El Error que Representa Retirar el Café Colombiano de la Bolsa de New York

Por: Carlos Plaza / areaNewYork.com

130

Así lo afirma Anif, al tiempo que plantea cuatro acciones para hacerle frente a la crisis de precios

Retirar la oferta del café colombiano de la Bolsa de Nueva York no es la solución frente a la actual crisis de precios internacionales del grano.

“¿Bajo qué premisa se piensa que los industriales estarían dispuestos a continuar comprándole a Colombia a precios superiores a los que ofrece ese mercado mundial de cafés suaves? De hecho, se corre el riesgo de que Brasil y Centroamérica aprovechen la coyuntura para ganar participaciones en dicho mercado”.

Así lo plantea el Centro de Estudios Anif en su documento de comentario económico de la semana, divulgado hoy.

Señala que las soluciones a esta difícil coyuntura de pérdida de rentabilidad y bajos precios internacionales deben enfocarse en las siguientes tareas: i) usar los pocos subsidios disponibles ($95.000 millones) para tratar de mantener el precio de sustentación (ingreso al productor) en los $700.000/carga (ya señalados); ii) acelerar la conformación-capitalización del Fondo de Estabilización de los Precios del Café; iii) continuar cotizando en la Bolsa de New York y usar los mecanismos de cobertura disponibles; y iv) acelerar las renovaciones del parque cafetero en las zonas marginales afectadas por el conflicto (léase Putumayo, el piedemonte llanero, Casanare, Cauca y Nariño).

“Nótese que, dada esta difícil situación, la Federación Nacional de Cafeteros debe replantear su plan estratégico, pues no parece tener mayor sentido económico insistir en aumentar la producción cafetera a 17-18 millones de sacos en el mediano plazo (vs. 13,6 millones hoy).

La producción cafetera de Colombia está demostrando no poder competir con sus altos costos y con las tendencias decrecientes de café arábigo en las mezclas”.

SOBREOFERTA GLOBAL
El comentario de Anif agrega que el conocido ‘mercado C de New York’ funciona así desde hace mucho tiempo. Afirma que con la actitud de los dirigentes de la Federación “se da a entender que el precio spot allí ha bajado por cuenta de “maniobras especulativas”, en vez de analizar a fondo lo que está ocurriendo con la oferta global (además de sus preocupantes costos de producción en los arábigos) y con una demanda que se está pudiendo atender drenando las mezclas en contra de los suaves y a favor de los robustas”.

De acuerdo con el análisis de Anif, detrás de la reciente caída en los precios está la mayor producción mundial de café, impulsada por Brasil, Vietnam e Indonesia. Esto estaría incrementando la producción mundial a niveles récord de 171 millones de sacos, muy superior a los 163 millones de consumo aparente (ver gráfico adjunto), lo que indica que el mercado mundial está sobre-ofrecido.

Además de eso, “los industriales (tostadores de café), están acelerando las mezclas que castigan los suaves e impulsan las variedades robustas. El mercado entonces estaría virando hacia mezclas robustas, afectando los arábigos de Colombia y Centroamérica”.

El análisis de Anif plantea su inquietud sobre la necesidad de que la Federación explique cómo se comercializaría alternativamente la cosecha colombiana, en caso de que el país deje de ofrecer el grano en la Bolsa de Nueva York.