Christian Community Benevolent Inc., Un Oasis cuando el Bronx se Quemaba

LO QUE USTED DEBE SABER / Por el Concejal Rev. Ruben Diaz

113

Usted debe saber que durante la década de los 1970, el Bronx ardía en fuego donde todos los edificios prácticamente fueron desolados. El Bronx llego a una situación donde se convirtió en la burla y el hazmerreír de la Nación Americana.

Empresas, bancos, fábricas y otras industrias abandonaron a el Bronx. Los edificios se quemaban a diario y sus dueños huyeron abandonando sus propiedades. El Bronx se parecía a Alemania después de haber sido bombardeada durante la guerra. La Ciudad de Nueva York, en su intento por remediar el problema de tantas propiedades abandonadas y quemadas, ofreció incentivos al vender las propiedades abandonadas por $ 1.00 con la esperanza a quién las quisiera sin hacer preguntas.

El Sur del Bronx se encontraba en tal estado de destrucción que Hollywood aprovechó nuestra miseria al usar el Bronx para filmar películas que fueron denigrantes para aquellos de nosotros que nos quedamos y llamamos al Bronx nuestro hogar. Películas tales como “Fort-Apache the Bronx” filmadas en 1981, “Bonfires of the Vanities” filmadas en 1990 y otras filmadas en el Bronx.

Algunas personas tenían terror de visitar el Bronx, pero eso no impedía que los turistas vinieran y se quedaran boquiabiertos con los sitios quemados, especialmente en las áreas de Charlotte Street y Boston Road del sur del Bronx.

Es importante que también usted sepa que en medio de los incendios, la descomposición y la devastación, hubo hombres y mujeres valientes que se quedaron y trabajaron arduamente para crear el sur del Bronx. Esas personas merecen una mención especial por su excepcionalidad, como Ramón S. Velez, Padre Luis Gigante, Hermana Thomas, Michael Nuñez, Gilberto Gerena Valentin, Frank Lugoviña, Dr. Richard Izquierdo, Jose Rivera, Carmen Arroyo, Evelina Antonetti, Belen Dennis, Jose “Joe” Sierra, George Rodríguez, el senador Joe Galiber, Genevive Brooks, el Reverendo William J. Smith, y Yolanda Gonzalez entre otros.

Yo tuve el honor y privilegio de haber trabajado con ellos en varias ocasiones la tarea de la reconstrucción del Sur del Bronx mediante la creación de oportunidades de trabajo y servicios a través de programas de ayuda a los más necesitados.

Agencias comunales como el “Hunts Point Multi-Service Center”, “The South Bronx Community Development Organization”, “ The Mid-Bronx Desperados”, “The South East Bronx Community Organization (SEBCO)”, “United Bronx Parents” “Nos Quedamos” y otras fueron y son responsables por la reconstrucción del Sur del Bronx.

En medio de este período tan devastador del Bronx, me enorgullece decir que en 1977 yo organize “Christian Community Benevolent Association Inc. (CCBA), con el objetivo y misión de brindar servicios a los residentes pobres y necesitados del Sur del Bronx, con atención específica a los más vulnerables, los enfermos y ancianos que permanecieron en el Bronx.

La “Christian Community” sirvió como la organización matriz para programas como “Casa Boricua”, “Betances” y “Millbrook Senior Centers”, “The South Bronx Senior Transportation Network”, Meals and Wheels y también creamos “Christian Community Home Attendant Program”.

Durante esa época de gran necesidad en el Sur del Bronx, a mediados de la década del 1990, la CCBA se había convertido en el empleador más grande del Bronx. CCBA proporcionó a los residentes del Sur del Bronx trabajos muy necesarios y servicios vitales. CCBA empleó a 1,300 trabajadores, sirviendo a más de 5,000 personas mayores en el Condado del Bronx.

Nosotros a través de (CCBA), además de emplear Puertorriqueños y Afroamericanos también empleamos inmigrantes recién llegados de la República Dominicana, Honduras, Haití, y otros países. La voz se corrió de tal manera que la CCBA era el lugar donde acudir para obtener un trabajo, la gente venia y recibeian trabajos, consejos y otros servicios necesarios para subsistir en aquellos tiempos.

También sepa usted que la “Christian Community” no solo fué el mayor empleador en el Bronx en ese momento, sino que también contribuyó decisivamente a la construcción de viviendas para personas de bajos ingresos, que hoy alberga a cientos de familiares. El edificio “Rev. Rubén Díaz Plaza ”, cuenta con 59 apartamentos de bajos ingresos.

La construcción de “Rev. Rubén Díaz Plaza “fue posible porque yo fui influyente para que el gobernador George Pataki asignara (9) nueve millones de dólares para el proyecto. Este proyecto fue patrocinado por la CCBA y construido por Donald “Don” Cappoccia, un desarrollador de viviendas, abiertamente Gay, quien en ese momento estaba comenzando su negocio en Nueva York. Hoy Don Cappoccia es uno de los desarrolladores de más influencia, y exitosos en la ciudad de Nueva York.

A través de CCBA yo pude crear otras unidades de vivienda para personas de bajos ingresos, como los edificios “Rev. Rubén Díaz Apartments “en Westchester Avenue y Kelly Street en el Bronx y” Jardines Rev. Rubén Díaz, también en el Bronx.

Con la Agencia CCBA también hemos trabajado arduamente no solo en los confines del Sur del Bronx. Hemos respondido a la llamada para ayudar a países como República Dominicana, donde proporcionamos ambulancias, y servicios necesarios. A la ciudad de San Pedro de Macoris proporcionamos un camión de colectar basura, en la República Dominicana también proporcionamos camionetas y autobuses en varios lugares.

Durante huracanes devastadores como David en 1979, Hugo, en 1989, Mitch y George en 1998, A través de la Agencia Christian Community (CCBA) organizamos esfuerzos de ayuda humanitaria para Puerto Rico, la República Dominicana, Honduras, México y Venezuela.

En el 2017 como resultado de la devastación dejada por el huracán María, a Puerto Rico, organizamos el mayor esfuerzo de ayuda humanitaria que se hizo en el Condado del Bronx. El presidente del Condado Ruben Diaz, Jr., Fat Joe, y el Gobernador Andrew Cuomo, pudieron enviar toneladas de ayuda y sustento a Puerto Rico.

Mi querido lector como usted puede ver la Agencia “Christian Community Benevolent Association” ha sido un oasis en medio del Bronx cuando se estaba quemando.

Hoy en día, la “Christian Community” ya no emplea a personas, muchos de aquellos que se beneficiaron y comenzaron sus negocios con nuestra ayuda e influencia tampoco nos dan crédito. Pero los hechos no se pueden cambiar, incluso cuando jovenes que llegaron ayer y que probablemente ni siquiera habían nacido cuando el Bronx se estaba quemando, pretenden opacar nuestra labor. Pero los hechos son los hechos y eso no se pueden borrar.

Yo soy el Concejal Rev. Rubén Díaz y esto es lo que debe saber.

Publicidad