Los Guatemaltecos Viven entre el fuego de los Volcanes

Por: Elis Peralta

443
Foto: La Prensa

Una de las ciudades más turísticas en Nicaragua Granada se convirtió en un campo de batalla, debido a los enfrentamientos de grupos paramilitares del régimen de Daniel Ortega junto con delincuentes del Barrio Maldito, contra pobladores del barrio Arroyo Carita. El ataque dejó dos muertos y más de cincuenta heridos, además de la Alcaldía de Granada quemada.

Por la tarde, en Granada, hubo saqueos y un grupo de personas encapuchadas quemó la casa municipal del partido de Gobierno, mientras que en la calle El Comercio, otro grupo saqueó la tienda El Gallo más Gallo y Radio Shack; este último ha sido saqueado dos veces.

Los negocios en mención están dentro del perímetro del mercado municipal, por lo que la mayoría de los vecinos dieron testimonio que los saqueadores pasaban con lo robado hacia el Barrio Maldito, sitio que ha sido cuestionado por la población y está ubicado detrás del mercado. Según la ciudadanía, los jóvenes del Barrio Maldito son protegidos por la Policía Nacional y reciben dinero, municiones y morteros para atacar al otro grupo del Arroyo Carita.

José Antonio Maltés, de 23 años, vivía en el barrio que fue atacado por los paramilitares de la Juventud Sandinista. Según los pobladores, murió por un impacto de bala cerca de una de sus costillas.

Maltés no participaba de las protestas, pero se asomó al lugar del enfrentamiento. Su familia no quiso hablar con ningún medio de comunicación. La otra víctima fue el comerciante Jaime Arana, quien era parte del equipo de primeros auxilios del mercado; compañeros de trabajo lamentaron su deceso y dijeron que recibió un disparo en la cabeza.

Acuerdo no fue respetado, El sacerdote Roberto Carlos Aragón, de la iglesia San Judas Tadeo, en Granada, relató que previo al enfrentamiento de ayer no habían podido dormir debido a ataques anteriores. Para evitar una escalada mayor de violencia, este lunes sostuvieron una reunión con representantes del mercado de Granada, la calle La Concepción, el barrio Arroyo Carita, el secretario político Juan Francisco Rodríguez y el comisionado mayor Alejandro Ruiz; el acuerdo era que se evitaría cualquier tipo de enfrentamiento.

Contrario a lo dispuesto, la mañana del martes, según los jóvenes auto convocados, los paramilitares de la Juventud Sandinista entraron a atacar el barrio Arroyo Carita, el cual estaba atrincherado ante el asedio y los manifestantes reaccionaron.

El enfrentamiento empezó a las 5:45 de la mañana, momentos en los que los paramilitares lograron avanzar hasta una cuadra antes de llegar a la Parroquia Xalteva, por lo que repicaron las campanas de la iglesia, alarma a la que se unió la Parroquia La Merced y la Catedral.

Monimbó, Diriá y Nindirí reforzaron a autoconvocados. Ante el ataque que sufrían los autoconvocados de Granada, un grupo de Monimbó, pobladores de Diriá y Nindirí llegaron a apoyarlos y repelieron a los paramilitares hasta la zona del parque central, cerca de la Alcaldía de la Gran Sultana, la cual resultó quemada en medio del enfrentamiento.

La represión por parte de los paramilitares fue terrible. Mientras los autoconvocados solo tenían piedras y morteros para defenderse, los otros usaban armas hechizas y bombas de gran impacto.

Pese a que los manifestantes habían logrado replegar a los atacantes, estos volvieron a la carga y los hicieron retroceder cerca a la iglesia de Xalteva. Después de toda la mañana de resistencia ciudadana, los ataques finalizaron antes de la 1:00 de la tarde.

“Que Ortega se vaya”Durante la resistencia de los autoconvocados, los jóvenes quemaron una bandera del partido de Gobierno en señal de rechazo al presidente designado por el poder electoral, Daniel Ortega.

Asimismo, expusieron que su demanda es que Ortega deje el poder. Los jóvenes mostraron los casquillos de balas que el grupo afín al Gobierno les lanzaba, sin ningún tipo de discriminación. Por otro lado, en horas de la tarde, la Policía de Granada hizo una barricada en la estación cercana al parque Sandino.