Connect with us

Tecnologia

¿Cómo gana dinero WhatsApp si su servicio es gratuito para la mayoría de los usuarios?

La compañía apuesta por un plan de negocios diferente para generar ganancias directas. -

«Facebook e Instagram son los escaparates y WhatsApp es la caja registradora».

Así describió Matt Idema, director de operaciones de WhatsApp, el modelo de negocio de la aplicación de mensajería.

Bajo el ala de Facebook, su empresa matriz, la aplicación dejó atrás la época en la que aspiraba a generar ganancias a partir de suscripciones anuales de sus usuarios y ahora se enfoca en servicios para compañías y comisiones por transacciones financieras a través de WhatsApp Business y otras funcionalidades que ya se implementan en países como India.

Así, un pequeño negocio puede compartir su catálogo de productos desde la aplicación e interactuar con sus clientes, al igual que una empresa más grande tiene la posibilidad de usar WhatsApp como centro de atención al público y para compraventas.

Este plan, dicen los expertos consultados por BBC Mundo, tiene un enorme potencial de crecimiento, pero también reaviva el debate sobre cómo Facebook usa la información de los usuarios para generar ganancias.

La base de datos de WhatsApp alberga información de 2.000 millones de personas.

«WhatsApp es gratuito para sus usuarios porque, en cierta forma, el producto son ellos», le dijo a BBC Mundo la analista de tecnologías Pilar Sáenz.

La multimillonaria compra
La aplicación de mensajes más popular en el mundo está presente en más de 180 países.

Fue fundada en 2009 y comprada por Facebook en 2014 por una cifra cercana a los US$20.000 millones.

En ese entonces se intentó cobrar US$1 por una suscripción anual, pero la idea fue descartada tiempo después por «anticuada».

En el momento de la compra, Zuckerberg se comprometió a mantener dos de los pilares de la política de la plataforma de mensajería: no incluir publicidad y no usar los datos de los usuarios.

Luego, como explica Sáenz, desde 2016 esa promesa se comenzó a romper dando pie al nuevo modelo de WhatsApp.

«Facebook hizo la compra porque sabía que era una base de datos enorme y que se iba a extender. Por eso desde 2016 WhatsApp comienza a pasar información sobre sus usuarios. Esos datos, por decirlo de alguna forma, alimentan el plan de negocios de Facebook», indica la Sáenz, quien es coordinadora de proyectos de la Fundación Karisma, una organización que realiza seguimiento del desarrollo de nuevas tecnologías con sede en Colombia.

Aquella multimillonaria compra de la aplicación de mensajería apenas fue el inicio de un proyecto más ambicioso.

Facebook realizó dos inversiones más en 2020 para consolidar WhatsApp como su gran caja registradora.

Gastó US$5.700 millones en la compra de la compañía india de soluciones digitales Jio Plattforms y poco después otros US$1.000 millones en Kustomer, una empresa especializada en comercio electrónico.

El objetivo, según los expertos, es contar con todo el entorno tecnológico necesario para que WhatsApp pase a funcionar como centro de transacciones y, claro, generar más ganancias.

El mayor centro de atención al cliente del mundo
Algo que se mantiene en WhatsApp es dejar fuera de la aplicación a la publicidad, no como otras plataformas de su empresa matriz que sí hacen el papel de «escaparates» de productos y servicios.

«A diferencia de Twitter, Google, Instagram o el propio Facebook, no incluye anuncios y por eso no generaba ingresos directos», explica a BBC Mundo Cristian León, director programático de Asuntos del Sur, una organización de innovación y política con sede en Argentina.

El experto añade que, además, la plataforma de mensajes es una aplicación «cerrada», por lo que un desarrollador no puede acceder fácilmente a su código para desarrollar otras tecnologías o servicios complementarios que supongan ingresos a favor de WhatsApp, algo que sí se puede hacer en Telegram, uno de sus competidores.

«¿Entonces, cuál es el valor comercial? Su valor intrínseco son necesariamente sus datos. Esta es una fuente muy rica de información comercializable con números de teléfono, tiempos y horarios de uso, geolocalización, etc. Y finalmente están los negocios que utilizan WhatsApp para vender sus productos que aprovechan esos datos para perfilar posibles clientes», añade León.

En 2017 se anunció la salida de WhatsApp Business, un servicio para pequeñas y medianas empresas que, según la compañía, permite «comunicarse con clientes, promocionar productos y servicios, y contestar preguntas durante la experiencia de compra».

La aplicación, que ya cuenta con millones de usuarios, es gratuita, pero varios de sus servicios no lo son. Aunque un experto citado por la revista Forbes señala que puede generar miles de millones de dólares trimestrales gracias a su base de datos e integración con Facebook.

Pilar Sáenz señala que con esta innovación y las recientes inversiones hechas por Facebook, se apunta a convertir a WhatsApp en el centro de atención al cliente más grande del planeta, donde se puedan reservar boletos de avión, pedir una pizza o alquilar un auto.

«Se oferta como un mecanismo para que las empresas pequeñas usen WhatsApp para tener un contacto más directo y personalizado con sus clientes, tener un catálogo de compras ahí o programar interacciones automatizadas. Eso no es gratis», explica.

Sin embargo, la experta añade que el plan de negocio no se queda ahí, dado que Facebook desarrolló una interfaz de programación (más conocida como API) para que las compañías grandes puedan integrar a la aplicación de mensajería a sus canales de atención al público.

Por ello cada vez es más frecuente que una página empresarial alojada en la red social fundada por Zuckerberg incluya un botón que permite al interesado contactar con la compañía de manera directa a través de WhatsApp.

«Esta API ofrece una integración entre el sistema de información de la empresa y la plataforma de mensajería. Es un modelo de centro de servicio al cliente intermediado que quiere proveer Facebook y, por ello, es que quieren cambiar los términos y condiciones de uso de WhatsApp», señala.

En enero de este año se anunció una modificación en la política de privacidad de la aplicación de mensajería que le otorgaba a Facebook mayor acceso a los datos de los usuarios y sus interacciones con empresas. La medida debía entrar en vigor desde febrero, pero fue postergada hasta abril en medio de críticas.

«Estamos hablando de un centro de atención al cliente con muchos datos de miles de millones de personas donde las empresas pagan por tener el servicio. Se puede ver que pretenden que este modelo de negocio crezca mucho», concluye Sáenz.

WhatsApp, como otras tecnológicas, no hace públicos los ingresos anuales que percibe por sus servicios.

No acaba ahí
Si WhatsApp va camino a convertirse en la caja registradora del conglomerado Facebook, en India ya casi es una tarjeta de crédito.

La aplicación suma 400.000 cuentas nuevas por mes y tiene 200 millones de usuarios activos en ese país asiático donde, además, de WhatsApp Business, ya están operativas desde hace dos años funciones como pagos en línea, compras directas y transacciones de dinero entre usuarios.

Y la compañía de mensajes adquiere ingresos directos por cada una de esas transacciones financieras.

El mismo Zuckerberg señaló en 2020 que India representa una «enorme oportunidad» y adelantó que otros países están en la mira.

Uno de ellos es Brasil, donde los servicios de transacciones a través de WhatsApp se implementan poco a poco.

Este nuevo modelo de negocio de la aplicación, dicen los expertos, recuerda a la forma en la que su competidor en China WeChat pasó de ser un sistema simple de mensajería a una plataforma donde se puede hacer compras, ofertar productos, pagar tarjetas de crédito e incluso conocer gente con un esquema similar a Tinder.

Irónicamente, en sus orígenes, a WeChat lo llamaban el «WhatsApp chino».

Por: Boris Miranda (@ivanbor)
BBC News Mundo

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Deja un comentario

Tecnologia

Frances Allen, la primera mujer que ganó el Nobel de la computación

CORTESÍA: IBM

Quizás el nombre de Frances Allen no sea muy conocido entre el gran público, pero para los entendidos, ella fue quien «allanó el camino para las aplicaciones eficientes y ultrarrápidas de hoy», y quien «ayudó al hardware a comprender al software».

Así lo explica en un artículo Cade Metz, autor y periodista de Tecnología de The New York Times.

Por su parte, Janet Abbate, profesora asociada del departamento de Ciencia y Tecnología de la Sociedad en la Universidad Politécnica de Virginia (EE.UU.) y autora de Recoding Gender: Women’s Changing Participation in Computing («Recodificar el género: la participación cambiante de las mujeres en la informática»), se lo dice así a BBC Mundo:

«Cada vez que usas una aplicación que te responde instantáneamente, Fran Allen es una de las personas a la que puedes agradecer esa experiencia sin esfuerzo».

Pasaron 40 años antes de que a una mujer se le otorgara el Premio Turing, considerado como el Nobel de la computación. El primero fue entregado en 1966 y fue en 2006 cuando se le otorgó a la primera mujer: Frances Allen (1932-2020).

El trabajo de Allen se refleja en «casi todos los sistemas de software que cualquier persona usa: cada aplicación, cada sitio web, cada videojuego o sistema de comunicación, cada computadora del gobierno o de un banco, cada computadora dentro de un automóvil o de un avión», explicó Graydon Hoare, creador del lenguaje de programación Rust, en el artículo de Metz.

Por: Margarita Rodríguez
BBC News Mundo

Continue Reading

Tecnologia

¿Dejarías que un abogado robot te defendiera?

¿Podría tu próximo abogado ser un robot?

Suena descabellado, pero lo cierto es que los sistemas de software de inteligencia artificial (IA) -los programas de computadora que pueden actualizarse y «pensar» por sí solos- están siendo cada vez más utilizados en el entorno legal.

Joshua Browder describe su aplicación DoNotPay como «el primer abogado robot del mundo».

Ayuda a componer declaraciones legales. Le dices al bot de charla cuál es tu problema (como una apelación contra una multa por mal estacionamiento) y te sugiere lo que cree que es el mejor lenguaje legal para utilizar al respecto.

«Los usuarios pueden teclear su versión de una disputa en sus propias palabras, y el software tiene una máquina con un modelo de aprendizaje que cuadra la manera legal de expresarla», explica.

Browder, de 24 años, y su compañía están basados en Silicon Valley, California, pero los orígenes de la empresa se remontan a 2015, en Londres, cuando tenía solo 18 años.

«En la última etapa de mi adolescencia en Hendon, al norte de Londres, yo era un pésimo conductor», cuenta. «Recibí una cantidad de costosas multas por mal estacionamiento que, como seguía en la secundaria, no podía pagar».

Tras mucha investigación, Browder dice que encontró la mejor manera de impugnar esas multas. «Si sabes lo que debes decir, puedes ahorrar mucho tiempo y dinero».

En lugar de copiar y pegar los mismos documentos una y otra vez, asegura que le pareció que era «la labor perfecta para un software». Así que creó la primera versión de DoNotPay («NoPagues«, en español) en unas semanas en 2015.

«Realmente solo era para impresionar a mi familia», cuenta.

Pero, desde entonces, la app se ha propagado por Reino Unido y EE.UU., y ahora te puede ayudar a escribir cartas sobre asuntos como reclamos de seguros, solicitud de visas de turista, quejas a una empresa o autoridad local, reembolso del dinero de unas vacaciones que ya no puedes tomar o cancelar la suscripción a un gimnasio.

Browder afirma que los últimos dos usos se dispararon durante la pandemia.

Ahora, DoNotPay se jacta de tener 150.000 subscriptores de pago. Y aunque tiene sus críticas como las de quienes dicen que el consejo legal no es suficientemente preciso, el año pasado recibió un premio del Colegio de Abogados de EE.UU. por aumentar el acceso al ámbito legal.

Bowder aseguratener una tasa de éxito en general de 80%, que se reduce a 65% para las multas de mal estacionamiento porque «algunas personas son culpables».

Quizá pienses que los abogados humanos temen que la IA se entrometa en su campo. Pero algunos lo reciben con beneplácito, pues el software puede servir para buscar y ordenar rápidamente grandes cantidades de documentos de casos.

Una de esas abogadas es Sally Hobson, del bufete de abogados en Londres The 36 Group, que trabaja en casos criminales.

Recientemente uso la IA en un complejo juicio de asesinato. El caso implicaba tener que analizar rápidamente más de 10.000 documentos.

El software realizó la tarea cuatro semanas más rápido de lo que le hubiera tomado a los humanos, ahorrando casi US$70.000 en el proceso.

El uso de AI para asistir a abogados «se está volviendo la norma y ya no es algo raro», dice Eleanor Weaver, directora ejecutiva de Luminance, que produce el software que Hobson usó.

Más de 300 otros bufetes legales en 55 países lo utilizan, trabajando en 80 idiomas.

«Antes tenías una cantidad de tecnologías [de inspección de documentos] que no iban más allá de búsqueda de palabras clave, como teclear «Control-F» en tu portátil», indica Weaver.

En cambio, dice que el sofisticado software que existe actualmente puede conectar palabras y frases asociadas.

Pero la IA no sólo está ayudando a los abogados a revisar la evidencia documental. Ahora también les puede ayudar a preparar y estructurar su caso, así como buscar cualquier precedente legal relevante.

Laurence Lieberman, quien dirige el programa digital de disputas del bufete legal Taylor Wessing en Londres, usa ese tipo de software, el cual ha sido desarrollado por la firma israelí Litigate.

«Cargas el sumario del caso y tus alegatos, y entra y resuelve quiénes son las figuras clave», señala.

«Y luego la IA los vincula a todos, y arma una cronología de los eventos clave y las explicaciones de qué sucede en qué fechas».

Entretanto, Bruce Braude, jefe de tecnología de Deloitte Legal, el brazo legal del gigante de la contaduría Deloitte, dice que el sistema de software TAX-I puede analizar datos judiciales históricos para apelaciones de casos fiscales similares.

La empresa sostiene que puede predecir correctamente cómo se determinará una apelación el 70% de las veces.

«Ofrece una manera más cuantificable de tus probabilidades de éxito, que puedes usar para determinar si debes proceder o no», afirma Braude.

Pero dado que la IA puede escribir documentos legales o asistir a abogados humanos, ¿llegará el momento en que veamos abogados robots o incluso jueces robots?

«Creo que, la verdad, no estamos ni cerca de eso», asegura Weaver.

Pero otros como el profesor Richard Susskind, que preside el grupo de asesoría de IA del Alto Magistrado de Justicia de Inglaterra, no están tan seguros.

Susskind dice que en la década de los 80 estaba realmente horrorizado ante la idea de un juez computarizado, pero que ya no piensa igual.

Indica que incluso antes del coronavirus, «Brasil tenía una acumulación de más de 100 millones de casos jurídicos, y no hay posibilidad de que jueces y abogados humanos puedan sacarse de encima una carga de ese tamaño».

De manera que si un sistema de IA puede de manera precisa (digamos con un 95% de probabilidades) predecir el resultado del fallo de un tribunal, él dice que tal vez deberíamos empezar a pensar en manejar esas predicciones como determinaciones vinculantes, especialmente en países que tienen tanta acumulación de casos atrasados.

Por: Padraig Belton – BBC News

Continue Reading

Tecnologia

WhatsApp: cómo funciona el nuevo servicio de la aplicación que hace desaparecer fotos y videos

La aplicación ahora permitirá a sus usuarios hacer que las fotos o los videos que les envíen a sus contactos desaparezcan después de que los vean.

Una vez que el destinatario abra la imagen, la opción «ver una vez» la eliminará, sin guardarla en el teléfono.

Según WhatsApp, la función tiene como objetivo «dar a los usuarios aún más control sobre su privacidad».

Sin embargo, grupos defensores de la infancia han expresado su preocupación de que los mensajes de desaparición automática puedan ayudar a encubrir evidencia de abuso sexual infantil.

Controversia
La Sociedad Nacional para la Prevención de la Crueldad contra los Niños (Nspcc) ya había mostrado su desacuerdo con la empresa matriz de WhatsApp, Facebook, por el uso de mensajes cifrados.

Tal cifrado significa que la policía no puede ver los mensajes «en tránsito», solo el remitente y el receptor pueden hacerlo.

Pero el borrado automático de mensajes podría significar que los dispositivos incautados en redadas policiales tampoco contengan pruebas.

«Esta característica de vista previa podría poner a los niños en un riesgo aún mayor al brindarles a los delincuentes otra herramienta para evitar la detección y borrar la evidencia, cuando los esfuerzos para combatir el abuso sexual infantil ya se ven obstaculizados por el cifrado de extremo a extremo», dijo Alison Trew, una de las líderes de la organización benéfica de seguridad en línea.

WhatsApp, por su parte, defiende que la opción potenciará la privacidad de sus consumidores habituales, diciendo que podría usarse para fotos desechables pero personales, como cuando alguien se prueba ropa en una tienda y le pregunta a un amigo cómo se ve o cuando se envía una contraseña a alguien.

«No todo lo que compartimos debe convertirse en un registro digital permanente», dijo la empresa.

«En muchos teléfonos, simplemente tomar una foto significa que ocupará espacio en el rollo de la cámara para siempre».

Nuevo mensaje
Los usuarios sabrán que un mensaje es de «ver una vez» porque la vista previa se ocultará y se mostrará un gran icono con el número «1» en su lugar.

Sin embargo, al igual que los mensajes que desaparecen en otras aplicaciones como Snapchat, es posible que un usuario tome una captura de pantalla o grabe la pantalla del mensaje cuando se abre por primera vez, o filme una pantalla con otra cámara.

La función también viene con otras limitaciones:

  • Las fotos no se guardarán de forma automática en la galería del teléfono.
  • Los archivos no se pueden reenviar, guardar, compartir ni destacar.
  • Expirará si no se abre en dos semanas.

WhatsApp introdujo una función de mensajes que desaparecen en noviembre.

Esta opción borra los mensajes de texto tanto para el remitente como para el destinatario después de siete días y se ha vuelto una de las áreas de preocupación en algunos países, como Reino Unido.

La ley británica considera que la información relacionada con «discusiones o decisiones sustantivas» debe mantenerse registrada para el archivo histórico.

Por: BBC News Mundo

Continue Reading

Tecnologia

El regreso de un clásico: vuelve el celular Nokia 6310

Nokia ha dado a conocer una noticia que ha sorprendido al mundo tecnológico. El regreso del popular Nokia 6310.

La multinacional tecnológica reveló que el clásico celular regresa con su silueta icónica y con nuevas actualizaciones, que lo convierten en un teléfono móvil moderno sin dejar de lado lo clásico.

El celular Nokia 6310 tendrá entre sus características:

  • Radio FM inalámbrica
  • Batería de 1.150 mAh
  • Pantalla multicolor de 2,8 pulgadas
  • 16 MB de RAM
  • 8MB de memoria interna
  • Conexión wifi
  • Cámara de 0.3 megapixeles
  • El popular juego clásico: Snake

La empresa informó que la batería puede durar semanas entre cargas y que el equipo “está construido en una carcasa resistente, por lo que puede soportar los golpes de la vida”.

Por: Noticias Caracol
Continue Reading
Advertisement

Suscríbete con nosotros

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestra web y recibir todas nuestras noticias.

Únete a otros 4.263 suscriptores

NUEVOS TIEMPOS

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Sígueme en Twitter