Connect with us

Noticias Nacionales

En los campos de detención, el arte ayuda a los jóvenes migrantes a recuperar su voz

EL PASO, Texas — Eran adolescentes de Centro y Sudamérica, traídos por agentes fronterizos al Centro de Detención Tornillo, donde los conducían a filas de literas de metal en carpas del ejército rodeadas de alambre de púas. El contacto humano, así fuera un simple abrazo, era extraño en el interior de esta ciudad provisional, donde aproximadamente tres mil menores de edad no acompañados estuvieron confinados al mismo tiempo entre junio de 2018 y enero de 2019. En este entorno difícil, el desierto de Chihuahua, la imaginación y la fe les ayudaron a salir adelante.

El reverendo Rafael García, un sacerdote jesuita del sur de El Paso, tuvo un primer indicio de la creatividad dentro del campo cuando observó una cruz con un Sagrado Corazón rojo tejido en estambre, hecho a mano por los jóvenes encarcelados. En busca de asilo desde El Salvador, Honduras y Guatemala, ellos continuarían creando retablos ingeniosos inspirados en sus lugares de origen: un campo de futbol en miniatura con jugadores hechos con limpiapipas que golpeaban una bola de algodón con puntos, por ejemplo. O una elegante iglesia con un domo de papel crepé que yacía sobre un letrero pintado que decía “Female UAC” (UAC Mujeres, las siglas corresponden en inglés a niños extranjeros no acompañados). Alguien lo había tomado prestado del sanitario.

Las creativas obras de arte de los niños que acabaron en Tornillo son el tema de una exposición inquietante:  Uncaged Art: Tornillo Children’s Detention Camp  (Arte liberado: Campo de Detención de Niños de Tornillo) en el Museo del Centenario y los Jardines del Desierto de Chihuahua de la Universidad de Texas, en El Paso, hasta el 5 de octubre. Evocadas por la memoria, las escenas fueron recreadas a partir de materiales humildes como tapas de botellas y palitos de paletas de hielo como parte de un proyecto de estudios sociales en el cual unos cuantos maestros creativos asignados al centro les pidieron a los niños que conmemoraran sus culturas nativas. Las aves —en especial el quetzal con su cola esmeralda, el ave nacional de Guatemala y un símbolo de la libertad— fueron uno de los temas recurrentes.

La exhibición “Uncaged Art” (Arte liberado) muestra dioramas creados por menores de edad migrantes no acompañados detenidos en Tornillo. La malla ciclónica recuerda las condiciones en las instalaciones de estilo militar, que cerró en enero. Credit Ivan Pierre Aguirre para The New York Times

El sacerdote Rafael García en la iglesia católica del Sagrado Corazón en El Paso, Texas, con una pieza de arte religioso creada por niños detenidos en Tornillo. Él ayudó a salvar muchas de sus obras. Credit Ivan Pierre Aguirre para The New York Times

“Si le cortas las alas a un ave, ya no es libre”, explicó un joven hondureño de 17 años quien, sin más, dijo llamarse Freddy. Pasó dos meses y medio en Tornillo y ahora vive con un familiar en Texas, en espera de su audiencia de asilo. Freddy viajó solo, a pie, en autobús y auto desde su pueblo rural. Con ayuda de un intérprete, relató cómo nadó para cruzar el río Bravo, y dijo que le tomó cinco horas encontrar a los agentes fronterizos para solicitar asilo. Para él, los momentos más difíciles fueron ver a los niños desmayarse o débiles por el hambre que se quedaron en el camino. Freddy dijo que él se preguntaba si se quedaría en Tornillo el resto de su vida.

Tornillo abrió sus instalaciones para ayudar al gobierno federal a gestionar el flujo de menores de edad en custodia federal, aquellos que habían viajado solos, así como los que venían “no acompañados” después de que se les  separó de sus padres  en la frontera como parte de la política migratoria de tolerancia cero del gobierno de Donald Trump. El refugio provisional de tiendas de campaña era operado por Baptist Child & Family Services mediante un contrato con la Oficina de Reasentamiento de Refugiados; habitualmente, los menores permanecían en este refugio entre sesenta y setenta días. Sin embargo, algunas detenciones se alargaban meses, en violación del  acuerdo de asentamiento Flores , que limita a veinte días la extensión de tiempo que puede retenerse a los menores de edad en un centro de detención sin licencia.

Aunque nadie está diciendo que el arte salva vidas, los profesionales que trabajan directamente con los menores de edad y los jóvenes detenidos en Texas y en otras partes han señalado las propiedades curativas y la confianza que el arte puede generar en aquellos que se han sentido  impotentes y solos . Los abogados y los activistas de derechos humanos recurren al arte de manera rutinaria como un vehículo de comunicación independiente del idioma y la alfabetización. Las crayolas y el papel “pueden ser el portal hacia la mente de los niños y lo que han visto”, dijo Holly S. Cooper, codirectora de la Clínica de Derecho Migratorio, de la Universidad de California, en Davis, quien suele recurrir al arte para obtener información sobre incidentes traumáticos sufridos por menores de edad migrantes detenidos.

Una cancha de futbol miniatura elaborada por un adolescente en Tornillo, con jugadores hechos de limpiapipas que patean un balón de algodón con puntos. Credit Ivan Pierre Aguirre para The New York Times

Una catedral de cartón cortado hecha por un adolescente en Tornillo, cuyas paredes están envueltas en pañuelos desechables de color aguamarina, con bancos para los feligreses elaborados con palitos de paleta de hielo. Credit Ivan Pierre Aguirre para The New York Times

El diseño de la exposición Uncaged Art evoca el confinamiento en Tornillo hasta las vallas hechas con eslabones de cadenas y las literas que los niños revivieron con pedazos de estambre. Las veintinueve pinturas, dibujos, trajes y dioramas minuciosamente detallados de la exposición fueron rescatados antes del cierre del campo en enero. Entre ellos hay un parque nacional hondureño con una fuente hecha de vasos apilados bocabajo y una catedral de cartón cortado envuelta en pañuelos desechables de un vibrante color aguamarina con bancas para los feligreses, elaboradas con palitos de paleta de hielo.

El hecho de que algunos de esos trabajos manuales hayan sobrevivido se debe en gran medida al padre García, uno de los pocos sacerdotes a los que se les permitió entrar al centro de detención para oficiar misa. A medida que las tiendas de campaña se iban desarmando, el personal tiró cientos de obras de arte. Las piezas que ahora forman parte de la exposición también estaban destinadas al basurero, hasta que el padre García intervino. Contactó a Yolanda Chávez Leyva, profesora asociada de Historia y directora del Instituto de Historia Oral de la Universidad de Texas en El Paso. Cuando el arte rescatado llegó al instituto, la mayoría de los nombres de los creadores estaban tachados. Las únicas identificaciones eran los apodos estilo militar que los organizadores les dieron a las tiendas y las unidades donde se encontraban los menores: “Charlie 1” y “Bravo 20”.

“Estos son menores de edad no acompañados”, dijo el padre García, en una entrevista en Duranguito, un barrio históricamente inmigrante de El Paso. “Sin embargo, también son niños talentosos que tienen un deseo de ser seres humanos productivos”, agregó.

A pesar de sus circunstancias, las obras de los niños en muchas ocasiones estaban infundidas de optimismo, voluntad y un afecto lleno de orgullo por los puntos de referencia de sus países de origen.

“Hay una sensación de dicha y belleza en el arte que refleja todo lo que se les negó en el entorno donde se encontraban”, manifestó Camilo Pérez-Bustillo, exdirector de Defensoría e Investigación del Hope Border Institute, una organización de derechos humanos en El Paso, quien entrevistó a menores de edad en Tornillo. “Les permitía recuperar sus identidades y no quedar reducidos a los números en una pulsera”.

Las condiciones de hacinamiento continúan aguardando a los niños migrantes detenidos. Seis niños migrantes murieron en custodia federal, entre septiembre de 2018 y mayo de este año, después de enfermar en áreas de detención provisional,  según Los Angeles Times . Los inspectores del Departamento de Seguridad Nacional denunciaron las circunstancias funestas y la detención prolongada en varias instalaciones de la patrulla fronteriza para familias y menores de edad no acompañados.

Los dibujos recientes de tres niños en el Catholic Charities Humanitarian Respite Center de McAllen, Texas, mostraban figuras bajo custodia de la Patrulla Fronteriza en jaulas, algunas de ellas de cabeza. “Los dibujos expresan mucha oscuridad”, dijo la hermana Norma Pimentel, quien supervisa el centro como directora de Caridades Católicas del Río Grande. No obstante, también señaló que la mayoría del arte generado por los jóvenes era esperanzador, lleno de corazones, casas y “Te amos”, recordó.

“Muestra su resiliencia”, afirmó.

Tornillo cerró después de que un grupo de vigilancia federal advirtiera sobre graves preocupaciones de salud y seguridad en el centro. El gobierno de Trump dijo la semana pasada que planeaba abrir un nuevo centro para adultos con 2500 camas en el mismo lugar. La escala del centro ha sido replicada en Homestead, Florida, donde actualmente hay unos 2200 menores de edad no acompañados. Además, a casi 10 kilómetros del Museo del Centenario, cientos de migrantes duermen apiñados sobre tierra apisonada en un campo de detención al aire libre en el lado mexicano del puente que une a Ciudad Juárez con El Paso.

Yolanda Chávez Leyva, directora del Instituto de Historia Oral de la Universidad de Texas, con arte rescatado en la exhibición “Uncaged Art” Credit Ivan Pierre Aguirre para The New York Times

En Uncaged Art, Leyva y el cocurador de la exposición, el historiador David Dorado Romo, establecen paralelos entre Tornillo y los entornos de detención como los campos de internamiento japoneses-estadounidenses de la Segunda Guerra Mundial, donde los detenidos embellecían su entorno con materiales encontrados. Fabricaron muebles, teteras y otros objetos. “Crear arte, algo que algunas veces hacían en el interior de los campos, les dio tanto a los niños como a los adultos, una forma de escapar de sus circunstancias deprimentes y de expresar su humanidad”, escriben los curadores en el texto de presentación de la exposición.

Comparaciones históricas, en especial con los campos de concentración, se han convertido en una cuestión delicada y que genera tensiones en el debate migratorio en Estados Unidos. El reciente flujo de familias migrantes ha drenado los recursos existentes y ha ocasionado el tipo de condiciones de hacinamiento e insalubridad que se pueden ver en el  centro de detención de Clint, Texas . Pero muchos, tanto dentro como fuera del gobierno de Trump, argumentan que las personas migrantes, cuyas posibilidades de obtener asilo no son buenas, no deberían emprender el viaje y que los padres que envían a sus hijos solos les están haciendo un gran daño e incluso ponen en peligro sus vidas. Los padres han dicho que enfrentan la violencia de las pandillas y la pobreza extrema.

Desde El Paso hasta Phoenix, el arte ha sido una herramienta utilizada en el proceso de sanación de los jóvenes liberados por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos y están esperando ponerse en contacto con patrocinadores que puedan ayudarlos con el transporte.

“Es algo interminable”, comentó Rubén García, director de Annunciation House, una organización sin fines de lucro en esta ciudad que ofrece refugio, regaderas y comida caliente a cientos de solicitantes de asilo que han sido procesados y liberados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos. La mayoría se queda un día o dos antes de abordar un autobús o un avión para reunirse con sus familiares en otra parte del país.

La organización no lucrativa se hizo cargo de un almacén del tamaño de un supermercado Walmart, al que nombró Casa del Refugiado, cuyas camas plegables de la Cruz Roja pueden albergar hasta a 1100 migrantes. Con el fin de que hubiera calidez en el lugar, jóvenes artistas locales se organizaron para darle algo de vida al espacio de 11.612 metros cuadrados con murales coloridos. Uno incluye la palabra “Esperanza”.

Hasta la mitad de un crayón puede servir para que los niños se enfrasquen en una actividad relajante mientras sus padres están hablando con abogados en remolques repletos de gente, y narran la violencia que los llevó a ir en busca de seguridad a Estados Unidos. “Estas cosas dan un grado de normalidad”, explica Anita Ravi, médica familiar en Nueva York que se especializa en violencia sexual. “Creo que los niños anhelan eso”.

El trauma se manifiesta de distintas maneras, comentó Ravi, quien ha ayudado a solicitantes de asilo en el Centro Residencial Familiar del Sur de Texas mediante el Proyecto Altruista Dilley (Dilley Pro Bono Project). “Los adolescentes mayores, en especial las niñas, a veces se sientan aquí y lloran en silencio”, manifestó.

Obras hechas por menores de edad migrantes, en Tornillo, fueron reproducidas en mantas y se exhibieron en las mallas ciclónicas en el vecindario de inmigrantes más antiguo de El Paso, Duranguito, en mayo. Credit Ivan Pierre Aguirre para The New York Times

En el centro para familias solicitantes de asilo en Phoenix, que dirige el Comité Internacional de Rescate, una niña guatemalteca de 7 años pidió prestadas notas Post-it. Durante quince minutos de conversación entre su madre y quien la entrevistaba, la niña transformó cinco notas de color rosa intenso en diminutos lienzos de patrones florales.

“Casi puedes ver a las mamás respirar aliviadas viendo a los niños jugar un rato”, comentó Ellen Beattie, directora sénior de Calidad e Innovación del programa del Comité Internacional de Rescate en Estados Unidos. “Han estado aferrándose a ellos, llevándolos lo más cerca posible, temerosas de perderlos de vista”.

En el vecindario de Duranguito, en El Paso, se desplegaron mantas con imágenes reproducidas de la exhibición a lo largo de una barda de malla ciclónica en este barrio predominantemente mexicano, que muchos historiadores consideran el lugar donde nació la ciudad. La idea era llevar el arte de los niños “a la gente a la que más le interesa”, comentó Daniel Carey-Whalen, director del Museo del Centenario.

Un día del mes pasado, los funcionarios de la ciudad, con el argumento de los fuertes vientos y las normas de señalización, ordenaron que se retiraran los carteles, para el disgusto de los residentes como Frank Méndez, un obrero jubilado de 80 años.

“Esos niños desde tan lejos en Tornillo querían mostrarle al mundo cómo pintar”, dijo, con una mirada de aflicción en el rostro. “Esos diseños salieron de su imaginación. Es el futuro que les arrebataron”, concluyó el hombre.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Deja un comentario

Noticias Nacionales

Brigada de médicos garífunas atiende a más de 740 pobladores del municipio de Tela

La Ensenada, Tela, Honduras.– Encontré al doctor Luther Castillo a las 4:00 PM del pasado viernes 16 de octubre en La Ensenada -comunidad localizada a 3 km de la ciudad de Tela, Atlántida, Caribe hondureño- vestido con ropa casual, compartiendo mesa con tres de sus amigos garífunas en el restaurante Garífuna Place. Comían pescado, disfrutaban de una sopa y tomaban agua de coco.

Todo eso autóctono. Atrás de ellos se escuchaba el rugido del mar, un tanto inquieto por la temporada de lluvias. Si se le ve a este hondureño por la calle puede pasar desapercibido, pero es una eminencia en el campo científico. Egresó de la prestigiosa universidad de Harvard, pero antes tuvo su paso por la Escuela Latinoamericana de Medicina en Cuba.

No lo conocía en persona, pero, apenas me vio, inmediatamente me presentó a sus amigos. Al doctor Douglas Álvarez, uno de los cardiólogos que coordinó la brigada y que se ubica entre los dos únicos especialistas en electrofisiología en Honduras. Y a sus otros dos acompañantes, Félix Ramírez, egresado de Cuba en Educación Física y encargado de toda la parte de la logística de la brigada médica biopsicosocial y a otro jovencito garífuna, Noel Calletano, médico egresado de Cuba. Seguramente este último seguirá los pasos de sus patriarcas.

Lo primero que hizo Luther fue destacar la labor del cardiólogo Douglas Álvarez, de quien dijo tuvo en bien preparar a las comunidades para poder servirles. Un ejército de 45 expertos llegó entre la tarde del viernes y la mañana del sábado. Para buscar, entre todos ellos, abordar áreas de cardiología, pediatría, medicina familiar, cirugías ambulatorias, ginecología, urología en distintas especialidades, odontología y otras crisis acaecidas en el marco de la pandemia.

De La Ensenada se desplazaron al Centro Básico Esteban Guardiola, ubicado en el centro del Triunfo de la Cruz, lugar en donde toda la comunidad se reunió para recibir atención médica de estos expertos los días 16, 17 y 18 de octubre.

“Vamos a desplazarnos luego a Miami”, me dijo Luther, refiriéndose a otra comunidad del municipio de Tela. Porque allá esperan 50 familias con distintas necesidades a estos soldados de la medicina.

Atención psicológica a las familias de los garífunas raptados en el Triunfo de la Cruz
Me llamó la atención cuando Luther me dijo que venían varios psicólogos con una misión específica: atender a los familiares de los garífunas secuestrados en el Triunfo de la Cruz y luego añadió algo que me erizó la piel: “Los hijos de la comunidad han retornado a traer salud a su pueblo”.

En este lugar, se respira un ambiente de mucha solidaridad. Las zonas garífunas son todas hermanas, tanto así, que los expertos que integraban la brigada dormirán en las casas de la comunidad.

“La gente está lista para darles alojamiento. Traemos víveres. La gente misma cocina para los que trabajan en la brigada. Desde nuestra época estudiantil sucede eso en nuestras comunidades. Y en esta etapa profesional no es la excepción”, me refiere Luther con orgullo.

Me contó que recientemente hubo otra brigada grande, coordinada por el mismo equipo, entre ellos Alex Marín y Wendy Pérez, en comunidades garífunas de La Mosquitia. Allí se cubrieron en el Hospital Vayán, Buena Vista, Palacios. Se atendió a cientos de personas en varias comunidades.

“Después de rendir un poco el resultado se decide hacia qué otras comunidades nos desplazaremos. Nos han solicitado en Bajamar, Travesía e Iriona. Los compañeros tienen la disposición. Hacen las gestiones a nivel personal. Todo mundo consigue algo y lo traemos. Buscamos la solidaridad de amigos que donan medicamentos. Y así ponemos en conocimiento a los médicos en servicio de sus comunidades. De manera gratuita y compartiendo con nuestra población. Tenemos que retornar a la comunidad. Somos un sentido de pertenencia, de solidaridad. Pero también tenemos altos grados de conocimiento científico, aunque eso no nos hace olvidar nuestras raíces”, sostuvo.

Análisis contextual de la salud del pueblo garífuna
Le pedí a Luther que me hiciera un análisis contextual sobre la salud del pueblo Garífuna, el rostro de él cambió y soltó palabras críticas contra el Estado de Honduras: “Está agudizada la realidad en materia de salud. Algo que no es ajeno a la realidad de todo el país. Pero acá el problema es más agudo. Tenemos un sistema de salud colapsado en todos los términos. Pero también carcomido por la corrupción. Es una cuna donde esperan las dos licitaciones anuales para apropiarse de los fondos que se destina al sector salud. Las comunidades garífunas tienen ese común denominador de estructuras bastante precarias. Que si se tiene medicamento no se tiene médico, y si tiene médico no se tiene infraestructura”, confiesa.

Luther cree que los pocos recursos se orientan de forma directa al sistema de emergencia que está muy muy precario. Este mismo lo saquean, por la lejanía, por las dificultades. Asegura que las comunidades garífunas no están en la prioridad de los gobiernos. “Estamos en las prioridades pero para que nos saqueen”, mencionó.

“Si usted nos mira acá, en la Ensenada estamos rodeados de Resort. Hay grandes hoteles que han robado tierras en las comunidades garífunas. Originando conflictos bastante fuertes. Somos prioridad para que nos despojen de nuestros recursos, pero no para acompañar en la prioridad en el marco de la educación y la salud. Deberíamos tener unos centros muy bien ocupados de atención primaria y no se necesitaría salir de aquí.

Tenemos una cultura que sigue vigente y fuerte en sus raíces. Incluso en sus raíces en conocimientos ancestrales sobre medicina, hay que decirlo, eso de una u otra forma ayuda a la salubridad de las personas”, agregó.

Me hizo énfasis en la realidad de las personas garífunas, que como no son prioridad del gobierno, tuvieron que verse obligadas a crear sus propios mecanismos de contención y logística en el marco de la pandemia. Y con la colaboración de profesionales garífunas como los que ha mencionado.

“Médicos nuestros tuvieron apenas 16 casos positivos en el pasado y los pudieron manejar muy bien. Llamaron al doctor que es cardiólogo si tenían alguna duda, pero fue un esfuerzo comunitario. Y acompañados de OFRANEH y los patronatos, se establecieron puntos de medicina natural y tradicional, afortunadamente estamos ubicados en frente del mar donde la talasoterapia había sido algún elemento importante. Hay muchos escritos del poder de alcalinización que tiene el mar y que no le permite al virus el entorno para hacer su reproducción de modo factible”, me expuso.

La brigada de los 45 expertos llegó con todas las medidas de protección, incitando a las comunidades, a usar mascarillas, gel, alcohol, pero se puede ver que los niveles de mortalidad han sido bajísimos. Hoy las comunidades no tienen un efecto fuerte en la parte de mortalidad. 10 mil personas en el Triunfo de la Cruz y ninguna muerte. Un fallecimiento en Santa Rosa de Aguán. 7 mil habitantes en Limón y ningún fallecido. Contrario a los 80 miembros de la comunidad garífuna que expiraron en EE. UU, en el periodo comprendido hasta el mes de julio.

La respuesta de Luther, un hombre de ciencia, para la baja mortalidad en medicina natural y ancestral, es la coordinación entre la parte de medicina ancestral y el acompañamiento de los científicos.

“Siempre estos compañeros garífunas, desde que eran estudiantes estaban dispuestos a ir a las comunidades, cuando estudiábamos en la Escuela de Medicina Latinoamericana en Cuba todos nos íbamos a las comunidades a trabajar. 15 días de vacaciones era para trabajarlos en nuestras comunidades y otros 15 días para descansar. Ese espíritu solidario también fue inculcado en la Escuela Latinoamericana de Medicina de Cuba y ha sido para nosotros una gran escuela. Somos soldados prestos a esto. Hay compañeros de Puerto Lempira que financiaron ellos mismos su pasaje de 5000 lempiras, traen medicamentos y prestan sus servicios”, confiesa.

Rapto de garífunas en el Triunfo de la Cruz
El ceño fruncido de Luther cuando le dije que elementos vestidos como agentes de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) habían raptado a los garífunas, y que me parecía importantísimo que esta brigada sea integral para brindarle asistencia psicológica a los familiares de los compañeros raptados.

“Fueron raptados cinco compañeros, donde fue raptado Snaider, luchador en defensa por el territorio. Entregada por todos los gobiernos en cursos. No por gente con indumentaria de la DPI, sino agentes de la DPI. Los raptaron. Snaider de 23 años lo que hacía era defender el territorio. Traemos un equipo de psicólogos que evaluarán a los familiares, pero que también harán un trabajo con las repercusiones por la pandemia. Viene otra compañera de San Pedro Sula que dirigirá este equipo, es necesario brindar esa asistencia integral”, expuso.

Agregó que se trataba de una brigada biopsicosocial en donde no sólo se mira al paciente desde un punto de vista biológico, como se entiende y enseña en el mundo tradicional médico de ver al paciente como músculo, anatomía y fisiología; no, ésta visita, la de la brigada de los 45 es holística, entendiendo al paciente desde un punto de vista en donde está enclavado en el entorno social, pero que ese entorno social es culturalmente diferencial. Con todos esos elementos profundos nosotros hacemos el enfoque y énfasis que debe llegar a cabo este abordaje, integral y cultural, que nosotros hacemos en esta brigada.

“Haremos cirugías que cuestan entre 20 mil, 30 mil y 40 mil lempiras, en áreas como ginecología y otras especialidades, etc. Por ejemplo, los casos más graves serán remitidos a los centros donde trabajan nuestros expertos. Ahí se les dará asistencia de forma gratuita”, comentó.

Tras esta charla, le pedí a Luther que me regalara un video para sintetizarme la brigada y analizarme el contexto de otros pueblos y otras luchas que se libran en Honduras. Él accedió contento, con un coco en la mano y tomándose fotos en la playa. Lo que más me sorprendió de Luther es que abría constantemente sus brazos frente al mar y decía: ¡qué belleza!

Resultados de la brigada médica: fue valorada con un beneficio de 1 millón de lempiras

Tres días después de mi visita a La Ensenada, en donde conversé con el doctor Luther, le consulté sobre los resultados de la brigada.

Me reveló que en total se atendieron 741 pacientes, 641 en Triunfo de la Cruz y 100 en Miami. Las atenciones fueron en áreas como medicina general, ginecología, cirugía pediátrica, psicología, pediatría, medicina interna, Medicina familiar, cardiología y endocrinología.

«Cada uno de los pacientes se fueron con 3 o 4 tipos de medicamentos y todos ellos gratuitos. Se realizaron 70 Ecocardiogramas, más de 100 electrocardiogramas y más de 100 ultrasonidos», añadió Luther.

Puntualizó que, tomando en cuenta el costo de cada una de las consultas de las distintas especialidades y los procederes realizados, el aporte sería de más de 1 millón de lempiras a la comunidad.

«Todo esto sin ayuda del Gobierno», cerró Luther.

Por: Leonardo Aguilar

Continue Reading

Noticias Nacionales

Honduras abrirá el lunes sus fronteras terrestres tras siete meses de cierre

Foto: archivo

Honduras abrirá el próximo lunes, de “forma gradual y condicionada”, sus fronteras terrestres con El Salvador, Guatemala y Nicaragua, informaron este viernes fuentes oficiales.

“A partir del 19 de octubre de 2020 se reapertura las fronteras terrestres con las repúblicas de Guatemala, El Salvador y Nicaragua”, indicó la directora del Instituto Nacional de Migración, Carolina Menjívar, en una rueda de prensa, acompañada del director de la Administradora Aduanera, Juan José Vides, y la ministra de Salud, Alba Consuelo Flores.

La reapertura de las fronteras comprende el ingreso y salida de nacionales y extranjeros en todas las categorías migratorias establecidas en la Ley de Migración y Extranjería, añadió.

“Todo viajero deberá cumplir nuevos requisitos de ingreso y tránsito, aplicables para ciudadanos nacionales y extranjeros, además de los ya establecidos en la Ley de Migración y Extranjería”, subrayó la funcionaria.

Entre los nuevos requisitos destacan el uso obligatorio y permanente de mascarilla, presentar una prueba de coronavirus PCR o prueba rápida negativa y realizar un pre registro migratorio.

Desde que estalló la pandemia en el país, a mediados de marzo, se registran más de 86.000 positivos de covid-19, 2.552 muertos y 34.099 personas recuperadas, según cifras oficiales.

El Instituto Nacional de Migración indicó que si el viajero no presenta prueba de covid-19 “se someterá a evaluación clínica” por el personal de la oficina sanitaria internacional, la que emitirá opinión clínica en relación “con el diagnóstico que permita o no el ingreso” de la persona a Honduras.

Si la oficina sanitaria internacional recomienda el ingreso de la persona al país, esta hará “cuarentena obligatoria según determine la autoridad sanitaria”.

Las autoridades hondureñas señalaron además que a partir del 26 de octubre se iniciará la activación “gradual y condicionada” de las operaciones del transporte terrestre internacional para pasajeros, bajo las restricciones de operación establecidas por el Instituto Hondureño de Transporte Terrestre (IHTT).

Los viajeros serán atendidos en las fronteras terrestres entre las 6.00 y las 18.00 horas locales (entre las 12.00 y las 24.00 GMT).

“El transporte de carga internacional se rige por los lineamientos de bioseguridad aplicables al sector transporte terrestre centroamericano aprobado por la instancia regional de Consejo de Ministros de Integración Económica”, señalaron las autoridades hondureñas.

La mayor parte del territorio hondureño entró el pasado 29 de septiembre en la segunda fase de reapertura económica “gradual y progresiva”, con aplicación de protocolos de bioseguridad.

Siguen excluidos de la reapertura, discotecas, cines, gimnasios, teatros, eventos deportivos, centros de convenciones y los centros educativos.

Por EFE

Continue Reading

Noticias Nacionales

Honduras: La polémica compra de clínicas móviles para afrontar la pandemia

La compra de hospitales móviles prometía "quintuplicar" la capacidad sanitaria en Honduras para afrontar la pandemia. / GETTY IMAGES

Lo que en un inicio fue anunciado como una compra que aliviaría la necesidad de hospitales para afrontar la pandemia de covid-19 en Honduras se ha convertido en un escándalo de mala gestión y presunta corrupción en el país centroamericano.

El gobierno de Juan Orlando Hernández, a través de la oficina de Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H), anunció en marzo la adquisición de hospitales móviles fabricados en Turquía que iban a “quintuplicar” la capacidad de atención médica en el país.

Pero pasaron las semanas, luego los meses y los siete sanatorios de campaña, con capacidad para 450 camas y con un costo de US$47 millones, quedaron en un limbo.

“Una vez lleguen los hospitales la instalación se hará en 3 a 5 días porque ya vienen con todo integrado adentro”, decía en junio el entonces director de Invest-H, Marco Bográn, quien prometía que para julio estarían llegando al país los primeros.

La extraña demora destapó los enredos de cómo Invest-H hizo la compra a intermediarios, algo que fue investigado por el Tribunal Superior de Cuentas (TSC) que este miércoles emitió un informe sobre las irregularidades.

El TSC “constató atrasos injustificados en los tiempos de entrega” de hasta 107 días para el primer hospital, “equipos ofrecidos incompletos” y un “proceso de contratación sin garantías”, entre otras fallas.

Además de anunciar que habrá acusaciones penales contra funcionarios, el fiscal general Óscar Chinchilla apuntó que la compra generó “perjuicios a la salud y la economía del país”.

“Estas erogaciones lejos de contrarrestar la crisis sanitaria por el covid-19, impidieron que la misma fuera atacada de manera adecuada”.

Casi siete meses después del anuncio de la compra, la Secretaría de Salud informó a BBC Mundo que este jueves entrará en funcionamiento el primer hospital en San Pedro Sula.

La escandalosa demora
“¿Dónde está el dinero?” es la pregunta que manifestantes han usado como consigna -y hasta la han pintado en letras gigantes en Tegucigalpa- ante la no disponibilidad de unas clínicas que hubieran sido útiles en los meses pasados, cuando el país vio los números más altos de contagios de covid-19.

La nación ha acumulado más de 84.400 casos confirmados de covid-19 y 2.500 fallecimientos -la segunda cifra de víctimas fatales de Centroamérica- hasta el martes 13 de octubre.

Pero el 18 de marzo, cuando el país inició la compra de hospitales móviles como parte de su estrategia de preparación para la pandemia, la situación era otra: 13 casos confirmados y solo un fallecido.

El gobierno esperaba la instalación de siete hospitales móviles: tres (con 91 camas cada uno) serían abiertos en Tegucigalpa, San Pedro Sula y Choluteca; cuatro (con 51 camas) para La Ceiba, Danlí, Santa Rosa de Copán y Juticalpa.

También tendrían equipo de cuidados intensivos e intermedios, así como unidades de procesamiento de desechos.

El gobierno decía que estaba bien preparado para la pandemia.

Pero pasó el tiempo y ya con las críticas encima en junio, la encargada de la compra por parte del Invest-H, Sireya Díaz, dijo que desde el principio sabían que “iba ser muy duro para la población esa espera”.

“Compramos los hospitales en marzo y a lo mejor a la población se le hace mucho tiempo que sea en julio que los vamos a tener; quiero decirles que en cuatro meses hacer este trabajo a nivel técnico es una labor titánica”, señalaba.

Pero la llegada de los dos primeros en julio no significó su pronta apertura.

Por el contrario, una inspección del Ministerio Público determinó que había material clínico dañado y algunos productos con fechas de expiración de 2016.

En una amplia investigación, el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) -una asociación civil de Honduras- afirma que hasta octubre el país había recibido solo cuatro de los siete hospitales móviles.

Este jueves será entregado el primero por parte del Invest-H, indicó la Secretaría de Salud a BBC Mundo.

“El hospital ya se ha verificado, se han hecho las pruebas de todo el equipo para atender a los pacientes en estado crítico, Invest-H nos hará la entrega oficial el día jueves (15 de octubre)y nosotros contamos con un plan puesto en marcha”, indicó la ministra de Salud Alba Consuelo Flores.

La verificación sanitaria de los hospitales ha sido “bastante compleja”, por lo que la puesta en marcha bajo estándares nacionales e internacionales de las unidades ha sido lenta.

“No podíamos recibir hasta no estar seguros y nos hemos tomado el tiempo”, indicó Flores, quien aseguró que el hospital móvil para Tegucigalpa está aún en proceso de acondicionamiento y certificación.

¿Qué errores se han detectado?
Tanto quienes protestan contra el gobierno de Hernández como el CNA han señalado que las fallas no solo han golpeado las finanzas públicas, sino también la atención médica de los hondureños.

“Los familiares de los fallecidos por esta crónica de impunidad anunciada deben saber que los responsables de garantizar el acceso a una salud digna, que determinaron no hacerlo, pagarán por sus vínculos a la corrupción”, dijo un portavoz del CNA antes de que se revelara el informe del Tribunal Superior de Cuentas.

El organismo autónomo anticorrupción notificó al Ministerio Público que hay indicios de responsabilidad penal en la adquisición de las clínicas móviles.

Una de las fallas es que Invest-H eligió un intermediario, Elmed Medical System Inc, que no contaba con certificación ni experiencia para proveer hospitales de campaña como los que se instalaron en otras partes del mundo.

“Invest-H no verificó la información presentada” por la empresa, la cual a su vez subcontrató a otra firma sin experiencia para el ensamblaje de los módulos hospitalarios e incluso usó un código de certificación de su proveedor de Turquía para hacerlo pasar como propio.

Además, Invest-H pagó al 100% los US$47 millones sin ninguna garantía de cumplimiento de tiempos y no se cercioró de que su proveedor tuviera personal capacitado para instalar los hospitales.

Los exdirectivos de Invest-H Marco Bográn y Alex Moraes fueron destituidos y podrían enfrentar, junto a otros funcionarios, acusaciones penales.

La institución informó a BBC Mundo que está cooperando con la investigación.

En tanto, a excepción de la de San Pedro Sula, las clínicas que debían estar en funcionamiento en los meses más agudos de la pandemia aún siguen sin tener una fecha de apertura.

Por: BBC News Mundo

Continue Reading

Noticias Nacionales

Cuando el paciente es un presidente, toca obedecer

El presidente Trump “nunca nos ha presionado a hacer nada”, dijo el lunes Sean P. Conley, su médico, a los periodistas en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed.Credit...Doug Mills/The New York Times

WASHINGTON — La excursión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed el domingo por la noche, sus repetidas solicitudes para ser dado de alta y su agresiva negación de la gravedad del coronavirus subrayan el problema inusual y precario que se le presentó a su médico: su paciente también es su jefe.

En el caso de Sean P. Conley, médico de la Casa Blanca y miembro de la Marina, el paciente es su jefe y también es su comandante en jefe. Desobedecer los deseos de Trump podría considerarse como insubordinación, uno de los delitos más graves para los militares.

Trump, como muchos presidentes, eligió a un médico militar porque, desde hace mucho tiempo, han sido considerados como los guardianes más confiables de la salud presidencial y la información médica que debe guardarse celosamente.

Conley, quien se desempeñó como médico de emergencia en la Marina de Estados Unidos, donde tiene el rango de teniente comandante, dijo el lunes que si bien el mandatario “no estaba fuera de peligro”, estaba de acuerdo con la decisión de Trump de abandonar el centro de salud militar en Bethesda, Maryland.

“El presidente ha sido un paciente fenomenal durante su estadía aquí, y ha trabajado mano a mano con nosotros y el equipo”, dijo Conley en una conferencia de prensa en el Walter Reed, en la que anunció que Trump dejaría las instalaciones.

“Él nunca nos ha presionado a hacer nada”, agregó el médico.

Aunque es común que quienes sirven en el ejército sean tratados por un profesional médico de menor rango, solo el presidente ostenta el título de máximo jefe y, en el caso del Walter Reed, técnicamente tiene el mando de todo el centro médico. Al igual que otros presidentes, Trump eligió un médico que mantendría la narrativa de su estado de salud.

“Los presidentes toman estas decisiones basándose en la política, antes que la medicina”, dijo Matthew Algeo, autor de The President Is a Sick Man y otros libros sobre la presidencia. “Y, entre la política y la medicina, hay un conflicto inherente”.

Algeo dijo que el problema había obstaculizado tanto el derecho del público a conocer el estado de salud del presidente que debería establecerse una comisión para reevaluar cómo el encargado de la Oficina Oval recibe atención médica.

Trump está lejos de ser el primer mandatario en tratar de minimizar una condición médica, otros han ido más lejos en sus esfuerzos. Lo que sucede es que el equipo de Trump ha sido particularmente torpe al manejar su condición, dijo Algeo.

Abraham Lincoln estaba incubando la viruela cuando pronunció el Discurso de Gettysburg, una condición que sus ayudantes minimizaron posteriormente. Woodrow Wilson tuvo un derrame cerebral que se ocultó durante cuatro meses y lo incapacitó en gran medida hacia el final de su segundo mandato. La cirugía de cáncer de Grover Cleveland estuvo oculta durante casi un cuarto de siglo. Franklin D. Roosevelt (FDR) y sus colaboradores disfrazaron su incapacidad para caminar sin ayuda, debido a una enfermedad paralítica, así como una serie de graves dolencias al final de su vida. Warren G. Harding tenía un problema cardíaco que no ha sido revelado.

“Mi impresión es que FDR probablemente negaba lo grave que era su condición”, dijo Susan Dunn, profesora de humanidades en Williams College y autora de un libro sobre el expresidente. “También fue una temporada de elecciones para FDR, cuando su salud empeoró de manera tan dramática. Quizás Trump, como FDR, también niega la gravedad de su enfermedad”.

Dunn sostiene que Trump se había “comportado de manera irresponsable y con deliberada ignorancia sobre la gravedad de la pandemia, una verdadera crisis de salud pública, y su insistencia en dejar el hospital solo subraya su comportamiento juvenil y egoísta”.

Las formas de los medios modernos, en particular las redes sociales, hacen que ocultar cualquier enfermedad o deterioro sea mucho más difícil que en generaciones anteriores. De modo que el médico de Trump parece haber elegido otro camino, omitiendo los detalles con vagas líneas de tiempo y un lenguaje impreciso.

Por ejemplo, Algeo dijo que no admitir que Trump requirió oxígeno le “recuerda a la parodia de Monty Python en la que uno de los caballeros al que le cortaron una pierna y luego la otra pierna y luego un brazo dice: ‘Solo es un rasguño’”.

El resultado de la hospitalización de Trump ha sido una confusión generalizada entre quienes pueden haber sido expuestos por el presidente y otras personas a su alrededor que dieron positivo por el virus, y una sensación de que su atención está siendo más coordinada por el Ala Oeste que por los profesionales médicos.

Más inusual es la insistencia de Trump en tratar de reanudar sus actividades normales cuando tiene una enfermedad altamente contagiosa y notablemente volátil, una que es particularmente peligrosa para los hombres de su edad y peso.

“Tener una enfermedad infecciosa no es una razón para mantener a alguien en el hospital”, dijo Leana Wen, excomisionada de salud de la ciudad de Baltimore. “Pero si existe la sospecha de que un paciente pondrá en peligro a otros, a sabiendas y deliberadamente, debería haber una discusión sobre mantener a ese paciente en el hospital contra su voluntad”.

Pero la mayoría de los expertos coincidieron en que los mandatarios tienen la última palabra sobre su atención médica de una manera que no se presenta en la mayoría de los pacientes dentro y fuera del ámbito militar, y esas decisiones terminan reflejándose en los médicos que hablan de sus casos en público.

“En última instancia, todas estas decisiones recaen en el presidente, y eso está poniendo a los hospitales y médicos en una mala posición”, dijo David Lapan, exfuncionario de los Departamentos de Seguridad y Defensa Nacional y coronel retirado de la Marina. “Cuando los médicos salen y dicen cosas en conferencias de prensa que se consideran falsas o confusas, eso hace quedar mal al médico y al ejército”.

El lunes, Conley no dijo si le aconsejó a Trump que fuera a una recaudación de fondos en Nueva Jersey el jueves por la noche. “No voy a entrar en el tema operativo”, dijo, objetando la opinión del presidente de que el coronavirus no era algo que temer. “No voy a entrar en eso”.

Por Jennifer Steinhauer
TheNYTimes

Continue Reading

Suscríbete con nosotros

Introduce tu correo electrónico para suscribirte anuestra web y recibir todas nuestras noticias

Únete a otros 4.114 suscriptores

QUÉDATE EN CASA

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Deportes4 días ago

Teófimo López venció por decisión unánime a Vasiliy Lomachenko

Deportes4 semanas ago

Bradley Wright-Phillips, delantero de Los Angeles Football Club, nombrado Jugador de la Semana de la MLS

Deportes4 semanas ago

Finales de la Liga de Naciones Concacaf reprogramadas para junio de 2021

Deportes4 semanas ago

‘Tenemos que sacrificarnos’: México quiere seguir jugando baloncesto

Deportes3 semanas ago

Se Anuncia el Calendario de la Liga Concacaf Scotiabank 2020

Deportes3 semanas ago

Concacaf lanza nueva marca Copa Oro e identidad visual para el campeonato regional 2021

Espectáculos2 semanas ago

Festival de Cine Dominicano en Nueva York realiza su novena edición de manera virtual

Deportes3 semanas ago

Hablando con Omir Fernández: “Los juveniles de la MLS no tenemos miedo; entrenamos y jugamos con hambre, pasión e intensidad”

Noticias Nacionales2 semanas ago

Juramentan directiva Comunidad Unida del Bronx

Politica3 semanas ago

Debate Trump vs Biden: 4 de los momentos más tensos del primer cara a cara por la presidencia de Estados Unidos

Politica3 semanas ago

Debate Trump vs Biden: caótico enfrentamiento sobre el deterioro político de EE.UU

Noticias Nacionales2 semanas ago

Cuando el paciente es un presidente, toca obedecer

Noticias Nacionales1 semana ago

Honduras: La polémica compra de clínicas móviles para afrontar la pandemia

Politica2 semanas ago

Kamala Harris vs Mike Pence: quién ganó el tenso y monótono debate

Noticias Internacionales3 semanas ago

Conflicto de la basura entre Honduras y Guatemala

Sígueme en Twitter