Kairos del Shaddai / Caminar en Fe

220

Hoy día se hace tan necesario fortalecernos en la fe, en medio de un mundo lleno de desafíos, de sueños, inquietudes, responsabilidades y metas que alcanzar.

Necesitamos llenarnos de esa fe genuina, que confía ciegamente en aquel que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable. Confiar en Dios, nuestro refugio de vida eterna; que nos dice no temas yo te ayudo.

No importa por la situación que estés enfrentando, porque hay un Dios de todo amor y Poderoso, que te llama y te dice: “Venid a mí todos los que están trabajados y cargados, y yo los haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga”. (Lucas: 10: 28-30).

Muchas veces nos preguntamos que es la fe, y se confunde mucho la fe con el optimismo, o ser positivo, es bueno serlo, pero caminar en fe, es disfrutar del fluir y la manifestación plena de Dios. Por eso Jesús nos manda a que caminemos más allá del positivismo u optimismo, que no es más que una actitud mental de esperar lo bueno.

Pero la fe es diferente, es creer en el poder de Dios y en su palabra. “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos. Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía”. (Hebreos 11:1-3)

“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, más cortante que toda espada de dos filo; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”. (Hebreos 4:12-13)

“Así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mi vacía, antes hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié”. (Isaías 55:11)

Es importante recordar el propósito de Dios y su palabra, que es ayudarte, fortalecerte, cambiar tu lamento en baile, ceñirte de alegría, darte paz; abrir esas puertas que están cerradas, para que puedas cruzar y alcanzar las promesas que van a traer las bendiciones que necesitas para tu vida, tu familia, tu salud, tus finanzas, en todas tus situaciones; pero lo más relevante, es proporcionarte salvación y vida.

Dios les bendiga.