En América Latina (Resumen del 4 de enero)

Fuente: The New York Times Company

102
El narcotraficante brasileño Marcelo Pinheiro Veiga asistió a una audiencia en la estación de policía en Asunción, Paraguay, en noviembre. Sebastián Cáceres/Corte Suprema de Justicia de Paraguay
Publicidad

• “Paraguay es la tierra de la impunidad”, le dijo el narcotraficante brasileño Marcelo Pinheiro Veiga a un corresponsal de The New York Times que lo entrevistaba sobre su vida y los crímenes de los que se le acusa. Horas después, Veiga asesinó a una mujer en su celda, presumiblemente para evitar que lo extraditaran a Brasil, donde las condiciones carcelarias son más estrictas que en Paraguay.

“Las verdaderas organizaciones delictivas son los políticos”, afirmó Pinheiro Veiga en la entrevista. “Los políticos son los que están robándose todo. ¿A cuánta gente matan indirectamente?”. En este trabajo, el reportero reflexiona sobre el caso, sobre la industria del narcotráfico y la figura de los capos.

• El acuerdo de colaboración entre la empresa brasileña Odebrecht y la fiscalía peruana fue postergado, según informaron las autoridades el jueves. El pacto estaba previsto para el 11 de enero, pero la remoción y posterior reposición en su cargo de los dos fiscales que habían negociado el acuerdo afectó las investigaciones: “En el sentido de que habíamos establecido un plan de trabajo para resultados inmediatos”, dijo el funcionario José Domingo Pérez, uno de los fiscales que volvió a ser designado en su cargo.

Las pesquisas de Pérez han provocado la prisión preventiva por 36 meses de Keiko Fujimori, lideresa del partido Fuerza Popular, y la prohibición de salir del país por dieciocho meses que pesa sobre el expresidente Alan García. Pérez también investiga a los exmandatarios Alejandro Toledo y Pedro Pablo Kuczynski.

• Brasil evalúa un plan de privatizaciones y una ambiciosa reforma al sistema de pensiones, afirmó Onyx Lorenzoni, jefe del gabinete presidencial. El mandatario Jair Bolsonaro presentó el miércoles sus planes para intensificar las privatizaciones, endurecer las sentencias de prisión y reformar el sistema de seguridad social.

Los inversores reaccionaron de manera positiva ante los anuncios y el real brasileño se apreció un uno por ciento frente al dólar; sin embargo, los analistas advierten que aún falta ver cuán comprometido está el nuevo gobierno con la liberalización de la economía.

Publicidad