contemplados”.

La última persona en contraer la viruela de forma natural fue Ali Maow Maalin, un cocinero de hospital en Somalia, en 1997. Se recuperó, solo para morir de malaria en 2013.

Influenzas olvidadas
La gripe de 1918 se presenta hoy como el ejemplo de los estragos de una pandemia y el valor de las cuarentenas y la distancia social. Antes de que acabase, la gripe mató entre 50 y 100 millones de personas alrededor del mundo. Fueron presa de ella jóvenes y adultos de mediana edad, dejó niños huérfanos, privó a las familias de quienes ganaban el sustento, y mató tropas en medio de la Primera Guerra Mundial.

En el otoño de 1918, William Vaughan, un prominente médico, fue enviado a Camp Devens cerca de Boston para informar sobre una gripe que estaba arrasando allá. Él vio “cientos de jóvenes robustos con el uniforme de su país, que ingresaban a las salas del hospital en grupos de diez o más”, escribió. “Los colocan en los catres hasta que cada cama está llena, pero otros se apiñan. Sus rostros pronto cambian a un tono azulado, una tos angustiosa produce expectoración manchada de sangre. En la mañana los cadáveres se apilan en la morgue como tablones de madera”.

El virus, escribió, “demostró la inferioridad de los inventos humanos para la destrucción de la vida humana”.

Después de arrasar en el mundo, esa gripe se desvaneció, evolucionando hacia una variante de la gripe más benigna que llega cada año.

“Quizás fue como un fuego que, tras quemar la leña disponible y de fácil acceso, se consume”, dijo Snowden.

También terminó socialmente. La Primera Guerra Mundial había acabado; la gente estaba lista para un nuevo comienzo, una nueva era, y deseosa de dejar atrás la pesadilla de la enfermedad y la guerra. Hasta hace poco, la gripe de 1918 había sido en gran medida olvidada.

Otras pandemias de gripe siguieron, ninguna tan grave pero todas, sin embargo, fueron aleccionadoras. En la gripe de Hong Kong de 1968, murió un millón de personas en todo el mundo, incluyendo 100.000 en Estados Unidos, en su mayoría personas mayores de 65 años. Ese virus aún circula como gripe estacional, y su camino inicial de destrucción, y el miedo que la acompañaba, rara vez se recuerda.

¿Cómo terminará la COVID-19?
¿Eso pasará con la COVID-19?

Una posibilidad, dicen los historiadores, es que la pandemia del coronavirus pueda terminar socialmente antes de que termine médicamente. Las personas pueden cansarse tanto de las restricciones y declarar que la pandemia terminó, aunque el virus continúe ardiendo entre la población y no se haya encontrado una vacuna o tratamiento efectivo.

“Creo que existe este tipo de problema psicológico social de agotamiento y frustración”, dijo Naomi Rogers, historiadora de Yale. “Podemos estar en un momento en que la gente solo dice: ‘Suficiente. Merezco poder volver a mi vida normal’”.

Ya está sucediendo; en algunos estados, los gobernadores han levantado las restricciones, al permitir la reapertura de salones de belleza, salones de uñas y gimnasios, desafiando las advertencias de los funcionarios de salud pública de que tales pasos son prematuros. A medida que crece la catástrofe económica causada por los confinamientos, más y más personas pueden estar listas para decir “basta”.

“Hay este tipo de conflicto ahora”, dijo Rogers. Los funcionarios de salud pública tienen un final médico a la vista, pero algunos miembros del público ven un final social.

“¿Quién puede reclamar el final?”, dijo Rogers. “Si te resistes a la noción de su final, ¿contra qué lo haces? ¿Qué alegas cuando dices ‘No, no está terminando’?”.

El desafío, dijo Brandt, es que no habrá una victoria repentina. Tratar de definir el final de la epidemia “será un proceso largo y difícil”.

Anuncios
Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Deja un comentario

Vida, Salud Y Gastronomía

Cómo y cuándo verlo mejor y otras preguntas respondidas por una experta de la NASA

El cometa Neowise será más visible durante esta semana. / GETTY IMAGES

Un visitante del espacio lejano se acerca a la Tierra: el cometa Neowise, descubierto en marzo pasado, se aproxima esta semana a nuestro planeta en su largo viaje por nuestro sistema solar.

Desde que se acercó al Sol a inicios de julio, su brillo y larga cola han comenzado a crecer y ya es el protagonista de miles de asombrosas fotografías en el firmamento del amanecer y atardecer (en el hemisferio norte).

Es el primer cometa que podemos apreciar a simple vista en más de una década y, como casi todo fenómeno astronómico, ha generado una creciente fascinación.

Por eso, en BBC Mundo te preguntamos la pasada semana qué querías saber sobre el Neowise y sobre los cometas en general, y entrevistamos a una experta de la Nasa para responder tus preguntas.

La doctora Emily Kramer no es solo especialista en polvo cometario y en detección y caracterización de objetos cercanos a la Tierra del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la agencia espacial estadounidense, sino que forma parte también del equipo de investigación que descubrió el Neowise.

Aquí están las respuestas de Kramer a las preguntas de los lectores. Algunas, las condensamos para claridad y concisión.

Lectores de Argentina, Bolivia, Colombia, Cuba, Panamá, El Salvador, México, Paraguay, Estados Unidos, Venezuela y Suiza preguntaron sobre los mejores lugares y fechas para ver el comenta… ¿qué aconseja para una mejor observación?

El cometa NEOWISE se ve mejor hacia el noroeste del cielo por la noche, aproximadamente una hora después del atardecer.

Cada día, el cometa estará un poco más alto en el cielo, por lo que será más fácil de ver. Esperamos que se debilite a medida que se aleja del Sol, por lo que es mejor tratar de verlo lo antes posible.

Sin embargo, los cometas pueden sorprendernos, por lo que existe la posibilidad de que siga siendo brillante durante varias semanas más.

La mejor manera de encontrar el cometa ahora es buscar la Osa Mayor en el noroeste del firmamento después del atardecer, luego mirar debajo del “cuenco” del cucharón (que forma la constelación).

A partir del 20 de julio, el cometa se encuentra a un par de puños de distancia por debajo del tazón que representa la constelación y se moverá diagonalmente debajo de la longitud de la Osa Mayor cada día.

En este momento, el cometa solo es visible desde el hemisferio norte y es más fácil de ver mientras más al norte del ecuador te encuentres.

En Instagram nos preguntan quién lo llamó Neowise y por qué.

Los cometas llevan el nombre de su descubridor.

Tradicionalmente, era quien miraba a través del telescopio cuando se encontraba el cometa.

En los últimos años, se han descubierto muchos cometas en grandes búsquedas automatizadas.

Para reconocer la contribución de todo el equipo, los cometas encontrados de esta manera se nombran a partir de la investigación que los descubre.

El cometa Neowise fue descubierto por la misión NEOWISE (de la NASA, que tiene un telescopio de exploración espacial) como parte de nuestro procesamiento de datos habitual para detectar y caracterizar objetos del sistema solar.

De ahí que tomó el nombre de la misión.

¿Cómo es que los astrónomos no advirtieron antes que este cometa pasaría cerca de nuestro Sol?

Cuando descubrimos el cometa NEOWISE por primera vez a fines de marzo, supimos en una semana que pasaría cerca del Sol.

Sin embargo, el brillo de los cometas es notoriamente difícil de predecir y no queríamos hacer una falso aviso sobre qué tan brillante podría llegar a ser.

Los cometas a veces también se desintegran cuando se acercan al Sol, por lo que esperamos hasta estar seguros de que sobreviviría la parte más difícil de su viaje antes de alertar a la gente de lo espectacular que podría llegar a ser.

¿Qué define la órbita de un cometa, qué lo controla?¿hacia dónde se dirigen los comentas?, ¿de dónde se cree que viene este cometa?

Todos los objetos en nuestro sistema solar, incluidos los cometas, están en órbitas elípticas, es decir, círculos estirados, que están unidos a nuestro sistema solar por la fuerza de la gravedad del Sol.

La extensión del círculo depende de la procedencia inicial del cometa.

El cometa NEOWISE es un cometa de largo período que pasa la mayor parte del tiempo muy lejos del Sol en un área conocida como la Nube de Oort.

¿Veremos este cometa nuevamente en el futuro?,si sí, ¿cuándo?

Como su nombre lo indica, los cometas de períodos largos tienen períodos largos: tardan miles de años en completar su viaje a través del sistema solar. El cometa Neowise no es una excepción y visita el sistema solar interior solo una vez aproximadamente cada 6.800 años.

Sebastián Quintero Hernández pregunta qué tipo de matemáticas usan ustedes para calcular su trayectoria.

La base para la mayoría de los cálculos orbitales, incluso hasta el día de hoy, son las Leyes de Kepler, desarrolladas por Johannes Kepler a principios del siglo XVII.

Se vuelve un poco más complicado para los cometas, ya que el gas que sale del núcleo del cometa puede empujarlo un poco más fuera de la órbita de lo que supondrían solo las Leyes de Kepler, pero la trigonometría y el álgebra simples, con un poco de cálculo, siguen siendo la base para este tipo de trabajo.

¿Es realmente posible con la tecnología actual cambiar la órbita de un cometa? Si no, ¿cuándo crees que sería posible? (Pregunta de Herbert Lizama).

No podemos cambiar la órbita de un cometa con nuestra tecnología actual. Es difícil predecir cuándo será posible en el futuro.

¿El brillo del cometa es propio o un reflejo de la luz solar? (Pregunta de Jefferson Cisneros).

El brillo del cometa proviene de un reflejo de la luz solar.

¿Cuán grande es? ¿Qué diámetro tiene?

El cometa Neowise tiene un diámetro de unos 5 km.

¿A qué distancia del sol comienza a formarse la cola del cometa? ¿Cuánto mide generalmente la cola? (Pregunta de Antonio Chang).

La larga y llamativa cola que vemos en el cometa Neowise está hecha principalmente de partículas que salieron de la superficie del cometa cuando alcanzó su perihelio (cuando está más cerca del Sol) el 3 de julio de 2020.

Para la mayoría de los cometas, la cola comienza a formarse cuando entra al sistema solar interno, en algún lugar entre la órbita de Júpiter y Marte, pero la cola generalmente no se forma completamente hasta el perihelio.

La longitud de la cola puede variar enormemente y puede extenderse hasta millones de kilómetros de longitud.

Un usuario de Instagram pregunta de qué material o elementos podría estar hecho este cometa.

Los cometas están compuestos de una mezcla de hielo y polvo.

El hielo en los cometas es una mezcla de agua congelada, dióxido de carbono, monóxido de carbono y algunos otros volátiles menos comunes (que se evaporan fácilmente).

El polvo está hecho de minerales que han cambiado muy poco desde que se formaron los cometas en los primeros días del sistema solar y tienden a tener mucho carbono y silicatos.

Leí que los cometas tienen hielo en su estructura. ¿Es esto cierto? Si es así, ¿es una prueba de que hay agua en el espacio? (Pregunta de Ivette).

Sí, como respondía antes, los cometas tienen hielo en su estructura, lo que nos muestra que hay agua en el espacio.

El hielo es una mezcla de agua congelada, dióxido de carbono, monóxido de carbono y algunas otras moléculas menos comunes.

¿Qué tan similar es Neowise al cometa Halley?

El cometa Halley y Neowise tienen órbitas muy diferentes: el Halley tarda unos 75 años en completar su viaje alrededor del Sol, mientras que NEOWISE tarda unos 6.800 años.

El Halley tiene un diámetro promedio de 11 km, mientras que Neowise tiene unos 5 km de diámetro, por lo que Halley es un poco más grande.

¿Por qué este cometa ha causado tanto revuelo?

Si bien los cometas visitan con frecuencia el sistema solar interior, es raro que se vuelvan lo suficientemente brillantes como para verse a simple vista o incluso con binoculares.

La última vez que hubo un cometa que fue tan brillante fue en 2007, cuando el cometa C/2006 P1 (McNaught) se vio de forma espectacular en todo el mundo y antes de eso no se veía otro desde 1997 con el cometa Hale-Bopp.

¿A qué distancia de la Tierra pasa el cometa? (Pregunta de Gabriel Jiménez)/¿Deberíamos preocuparnos por su cercanía a la Tierra? (Pregunta de un usuario de Instagram).

¡No hay necesidad de preocuparse! El cometa Neowise tendrá su acercamiento más cercano a la Tierra el 22 de julio, pero aún estará a más de 54 millones de kilómetros de distancia, que es la misma distancia de Marte a la Tierra.

Fuente: BBC News Mundo

Anuncios
Continue Reading

Vida, Salud Y Gastronomía

Ya nos habituamos a las mascarillas, ¿estamos listos para el protector facial?

El debate sobre si los estadounidenses deben usar mascarillas quirúrgicas para controlar la transmisión del coronavirus se ha resuelto. Ahora los gobiernos y las empresas las exigen, o recomiendan, en muchos entornos públicos. Pero, a medida que se abren diversas zonas del país, algunos médicos quieren que se considere el uso cotidiano de otra capa de equipo de protección personal: los protectores faciales de plástico transparente.

“Uso un protector facial cada vez que entro en una tienda u otro edificio”, dijo el médico Eli Perencevich. “A veces también uso una mascarilla de tela, si así lo exige la política de la tienda”.

Perencevich se ha especializado en el tratamiento de enfermedades infecciosas en la Universidad de Iowa y en el Sistema de Atención de Salud de los Veteranos de Iowa City. En un artículo de opinión publicado el mes pasado en la revista JAMA, él y dos colegas sostenían que los protectores faciales de plástico transparente podrían ayudar a reducir la transmisión de infecciones cuando se agregan a otras medidas de salud pública como el aumento de las pruebas, el rastreo de contactos, el distanciamiento social y la higiene de las manos.

La idea no es solo un experimento mental. En Singapur, los estudiantes de preescolar y sus maestros recibirán protectores faciales cuando regresen a la escuela en junio. Los expertos locales de salud recomendaron a los maestros en Filadelfia que usen protectores cuando las escuelas vuelvan a abrir, y un sindicato de maestros en Palo Alto, California, también los solicitó.

Pero resulta difícil imaginar que los estadounidenses estén dispuestos a usar otra forma de equipo de protección. El presidente Donald Trump y el vicepresidente Mike Pence han eludido el uso de mascarillas en entornos que parecen requerirlos, y simples requisitos como cubrirse la cara han generado conflictos en las tiendas de comestibles y restaurantes.

Los protectores faciales forman parte del equipo esencial en muchos de los procedimientos que se realizan en hospitales. Los médicos y las enfermeras los usan cuando intuban a pacientes con COVID-19 y durante los procedimientos quirúrgicos que pueden hacer que vuelen fragmentos de sangre y huesos.

A medida que surgió el debate sobre si las pequeñas gotas de coronavirus podrían flotar en las corrientes de aire, cómo proteger los ojos y toda la cara se convirtió en un problema en los entornos de atención médica, dijo la doctora Sherry Yu, quien trabaja como residente de dermatología afiliada al Hospital Brigham and Women’s en Boston. El personal de salud también usa estos protectores para hacer los hisopados nasales de la prueba de coronavirus o para el triaje en la sala de emergencias. A medida que comenzaba la escasez, Yu se encontraba entre las muchas personas y organizaciones de todo el país que comenzaron a fabricar protectores faciales para los profesionales de atención médica que trabajan en la primera línea.

“Lo bueno de los protectores es que el usuario puede volver a esterilizarlos y limpiarlos, por lo que pueden reutilizarse de manera indefinida hasta que algunos componentes se rompan o agrieten”, dijo Yu. Basta una simple toallita con alcohol o enjuague con agua caliente y jabón para que los protectores vuelvan a estar libres de contaminantes.

Por otro lado, las mascarillas quirúrgicas y las N95 deben desecharse después de cada uso, aunque algunos estudios han demostrado que pueden reutilizarse dos o tres veces después de esterilizarse antes de que pierdan sus propiedades de protección.

Perencevich cree que los protectores habrían de ser el equipo que todos deben usar por la misma razón que los trabajadores de la salud los utilizan: protegen toda la cara, incluidos los ojos, y evitan que las personas se toquen el rostro o se expongan inadvertidamente al coronavirus.

Los protectores faciales pueden ser más fáciles de usar que las mascarillas, dijo, y las comparó con usar anteojos o un sombrero. Se colocan alrededor de una pequeña porción de la frente de la persona, en vez de cubrir más de la mitad de su cara con un material que puede generar picazón.

Muchas personas también usan las mascarillas quirúrgicas de manera incorrecta, por lo que a veces les cuelga de la punta de la nariz o solo cubren la boca. Las personas también tienden a reajustarse las mascarillas con frecuencia o se las quitan para comunicarse con otros, lo que aumenta su riesgo de exposición al virus o de infectar a otros, asevera Perencevich. Y aunque las mascarillas de tela pueden evitar que las personas propaguen gérmenes a otros, generalmente no protegen al usuario de infecciones.

Los protectores faciales también pueden ayudar a las personas que dependen de la lectura de labios, dijo Perencevich. Quizá se vean un poco ridículas, pero al menos permiten que las expresiones faciales y los movimientos de los labios permanezcan visibles, mientras sirven como un recordatorio del distanciamiento social.

Sin embargo, él y otros expertos reconocen que estos protectores faciales tienen sus limitaciones.

Al igual que sucede con las mascarillas, deben quitarse cuando se come en cafeterías o restaurantes. Y hay pocos estudios sobre cuán eficaces son en la reducción de la exposición viral de una persona.

Un estudio de simulación de tos en 2014 sugirió que un protector de rostro completo podría reducir la exposición viral de un usuario en un 96 por ciento, cuando se usa a menos de 45 centímetros de alguien que tose. Pero, en general, la mayoría de las personas están mucho más lejos de otras cuando interactúan, dijo William Lindsley, bioingeniero del Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional que dirigió el estudio. Las gotas grandes que pueden contener el virus caerán al suelo rápidamente, lo que reducirá la necesidad de usar un protector facial cuando se esté más lejos de alguien.

Incluso a corta distancia, puede haber escenarios en los que los protectores no sean tan efectivos como las mascarillas del tipo N95, que crean un sello alrededor de la cara. “Si estás mirando de lado o si estoy detrás de ti, tal vez si te encuentras sentado en un escritorio y estoy de pie, son otros escenarios en los que las gotas pueden rodear al protector”, dijo Lindsley.

Tampoco hay investigaciones sobre qué tanto protegen a terceros de la transmisión viral, concepto conocido como control de fuente y que es un beneficio primario de las mascarillas quirúrgicas y de tela.

Una de las razones principales por las que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades cambiaron sus recomendaciones para sugerir que todos se cubrieran la cara en público fue para proteger a los demás en caso de que se encontraran en el grupo de personas asintomáticas o pre sintomáticas infectadas con el virus.

“Soy una gran fanática de los protectores faciales”, dijo Saskia Popescu, especialista senior en prevención de infecciones en la Universidad George Mason en Fairfax, Virginia. “Pero no creo que podamos cambiarlos por las mascarillas en este momento”.

Perencevich y sus colegas esperan que más investigaciones mostrarán que los protectores son superiores a las mascarillas de tela, no solo porque los protectores brindan cobertura facial completa, sino que son casi imposibles de usar incorrectamente.

“Recuerden, la efectividad no solo depende de las propiedades inherentes de la cobertura facial, sino también de qué tan bien se usa la cobertura facial”, dijo.

Y a él y a sus coautores les gusta imaginar que las personas que son reacias a usar mascarillas encontrarán más cómodos a los protectores faciales: una vez que una persona se prueba uno, dicen, el usuario se da cuenta de sus muchos beneficios.

Por 

Anuncios
Continue Reading

Vida, Salud Y Gastronomía

Coronavirus en Estados Unidos: las primeras imágenes de Trump con mascarilla mientras su país sigue con récord de contagios

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, apareció este sábado usando una mascarilla facial por primera vez en público desde que empezó la pandemia del coronavirus.

Trump utilizó una mascarilla de color azul oscuro que en un extremo tenía estampado el sello de color dorado de la Presidencia y que estaba sujeta a sus orejas.

El mandatario usó el tapabocas durante una visita al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, en las afueras de Washington, donde se reunió con soldados heridos y trabajadores de la salud.

Antes de salir en helicóptero hacia el hospital, Trump confirmó que llevaría una mascarilla, como ya había adelantado el viernes.

“Creo que llevaré una mascarilla, ¿saben? Creo que cuando vas a un hospital, especialmente en ese sitio, en el que uno está hablando con soldados y con gente que en algunos casos acaba de salir del quirófano, creo que en ese caso es algo que es genial usar”, explicó a la prensa.

Es la primera vez que Trump utiliza la mascarilla en público desde que inició la pandemia de covid-19 en marzo pasado.

Otros miembros del Partido Republicano, incluido el vicepresidente, Mike Pence, han respaldado el uso de máscaras a medida que aumenta el número de infecciones en Estados Unidos.

¿Cuál es la situación en Estados Unidos?

Estados Unidos registró este sábado otras 66.600 infecciones en las últimas 24 horas y un total de casi 135.000 muertes desde que comenzó la pandemia, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Louisiana se ha convertido este sábado en el último estado en ordenar que se usen máscaras en lugares cerrados.

El gobernador demócrata John Bel Edwards también ordenó el cierre de bares en todo Louisiana y endureció las restricciones a los restaurantes, que ya no podrán atender a los clientes en el interior. Las medidas entrarán en vigencia el lunes.

Se espera que los legisladores republicanos estatales se opongan a la medida.

El estado vecino Texas también ha registrado otro aumento de infecciones por coronavirus, con un récord de 10.500 nuevos casos registrados el sábado.

El gobernador de Carolina del Sur emitió una orden que prohíbe las ventas de alcohol después de las 11 de la noche en bares y restaurantes para tratar de detener la propagación del virus.

Un tribunal en Indiana detuvo la ejecución del asesino convicto Daniel Lee, ya que los familiares de la víctima dijeron que estaban preocupados por viajar durante la pandemia para verlo morir.

El procedimiento estaba programado para el lunes en lo que habría sido la primera ejecución federal en 17 años.

El país cuenta con el mayor número de casos de covid-19 en el mundo. Hasta el 11 de junio, EE.UU. sumaba más 3,2 millones de casos confirmados de la enfermedad.

Anuncios
Continue Reading

Vida, Salud Y Gastronomía

Coronavirus | “La situación está empeorando”

El director general de la OMS señaló que los países de América Latina aún no alcanzan su meseta de contagios. | AFP

Por: BBC News Mundo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió este lunes que la pandemia del nuevo coronavirus está empeorando en todo el mundo, principalmente en los países de América Latina.

Al registrar el mayor aumento diario de casos confirmados de covid-19, los directivos de la OMS también expresaron su preocupación por el relajamiento de las medidas sanitarias contra la enfermedad.

“Aunque la situación en Europa está mejorando, a nivel mundial está empeorando”, señaló el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una conferencia de prensa virtual en Ginebra.

El covid-19 ya ha dejado más de 400.000 muertes en todo el mundo, así como siete millones de casos confirmados hasta este lunes.

En la última jornada, la OMS registró 136.405 nuevos casos, lo cual es un récord y parte de una tendencia de los últimos días.

“Más de 100.000 casos han sido reportados en nueve de los últimos diez días”, confirmó el director general de la OMS.

Casi el 75% de los casos confirmados el domingo provino de diez países, principalmente en las Américas y el sur de Asia. Las 4.586 de la última jornada, en cambio, muestran un incremento estable con respecto a días pasados.

Tedros dijo que en los países donde la situación estaba mejorando “la mayor amenaza ahora es la complacencia”, y agregó que “la mayoría de las personas a nivel mundial todavía son susceptibles a la infección”.

“Más de seis meses después de esta pandemia, este no es el momento para que ningún país se relaje”, sostuvo.

América Latina en el foco
En América Latina y el Caribe hasta este lunes había 1,3 millones de casos confirmados y más de 65.000 fallecimientos.

Brasil es el país con más casos, casi 700.000 (el segundo más alto del mundo), seguido por Perú (196.000), Chile (134.000) y México (117.000).

Tedros señaló que la pandemia en los países latinoamericanos “es la situación más compleja”, pues la región aún no llega a su meseta de contagios.

Mike Ryan, el principal experto de la OMS sobre covid-19, remarcó que los casos de coronavirus en Centroamérica aún estaban incrementándose.

“Creo que es un momento de gran preocupación”, dijo, además de pedir un “liderazgo fuerte” y apoyo internacional para esa región.

En tanto, Maria van Kerkhove, epidemióloga de la OMS, afirmó que es esencial contar con un “enfoque amplio” para controlar los brotes de la infección respiratoria en Sudamérica.

Anuncios
Continue Reading
Anuncios

Suscríbete con nosotros

Introduce tu correo electrónico para suscribirte anuestra web y recibir todas nuestras noticias

Únete a otros 4.100 suscriptores

QUÉDATE EN CASA

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Anuncios

Sígueme en Twitter