Dra. Juliet Hooker – Extracto de la entrevista de Danae Vilchez (Confidencial / Niu)

120
Photo credit @creoleprof

La Dra. Juliet Hooker una afrodescendiente nicaragüense, es catedrática de Ciencias Políticas en la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island. Es una teórica política especializada en justicia racial, multiculturalismo, pensamiento político latinoamericano, pensamiento político negro y política afrodescendiente e indígena en América Latina. Es autora de La raza y la política de solidaridad (Oxford, 2009) y Teorizando sobre la Raza en las Américas: Douglass, Sarmiento, Du Bois y Vasconcelos (Oxford, 2017).

Su proyecto de investigación actual examina la política de pérdida, cuyos aspectos han aparecido en “Protesta negra / agravio blanco: sobre el problema de las imaginaciones políticas blancas no formadas por la pérdida”, South Atlantic Quarterly 116 no. 3 (2017): p. 483-504 y “Black Lives Matter y las paradojas de la política negra de los Estados Unidos: del sacrificio democrático a la reparación democrática”, Teoría Política 44, no. 4 (2016): p. 448-469. El profesor Hooker ha recibido becas y premios del National Endowment for the Humanities, el Woodrow Wilson International Center for Scholars, el DuBois Institute for African American Research en Harvard y el Advanced Research Collaborative en el Graduate Center de la City University de Nueva York.

La Dra. Hooker se mudó a Managua paraasistir a la escuela secundaria, pero a menudo regresaba al Caribe, donde nació. A finales de los años 80, se mudó a los Estados Unidos para estudiar Ciencias Políticas en el Williams College y más tarde en la Universidad de Cornell. Comenzó su carrera como investigadora académica en la Universidad de Texas en Austin, enfocándose en los avances políticos en la costa caribeña de Nicaragua como resultado de la aprobación de la Ley de Autonomía.

Esa ley estableció las Regiones Autónomas de Nicaragua del Caribe Norte y Sur, y les dio una estructura política y administrativa única en la que, entre otros derechos, sus formas ancestrales de organización debían ser “respetadas”.

En una entrevista con Confidencial / Niu, la Dra. Hooker analizó el contexto social y político de Nicaragua, un país en el que el racismo sigue siendo frecuente, junto con el continuo abandono de la costa caribeña, incluso 30 años después de la aprobación de la Ley de Autonomía.

¿Qué significa realmente el ideal de autonomía y cómo protegería a la gente de la costa atlántica?

La idea es que los pueblos que históricamente han habitado la costa atlántica tendrán el poder de organizarse según sus tradiciones y ejercer el control sobre el área de la costa.

Sin embargo, el marco creado para la autonomía lo hace muy difícil, ya que otorga los mismos derechos a los Afrodescendientes, los indígenas y los mestizos, que en muchos casos han llegado más recientemente. En la actualidad, los mestizos son mayoría.

En un marco legal donde los números demográficos son los que tienen peso, los mestizos siempre tendrán más poder. Es muy difícil dentro de ese marco imaginar cómo se podrían realizar las aspiraciones de los residentes de la costa de controlar realmente sus territorios ancestrales.

Los gobiernos de Nicaragua han hablado de “avances” y de “progreso” en la costa del Caribe. ¿Qué tan tangibles son estas cosas?

Dentro del marco legal, ha habido avances. El hecho de proclamar la Ley de Autonomía en 1987, que incluye un reconocimiento constitucional de los Afrodescendientes e indígenas en la costa, es un avance. Más tarde, cuando se aprobó la Ley 445y se reconocieron los territorios comunales, eso también fue un progreso.

Existe una gran brecha entre lo que existe en los libros, en el marco legal y judicial, y lo que sucede en la realidad.

El problema es que los derechos estipulados en la Ley de Autonomía no han entrado en vigencia. Son derechos realmente hermosos sobre el papel, pero de hecho, las tierras comunales están siendo invadidas, no hay forma de ejercer el autogobierno, y eso contradice lo que supuestamente apuntaba la Ley de Autonomía.

Pero la Ley de Autonomía fue aprobada hace 30 años. ¿Qué debe hacer el gobierno para garantizar que todas esas cosas finalmente se cumplan?

Creo que el problema es profundo. El gobierno nacional, independientemente de qué tipo sea, no tiene interés en esto. El gobierno nacional siempre va a tener una visión nacional. Nunca se centrará en lo que la población de la costa atlántica quiere o necesita. Siempre habrá una contradicción entre los intereses de los residentes de la costa y los del gobierno nacional. Por esa razón, muchas personas en la costa dicen: “Tal vez no deberíamos depender del gobierno nacional para resolver la situación o ser los que realmente pongan en práctica la autonomía”.

¿Cuáles son las raíces del racismo en Nicaragua? ¿De dónde viene y por qué sigue siendo la actitud predominante?

Creo que el racismo se originó con el saqueo de la población indígena cuando comenzó la colonización. Con los negros, tiene su origen cuando fueron traídos como esclavos. Que creóuna historia en la que estas poblaciones ya están marginadas con una enorme deuda histórica.

Aunque esto pueda parecer muy lejano, sus consecuencias se extienden hasta el presente. La explotación de la fuerza laboral de los esclavos negros creó riqueza que no fue a esas comunidades, solo sirvió para enriquecer a otros. Esto luego crea desigualdades que se reproducen incluso cuando la esclavitud dejó de existir.

En Nicaragua, también se remonta a 1894 cuando la región de la Costa Atlántica se incorporó a través de una toma militar forzada. Esto provocó una anexión que estaba en contra de la voluntad de los residentes costeros. Luego, durante el siglo XX, pasamos por un período en el que oficialmente fuimos parte de Nicaragua, pero no hubo atención ni inversión en la costa. La región del Caribe quedó olvidada, una región que solo fue explotada y utilizada como fuente de recursos naturales. Creo que existe el legado de tratar la costa atlántica como un territorio semicolonial, y esto afecta las relaciones entre la región y el Estado nacional.

¿Cree que algún día podremos convertirnos en esa nación multicultural que está escrita en la Constitución y las leyes?

Tenemos que seguir trabajando para llegar allí, aunque es posible que no lleguemos en mi vida o en la suya. Pero tenemos que seguir trabajando para avanzar hacia ese ideal.

Publicidad