Connect with us

Noticias Nacionales

Cuando el paciente es un presidente, toca obedecer

El presidente Trump “nunca nos ha presionado a hacer nada”, dijo el lunes Sean P. Conley, su médico, a los periodistas en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed.Credit...Doug Mills/The New York Times

WASHINGTON — La excursión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed el domingo por la noche, sus repetidas solicitudes para ser dado de alta y su agresiva negación de la gravedad del coronavirus subrayan el problema inusual y precario que se le presentó a su médico: su paciente también es su jefe.

En el caso de Sean P. Conley, médico de la Casa Blanca y miembro de la Marina, el paciente es su jefe y también es su comandante en jefe. Desobedecer los deseos de Trump podría considerarse como insubordinación, uno de los delitos más graves para los militares.

Trump, como muchos presidentes, eligió a un médico militar porque, desde hace mucho tiempo, han sido considerados como los guardianes más confiables de la salud presidencial y la información médica que debe guardarse celosamente.

Conley, quien se desempeñó como médico de emergencia en la Marina de Estados Unidos, donde tiene el rango de teniente comandante, dijo el lunes que si bien el mandatario “no estaba fuera de peligro”, estaba de acuerdo con la decisión de Trump de abandonar el centro de salud militar en Bethesda, Maryland.

“El presidente ha sido un paciente fenomenal durante su estadía aquí, y ha trabajado mano a mano con nosotros y el equipo”, dijo Conley en una conferencia de prensa en el Walter Reed, en la que anunció que Trump dejaría las instalaciones.

“Él nunca nos ha presionado a hacer nada”, agregó el médico.

Aunque es común que quienes sirven en el ejército sean tratados por un profesional médico de menor rango, solo el presidente ostenta el título de máximo jefe y, en el caso del Walter Reed, técnicamente tiene el mando de todo el centro médico. Al igual que otros presidentes, Trump eligió un médico que mantendría la narrativa de su estado de salud.

“Los presidentes toman estas decisiones basándose en la política, antes que la medicina”, dijo Matthew Algeo, autor de The President Is a Sick Man y otros libros sobre la presidencia. “Y, entre la política y la medicina, hay un conflicto inherente”.

Algeo dijo que el problema había obstaculizado tanto el derecho del público a conocer el estado de salud del presidente que debería establecerse una comisión para reevaluar cómo el encargado de la Oficina Oval recibe atención médica.

Trump está lejos de ser el primer mandatario en tratar de minimizar una condición médica, otros han ido más lejos en sus esfuerzos. Lo que sucede es que el equipo de Trump ha sido particularmente torpe al manejar su condición, dijo Algeo.

Abraham Lincoln estaba incubando la viruela cuando pronunció el Discurso de Gettysburg, una condición que sus ayudantes minimizaron posteriormente. Woodrow Wilson tuvo un derrame cerebral que se ocultó durante cuatro meses y lo incapacitó en gran medida hacia el final de su segundo mandato. La cirugía de cáncer de Grover Cleveland estuvo oculta durante casi un cuarto de siglo. Franklin D. Roosevelt (FDR) y sus colaboradores disfrazaron su incapacidad para caminar sin ayuda, debido a una enfermedad paralítica, así como una serie de graves dolencias al final de su vida. Warren G. Harding tenía un problema cardíaco que no ha sido revelado.

“Mi impresión es que FDR probablemente negaba lo grave que era su condición”, dijo Susan Dunn, profesora de humanidades en Williams College y autora de un libro sobre el expresidente. “También fue una temporada de elecciones para FDR, cuando su salud empeoró de manera tan dramática. Quizás Trump, como FDR, también niega la gravedad de su enfermedad”.

Dunn sostiene que Trump se había “comportado de manera irresponsable y con deliberada ignorancia sobre la gravedad de la pandemia, una verdadera crisis de salud pública, y su insistencia en dejar el hospital solo subraya su comportamiento juvenil y egoísta”.

Las formas de los medios modernos, en particular las redes sociales, hacen que ocultar cualquier enfermedad o deterioro sea mucho más difícil que en generaciones anteriores. De modo que el médico de Trump parece haber elegido otro camino, omitiendo los detalles con vagas líneas de tiempo y un lenguaje impreciso.

Por ejemplo, Algeo dijo que no admitir que Trump requirió oxígeno le “recuerda a la parodia de Monty Python en la que uno de los caballeros al que le cortaron una pierna y luego la otra pierna y luego un brazo dice: ‘Solo es un rasguño’”.

El resultado de la hospitalización de Trump ha sido una confusión generalizada entre quienes pueden haber sido expuestos por el presidente y otras personas a su alrededor que dieron positivo por el virus, y una sensación de que su atención está siendo más coordinada por el Ala Oeste que por los profesionales médicos.

Más inusual es la insistencia de Trump en tratar de reanudar sus actividades normales cuando tiene una enfermedad altamente contagiosa y notablemente volátil, una que es particularmente peligrosa para los hombres de su edad y peso.

“Tener una enfermedad infecciosa no es una razón para mantener a alguien en el hospital”, dijo Leana Wen, excomisionada de salud de la ciudad de Baltimore. “Pero si existe la sospecha de que un paciente pondrá en peligro a otros, a sabiendas y deliberadamente, debería haber una discusión sobre mantener a ese paciente en el hospital contra su voluntad”.

Pero la mayoría de los expertos coincidieron en que los mandatarios tienen la última palabra sobre su atención médica de una manera que no se presenta en la mayoría de los pacientes dentro y fuera del ámbito militar, y esas decisiones terminan reflejándose en los médicos que hablan de sus casos en público.

“En última instancia, todas estas decisiones recaen en el presidente, y eso está poniendo a los hospitales y médicos en una mala posición”, dijo David Lapan, exfuncionario de los Departamentos de Seguridad y Defensa Nacional y coronel retirado de la Marina. “Cuando los médicos salen y dicen cosas en conferencias de prensa que se consideran falsas o confusas, eso hace quedar mal al médico y al ejército”.

El lunes, Conley no dijo si le aconsejó a Trump que fuera a una recaudación de fondos en Nueva Jersey el jueves por la noche. “No voy a entrar en el tema operativo”, dijo, objetando la opinión del presidente de que el coronavirus no era algo que temer. “No voy a entrar en eso”.

Por Jennifer Steinhauer
TheNYTimes

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Deja un comentario

Noticias Nacionales

Conceden por segunda vez premio internacional a retinólogo hondureño

Santos Manuel Cruz Cardona ha sido miembro de la Fundación de Servicios Médicos Voluntarios.

La Organización para la Capacitación e Investigación Médica (Iocim), con sede en Lima, Perú, le ha conferido el Premio por los logros alcanzados para una mejor vida al retinólogo hondureño Santos Manuel Cruz Cardona.

Esa organización le entregará el premio, conocido en inglés como Prize to the medical by achievement for a better life, entre el 29 de noviembre y primero de diciembre en Mérida, Yucatán, México.

En una carta enviada a Cruz Cardona, Armando Alor Pedraza, director fundador de esa organización, le informó que en el XL Congreso Mundial IOCIM 2018 En busca de una mejor vida “se hará la entrega del premio a los mejores profesionales e instituciones del campo de la salud más sobresalientes de cada especialidad de todo Latinoamérica”.

“Tengo el agrado de informarle que como profesional que reúne todos los requisitos mencionados, me complace informarle que usted ha sido seleccionado como ‘apto’ como el mejor profesional dentro de su especialidad, por lo que tengo el alto honor de hacer de su conocimiento que el comité directivo internacional Iocim le ha conferido nuestra máxima distinción institucional en salud (…) de los años 2017-2018”, dice la carta firmada por Pedraza.

Méritos
Al mismo tiempo, Cruz Cardona “pasará a formar parte de nuestra organización como miembro preferente Iocim y de esta manera podrá tener la oportunidad de intercambiar experiencias, proyectos, ideas, metodologías, investigaciones y cultura con otros participantes (…)”.

“Me llena de mucha satisfacción como persona y como profesional, ya que vivimos en una sociedad en la cual no se reconocen los esfuerzos y méritos, no existe la cultura de premiar los valores. A mi retorno a Honduras, hace cinco años, he tratado de traer la mejor tecnología para el pueblo hondureño”, dijo Cruz Cardona.

“Contamos con el primer quirófano inteligente de América Latina y está a disposición del pueblo hondureño en el centro oftalmológico Siloé”.

Es la segunda vez, de manera consecutiva, que esa organización internacional reconoce con este premio la trayectoria a Cruz Cardona, quien es llamado “el doctor de los pobres” por atender de manera gratuita a hondureños de escasos recursos.

Cruz Cardona estudió Medicina en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah) y Oftalmología y Retinología en universidades extranjeras.

Claves
Organización con respaldo académico En la Iocim participan la Universidad Espíritu Santo (Ecuador), Escuela Superior Politécnica, Espol, (Ecuador), Universidad Nacional Federico Villarreal (Perú), Universidad San Juan Bautista (Perú), Universidad Norbert Winner (Perú) y otras universidades.

Un premio para un médico por cada país El premio Prize to the medical by Achivement for better life es concedido solo a un médico por cada país todos los años.

Por: LaPrensaHN

Continue Reading

Noticias Nacionales

Berta Cáceres: condenan a exdirectivo de la hidroeléctrica DESA

Berta Cáceres fue asesinada en su casa en 2016, a la edad de 44 años. / GETTY IMAGES

Un exdirectivo de la empresa hidroeléctrica Empresa Desarrollos Energéticos S.A (DESA) fue condenado este lunes como coautor intelectual del asesinato de la ambientalista hondureña Berta Cáceres, ocurrido el 2 de marzo de 2016.

El Tribunal de Sentencia de Honduras condenó de forma unánime a Roberto David Castillo, que ahora podría enfrentar una pena de entre 20 y 25 años de prisión, según informó la portavoz del Poder Judicial, Lucía Villars.

Castillo, quien fue presidente ejecutivo de DESA, es la octava persona condenada por la muerte de Cáceres, ocurrida en la ciudad de La Esperanza, en el departamento de Intibucá, en el occidente de Honduras.

En 2019, fueron sentenciadas otras siete personas entre las cuales se encuentra Douglas Bustillo, antiguo jefe de seguridad de DESA, quien -según el Tribunal de Sentencia- tuvo comunicación con Castillo sobre el tema.

“Supuestamente David Castillo habría trabajado en la organización y logística para darle muerte a Berta Cáceres”, explicó Villars.

Por: BBC News Mundo

Continue Reading

Noticias Nacionales

Honduras recibió el domingo 1.5 millones de vacunas donadas por EEUU

Washington – Honduras recibio este domingo 1.5 millones de dosis de la vacuna de Moderna contra la COVID-19, donadas por Estados Unidos a través del mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La Casa Blanca adelantó este viernes a Efe en exclusiva la noticia sobre el envío a Honduras, que forma parte de las 80 millones de dosis de vacunas que el presidente estadounidense, Joe Biden, ha prometido compartir con otros países, la mayoría de ellas a través de Covax.

«Compartimos vacunas con Honduras porque es lo correcto, desde una perspectiva de salud pública global, y lo correcto para nuestra seguridad y bienestar colectivos en la región», dijo a Efe el director para las Américas en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Juan González.

El asesor de Biden subrayó que Estados Unidos no considera las vacunas «como una táctica de presión», sino como «una herramienta para acortar la pandemia», por lo que esta donación no busca conseguir a cambio favores de Honduras.

Las dosis llegarán a la ciudad de San Pedro Sula para su posterior distribución en Honduras, y su entrega es fruto de la coordinación de «equipos científicos y autoridades legales y reguladoras de ambos países», explicó a Efe una segunda fuente de la Casa Blanca.

Esta es la primera vez que Estados Unidos distribuye vacunas a través del programa global Covax, creado para garantizar que las vacunas anticovid llegan a todo el planeta, ya que hasta ahora EE.UU. las había entregado directamente a los países beneficiados.

Además, Honduras es el tercer país latinoamericano que recibe una donación de vacunas dentro de las 80 millones de dosis prometidas por Biden, de los que más de 20 millones irán a parar a naciones de América Latina y el Caribe.

Brasil obtuvo este mismo viernes 3 millones de dosis del inyectable monodosis de Johnson and Johnson (Janssen), mientras que México recibió la semana pasada 1,3 millones de vacunas de la misma farmacéutica, donadas también por Estados Unidos y que está usando para vacunar a los municipios de la frontera común.

Se espera que en las próximas semanas haya más detalles sobre cuántas dosis estadounidenses irán a parar a cada país del continente y cuándo, tanto si son entregas directas como si se canalizan a través de Covax.

La Casa Blanca ha prometido donar vacunas a Brasil, Argentina, Colombia, Perú, Ecuador, Paraguay, Bolivia, Uruguay, Guatemala, El Salvador, Honduras, Panamá, Costa Rica, República Dominicana, Haití y otros países de la Comunidad del Caribe (Caricom).

En un comunicado compartido con Efe, José Manuel Durão Barroso, director de la alianza por la vacunación Gavi, que participa en Covax, dio las gracias al Gobierno de Biden por la donación y confió en que las vacunas «lleguen a grupos vulnerables».

Los 80 millones de vacunas prometidas por Biden forman parte de las aprobadas para su uso interno en EE.UU. -las de Moderna, Pfizer y Johnson & Johnson-, y se suman a otras 60 millones de dosis que Washington ya donó en mayo de AstraZeneca, que aún no ha recibido el visto bueno de los reguladores estadounidenses.

Además de esas dos grandes donaciones, Biden desveló este mes que EE.UU. había comprado 500 millones de vacunas adicionales de Pfizer/BioNTech, que entregará a cerca de cien países en los próximos dos años.

Por: EFE

Continue Reading

Noticias Nacionales

Juez ordenó borrar toda mención de lavado de activos del expediente de Yani Rosenthal

Yani pagó una condena por un delito menor, ligado a un desembolso de dinero. Todo cargo de lavado de activos se desestimó y se ordenó que se borrara.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El juez John G. Koetl, que llevó el caso de Yani Rosenthal Hidalgo en Estados Unidos, ordenó la supresión de toda acusación por lavado de activos, según confirmó un documento en manos del detective Ángel Martínez.

«El juez ordenó que se borrara de todos los expedientes cualquier mención de lavado de activos», dice el escrito, extraído del expediente correspondiente y provisto por una firma legal ubicada en Gainesville, estado de Florida.

A su vez, se describe que Yani no aceptó ninguna responsabilidad o se le sentenció por el cargo en mención. Por lo único que se le condenó fue por la participación en transacciones monetarias derivadas de una actividad ilegal específica.

Yani, en declaraciones vertidas con anterioridad, expresó que él compró ganado, situación que derivó en su encarcelamiento en el país de las barras y las estrellas. Por lo tanto, se mostró enfático en que ya pagó por eso.

«Entonces, ¿cómo ustedes, algunos periodistas de Honduras, se atreven a decir que este señor fue sentenciado por lavado? Yo no entiendo la prensa de allí», comentó Martínez en un canal de televisión local, refiriéndose a ese extracto de la documentación del caso.

Cómo Yani podría volver a EEUU

Martínez, al inquirir sobre ese tema, también consultó a los expertos legales de esa firma sobre la situación migratoria de Yani con Estados Unidos. El propio líder político dijo que esa nación revocó su visa; empero, aún tendría una posibilidad de volver.

El análisis de los profesionales del Derecho tomó como referencia el Manual de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos. Amparándose en esa normativa, Yani Rosenthal estaría habilitado para viajar hacia allá en caso de ganar las elecciones presidenciales en Honduras.

«Como presidente de la República de Honduras estaría exento de la Acta de Nacionalidad e Inmigración de los EE.UU. y no tendría ningún problema con obtener una visa A1 de Jefe de Estado y podría viajar libremente sin ninguna restricción», expresa el oficio.

Por: Jonathan Jared

Continue Reading
Advertisement

Suscríbete con nosotros

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestra web y recibir todas nuestras noticias.

Únete a otros 4.257 suscriptores

QUÉDATE EN CASA

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Sígueme en Twitter