Connect with us

Noticias Internacionales

Los fallos económicos de Macri podrían ocasionar el regreso del kirchnerismo

Argentina.– La pintura turquesa se está desprendiendo de los muros de la humilde vivienda de Claudia Verónica Genovesi. Su techo tiene goteras, pero ella y su esposo —ambos empleados de limpieza en unas oficinas— no pueden costear la reparación.

En las calles irregulares del barrio al otro lado del camino, donde las apestosas letrinas se ubican junto a chozas hechas con láminas oxidadas de aluminio, las familias han perdido las esperanzas de tener cloacas.

A los residentes no les cuesta trabajo encontrar una explicación para sus penurias: desde que Mauricio Macri asumió la presidencia, hace más de tres años, se ha distanciado del populismo que reducía el presupuesto de la Argentina durante gran parte del siglo pasado, y ha implementado la sombría aritmética de la ortodoxia económica.

Macri recortó los subsidios para la electricidad, el combustible y el transporte, lo que ha generado que los precios se disparen y, recientemente, hizo que Genovesi, de 48 años, cancelara su servicio de gas, por lo que no puede usar su estufa. Como la mayoría de sus vecinos, se conecta de manera ilegal a las líneas eléctricas que corren a lo largo de las calles rústicas y llenas de baches.

“Es un gobierno neoliberal”, dijo ella. “Es un gobierno que no favorece al pueblo”.

Las tribulaciones que se viven en las modestas viviendas de esa zona son una consecuencia previsible del alejamiento de Macri del populismo de izquierda. Él prometió reducir los déficits monumentales de Argentina al disminuir la generosidad del Estado. El problema es que los argentinos todavía no han experimentado lo que el mandatario prometió: la reactivación económica que supuestamente ocurriría después de los dolorosos recortes.

Los simpatizantes de Macri proclamaron su elección en 2015 como un milagroso brote de normalidad en un país con una reputación bien ganada por su histrionismo. Él terminaría con el gasto irresponsable que provocó que la Argentina cayera en suspensión de pagos en ocho ocasiones. La austeridad ganaría la confianza de los grupos financieros internacionales, lo que atraería inversiones que generarían empleos y nuevas oportunidades.

No obstante, conforme Macri busca la reelección este año, los argentinos lamentan cada vez más que no ven ningún progreso. Incluso los negocios que han sido beneficiados por sus reformas se quejan de que ha fracasado en la ejecución, al dejar a la nación enfrentar la misma fórmula de miseria que la ha plagado durante décadas. La economía se está contrayendo. La inflación es superior al 50 por ciento y el desempleo está estancado por encima del 9 por ciento. La pobreza aflige a un tercio de la población, y la cifra está en aumento.

Más allá de la situación que se vive en este país de 44 millones de personas, el gobierno de Macri está poniendo a prueba las ideas que darán forma a la política económica, en una era de recriminación ante cualquier estrategia que aumente la desigualdad. Su presidencia supuestamente ofrecería un escape al gasto despilfarrador mientras se establece una ruta alternativa para los países que se enfrentan al ascenso mundial del populismo. Ahora, su mandato amenaza con convertirse en la antesala del regreso al populismo.

Conforme se acerca la elección de octubre, Macri batalla con la creciente posibilidad de una candidatura por parte de la presidenta que lo antecedió, Cristina Fernández de Kirchner, que enfrenta una serie de acusaciones criminales por corrupción. Su gasto sin freno ayudó a generar la crisis que Macri heredó. Su regreso sería visto como un reproche hacia las reformas orientadas al mercado, además podría significar que el país regresaría a su tradición política: el populismo de izquierda, en incómoda proximidad a la insolvencia económica.

El peso argentino perdió la mitad de su valor contra el dólar el año pasado, lo que causó que el banco central aumentara las tasas de interés a un nivel superior al 60 por ciento, una decisión que afecta al comercio. Argentina se vio obligada a asegurar un rescate de 57.000 millones de dólares por parte del Fondo Monetario Internacional, lo que causó una profunda herida en la dignidad de los argentinos dado que el fondo es ampliamente despreciado por la austeridad que impuso a finales de la década de los noventa, una medida que convirtió la recesión económica de ese momento en una depresión.

A Macri no le sobra el tiempo. Los recortes al gasto que él decidió afectaron a la población de inmediato. Los beneficios prometidos mediante sus reformas —una moneda estable, influencia más controlada, nuevas inversiones y empleos— podrían tomar años en materializarse, lo que dejaría a los argentinos enojados y con añoranza por el pasado.

Macri prometió que su mandato sería una forma de gobierno ideal para estos tiempos, una dosis crucial de fuerzas del mercado mezcladas con programas sociales.

No obstante, ante los ojos de los argentinos, el país simplemente ha vuelto a caer en la rutina que ha definido a la vida nacional desde el tiempo que la mayoría de la gente puede recordar.

“Vivimos emparchando cosas”, dijo Roberto Nicoli, de 62 años, que administra una compañía de cubiertos de mesa afuera de la capital, Buenos Aires. “Nunca reparamos las cosas. Yo siempre digo: ‘Cuando nos comience a ir mejor, empezaré a prepararme para la próxima crisis’”.

Cultivando una fortuna
Como muchos granjeros argentinos, Roque Tropini es propenso a discutir el presente al contar historias sobre el pasado.

Hace un siglo, Argentina se ubicaba entre las naciones más ricas de la Tierra. Para Tropini, ese estatus resultó del extenuante trabajo de pioneros como su abuelo, que llegó a la provincia de Entre Ríos de su nativa Italia y convirtió a la tierra en prosperidad.

Una tarde, Tropini, de 69 años, condujo su auto por el molino de harina que su abuelo erigió en 1920, junto a lo que en ese entonces era una parada desierta de un nuevo ferrocarril. Se detuvo frente a la inmensa iglesia que su abuelo construyó en el pueblo que se expandió alrededor del molino, Viale. Él la llamó Parroquia de Santa Ana, en homenaje a la catedral de su pueblo natal en el norte de Italia.

Manejó hacia sus campos, donde el resplandor dorado del sol iluminaba hileras de soya que se extendían hasta el horizonte. Una máquina cruzaba por el lugar mientras cosechaba cultivos que, en su mayoría, serían exportados a China.

Según Tropini, sin los esfuerzos de su familia, Viale sería un lugar en blanco en el mapa. Si tan solo la historia terminara ahí, dijo. Sin embargo, la historia trajo a los populistas que han gobernado Argentina durante la mayor parte de su vida adulta.

Al principio estaba Juan Domingo Perón, el carismático general del ejército que fue presidente de 1946 a 1955, y que luego volvió a gobernar de 1973 a 1974. Tuvo mano dura y usó el poder del Estado para defender a los pobres. Él y su esposa, Eva Duarte —ampliamente conocida como Evita— dominaron la vida política mucho tiempo después de sus muertes, lo que inspiró a políticos de todo el espectro ideológico a seguir su camino.

Entre los más vehementes peronistas se encontraban Néstor Kirchner, presidente de 2003 a 2007, y su esposa, Cristina Fernández de Kirchner, que asumió el cargo en 2007 y permaneció en el poder hasta que Macri fue electo en 2015.

Su versión del peronismo —que se conoce como kirchnerismo— era decididamente de izquierda, al despreciar el comercio global como una fuerza malévola. Extendieron las becas en efectivo a los pobres e impusieron impuestos a las exportaciones agrícolas en una apuesta para mantener bajos los precios de los alimentos argentinos.

Como lo cuentan los agricultores del país, el kirchnerismo es solo un término elegante para la confiscación de su fortuna y la dispersión de los ganancias a los sectores de la población que no eran productivos. Ellos señalan como responsable al impuesto del 35 por ciento que Fernández le impuso a las exportaciones de frijol de soya.

“Teníamos un dicho: ‘Por cada tres camiones que se iban al puerto, uno era para Cristina Kirchner’”, dijo Tropini.

Debido a todo eso, Tropini festejó la llegada del nuevo presidente.

Macri prometió modernizar el gobierno al mismo tiempo que reforzaría la posición de Argentina ante los inversionistas internacionales. Los tecnócratas cosmopolitas de su gobierno disfrutaron enormemente su papel como el antídoto a las fuerzas destructivas que arrasaban el continente.

“Somos un país que está luchando para apartarse de un legado de populismo que ha fracasado”, dijo Marcos Peña, el jefe de gabinete de Macri, en una entrevista reciente. “Nosotros aceptamos esa idea de mostrarle a la región y al mundo, pero especialmente a los argentinos, que con una sociedad más abierta, con un sistema político más abierto, con una economía más abierta, puede irnos mejor que con una cultura estatal cerrada y populista”.

Entre las primeras cosas que el nuevo presidente anunció fue una reducción gradual en los impuestos a la exportación.

“Finalmente, podías respirar”, dijo Tropini, el agricultor.

Él estaba libre de los Kirchner, pero a merced de la naturaleza. Las inundaciones de 2016 arrasaron con más de la mitad de sus cultivos. El año pasado una sequía causó más caos.

“Esta cosecha, este año, es un regalo de Dios”, dice.

No obstante, si el cielo está cooperando ahora, y si las personas en Buenos Aires representan el cambio, Tropini critica el fracaso de Macri para superar la crisis económica.

Una moneda más débil hace que los frijoles de soya argentinos sean más competitivos, pero también incrementa el costo del diésel que Tropini necesita para operar su maquinaria. Las altas tasas de interés hacen que sea imposible para él comprar otra cosechadora, lo que le permitiría expandir su granja.

En septiembre, afectado por una caída en los ingresos del gobierno, Macri volvió a instaurar algunos impuestos a la exportación.

“Ese dinero sirve para pagar programas sociales para personas que no están trabajando”, se queja Tropini. “Se destina para apoyar la pereza. Mucha gente se acostumbró a no trabajar durante el peronismo. Se han llevado mi producción tantos años. No se lleven todas mis ganancias. Dejen algo para mí”.

¿Qué salió mal?
Por qué la economía continúa mal es el tema de un debate que podría determinar si Macri logra reelegirse o si Argentina cambia de rumbo nuevamente hacia el populismo.

Los economistas son enfáticos en que los problemas de Argentina son tan enormes que cualquier gestión habría enfrentado graves dificultades.

Fernández había legado un desastre total —un déficit presupuestal de alrededor del ocho por ciento de la producción económica anual del país—, según las autoridades. La recopilación de datos había sido errática y sujeta a manipulación política, lo que dificultaba poder determinar el alcance de la crisis.

Desde hace tiempo, el gobierno operaba como un benefactor de las masas al despreciar las matemáticas presupuestarias como una conspiración de derecha. Macri fue el aguafiestas con una hoja de cálculo que detuvo las celebraciones, consciente de que un mayor gasto ocasionaría hiperinflación.

“El presidente estuvo muy consciente desde el primer día de que tenía que trabajar tan rápido como fuera posible”, dijo Peña, el jefe del gabinete de ministros. “Cuando eres un país descompuesto y en bancarrota, tienes que impactar en términos de credibilidad”.

En los primeros años del gobierno de Macri, la administración retiró los controles sobre el valor del peso y relajó los impuestos a las exportaciones. Los amos de las finanzas internacionales respondieron con un aumento repentino de inversiones. La economía creció casi un tres por ciento en 2017 y posteriormente se aceleró en los primeros meses del año pasado.

No obstante, los inversionistas se retiraron conforme se volvían más temerosos de los déficits de Argentina, lo que ocasionó que el peso se desplomara y despegara la inflación. Esa tendencia continuó el año pasado por lo que el banco central emprendió un esfuerzo para respaldar la moneda al vender sus reservas en dólares y así tratar de frenar el descenso del peso. A medida que las reservas disminuían, los inversionistas presenciaron el espectáculo de un gobierno que fracasa en restaurar el orden. El éxodo de dinero se intensificó, y otra potencial suspensión de pagos se acercaba, lo que llevó a un Macri abrumado a aceptar un rescate del Fondo Monetario Internacional.

Algunas personas acusan al gobierno de realizar una cobarde persecución del gradualismo, al recortar el gasto con demasiada lentitud sin evitar el enojo de las masas. Argentina vendió 100.000 millones de dólares en bonos del gobierno durante los primeros dos años y medio de Macri, al explotar su relación favorable con los encargados de las finanzas internacionales. El efectivo permitió que el gobierno mantuviera algunos programas sociales.

“Todos quieren prestarte dinero, ¿así que por qué serías tan tacaño?”, dijo Fausto Spotorno, economista jefe en Orlando J. Ferreres & Asociados, una firma de consultoría en Buenos Aires. “Creyeron que podían posponer la crisis y gradualmente salir de ella”.

Entre los errores que generaron más consecuencias está la decisión del gobierno de incluir al banco central de Argentina en un anuncio de diciembre de 2017 de que elevaría su meta para la inflación. Los mercados interpretaron eso como una señal de que el gobierno se estaba dando por vencido en su guerra contra la inflación al optar por una apuesta tradicional: imprimir más dinero en vez de recortar el gasto.

“Se volvió claramente un símbolo de la idea de que habíamos socavado la independencia del banco central”, reconoció Peña, el jefe de gabinete de ministros.

Otras personas acusan a Macri de fallar en fijar expectativas realistas. Insistió en que podía fácilmente derrotar a la inflación al mismo tiempo que reducía los subsidios, lo que elevó precios para servicios básicos claves como la electricidad.

En cualquier caso, la economía es un desastre, y los negocios están ansiosos.

“La gente tiene miedo”, dijo Nicoli, propietario de la compañía de cuchillería, Prinox LLC, que fue fundada por su abuelo en 1942.

El gobierno insiste en que vendrán días mejores. Los recortes al gasto han disminuido el déficit presupuestario a un tres por ciento anual de la producción económica. Argentina nuevamente está integrada en la economía global.

“No hemos mejorado, pero los cimientos de la economía y la sociedad están mucho más saludables”, dijo Miguel Braun, secretario de Política Económica del Ministerio de Hacienda. “Argentina está en un mejor lugar para generar un par de décadas de crecimiento”.

En la cuchillería, Nicoli se burla.

“Eso solo es posible a través de la magia, y nadie les cree”, dice. “Este es el peor momento. Y pienso que se va a poner peor”.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Deja un comentario

Noticias Internacionales

Arrestan al séptimo precandidato presidencial en Nicaragua antes de las elecciones

GETTY IMAGES / El gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo enfrenta fuertes críticas internacionales por la oleada de arrestos de opositores antes de las elecciones.

Noel Vidaurre se convirtió este sábado en el séptimo precandidato a la presidencia de Nicaragua arrestado por el gobierno de Daniel Ortega antes de las elecciones del 7 de noviembre.

La Policía Nacional nicaragüense informó que Vidaurre, de 66 años, fue puesto bajo custodia policial en su domicilio para investigarlo por presunta traición a la patria.

Se trata de una acusación similar a la que han recibido varios de los otros seis aspirantes a la presidencia de Nicaragua detenidos en los últimos dos meses junto con más políticos, activistas y periodistas.

La policía informó este sábado que también pusieron bajo arresto domiciliario a Jaime Arellano, un comentarista político crítico de Ortega.

Estados Unidos atribuyó las detenciones de este sábado directamente a Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

“El candidato presidencial Noel Vidaurre y el periodista Jaime Arellano son apenas las últimas víctimas de una despreciable campaña para criminalizar a la oposición pacífica”, tuiteó la subsecretaria de Estado interina para asuntos del Hemisferio Occidental de EE.UU., Julie Chung.

“El día que los votantes nicaragüenses están confirmando su registro (en el padrón electoral) Ortega y Murillo arrestan a dos opositores políticos más”, sostuvo la funcionaria.

Una lista creciente

Vidaurre es precandidato presidencial por la Alianza Ciudadanos por la Libertad (CxL), un grupo político opositor en el país centroamericano.

Al igual que otros políticos nicaragüenses, su arresto se produjo por una ley aprobada en diciembre de forma urgente por la Asamblea Nacional que controla el sandinismo.

La policía indicó que Vidaurre y Arellano son investigados por presuntos “actos que menoscaban la independencia, la soberanía y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, y pedir intervenciones militares”.

Esto confirma que en el país continúa la serie de detenciones de aspirantes presidenciales que ha sido criticada por varios países y grupos defensores de derechos humanos.

Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro, Miguel Mora y Medardo Mairena son otros precandidatos arrestados en las últimas semanas.

Varios están incomunicados en lugares que las autoridades mantienen en reserva.

Entre los detenidos también hay desde excompañeros de lucha de Ortega en la revolución sandinista de 1979 hasta líderes estudiantiles.

Ortega, quien a los 75 años busca permanecer en el poder que ejerce desde 2007, justificó el mes pasado la detención de opositores afirmando sin presentar pruebas que son “criminales” que quieren “derribar al gobierno”.

Las candidaturas en Nicaragua deben registrarse entre el 28 de julio y el 2 de agosto, pero la ley impide hacerlo a quienes enfrentan procesos en su contra.

Por: BBC News Mundo

Continue Reading

Noticias Internacionales

Las protestas sociales marcan atípico Día de la Independencia en Colombia

ntegrantes de la primera línea marchan hoy por las calles de Bogotá (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas

Bogotá, 20 jul (EFE).- Las protestas contra el Gobierno colombiano volvieron este martes a la calle con motivo del Día de la Independencia y de la instalación del Congreso Nacional, al que oficialismo y oposición presentaron proyectos de ley relacionados con las demandas sociales que impulsaron las movilizaciones.

La jornada de manifestaciones transcurrió festiva en las principales ciudades del país donde miles de personas plantaron sus demandas de justicia, empleo, salud y educación, así como exigieron al Estado respetar la vida y los derechos humanos.

Sin embargo, hubo disturbios en Medellín y en Manizales, donde manifestantes se enfrentaron a la Policía.

‘Que pare la violencia policial excesiva contra los manifestantes y en particular contra los jóvenes’, dijo el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Francisco Maltés, al comenzar un concierto en Bogotá de la banda de rock Aterciopelados.

El presidente colombiano, Iván Duque, respondió de manera anticipada a esos reclamos durante el discurso con el que abrió el nuevo periodo de sesiones del Congreso, en el que reconoció que el país tiene una ‘deuda histórica’ con los más pobres.

‘Sabemos y entendemos que hay deudas históricas que saldar, que son muchas las frustraciones que como sociedad sentimos, pero la solución la encontramos trabajando en equipo’, manifestó Duque ante el Congreso en pleno, que este año, por las protestas convocadas, fue instalado a las 9 de la mañana y no a las 3 de la tarde como es tradición.

Duque también rindió un homenaje en la celebración del Día de la Independencia a las Fuerzas Militares y de Policía, a las familias de todas las víctimas de la pandemia y de la violencia del país, al tiempo que pidió a los colombianos ‘encontrar soluciones que nos engrandezcan como sociedad’.

RECHAZO A LA VIOLENCIA POLICIAL
Duque enfrenta desde el pasado 28 de abril una crisis social sin precedentes en la historia reciente del país que estalló por el rechazo de buena parte de la sociedad, principalmente de la población joven, a la política fiscal de su Gobierno.

Aquellas multitudinarias movilizaciones de mayo y junio transcurrieron generalmente de forma pacífica, pero en ciudades como Cali y Bogotá estuvieron marcadas por la violencia.

La Fiscalía colombiana ha documentado más de una veintena de muertes en los 50 días de protestas pero diversas organizaciones de derechos humanos elevan esa cifra a 84, al menos 20 por disparos de la Policía, y así se lo manifestaron a la misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que visitó el país en junio.

Por esa razón, el presidente presentó este martes ante el Congreso el Proyecto de Transformación Integral de la Policía Nacional, que promueve un espíritu de proximidad a los ciudadanos, transparencia en los procedimientos de la institución y fortalecimiento en la protección de los derechos humanos.

También dio inicio al trámite legislativo de un proyecto de ley para el nuevo estatuto de carrera para la profesionalización del servicio en la Policía, con el que espera impulsar el ‘respeto, las garantías y la protección de la protesta pacífica’.

COMITÉ DE PARO PRESENTA PROYECTOS DE LEY
En esta jornada, el Comité Nacional de Paro (CNP), convocante de las manifestaciones, presentó también 10 proyectos de ley en los que recogen las demandas que llevaron a las mesas de diálogos con el Gobierno, que terminaron hace más de un mes sin ningún acuerdo.

Los sindicatos esperan que el Congreso dé trámite a sus propuestas que incluyen una renta básica de un salario mínimo mensual por un año para 7,5 millones de hogares, gratuidad universal de la educación superior pública, fortalecimiento de la red pública de salud, apoyo para la reactivación económica de las mipymes y el sector agropecuario y acciones contra las violencias de género, entre otras propuestas.

Maltés agradeció a los manifestantes por apoyar de forma pacífica los proyectos del CNP y dijo que las movilizaciones artísticas y culturales, con las que rechazaron hoy ‘las políticas del Gobierno’, son una forma legítima de ‘expresar la indignación’.

RECLAMOS DE LA OPOSICIÓN
Por su parte, la oposición legislativa de izquierdas, cuestionó a Duque por abandonar el recinto del Congreso sin escuchar la réplica a su discurso, intervención a la que tienen derecho por ley.

‘Hemos retrocedido en materia de derechos humanos a las oscuras épocas del Estatuto de Seguridad (de la década de 1980). El incumplimiento y los ataques al acuerdo de paz, nos conducen al recrudecimiento de la violencia, las masacres y el asesinato sistemático de líderes sociales y ambientales’, dijo el senador Antonio Sanguino, del partido Alianza Verde.

El congresista también criticó al oficialismo por, según manifestó, no haber brindado garantías suficientes para el legítimo ejercicio de la protesta social, estigmatizar a la oposición y acusarla de ser cómplice de una estrategia de desprestigio internacional.

‘Escuchamos a Iván Duque y millones pensamos que vive en un país que definitivamente no es Colombia. Se va (del Congreso) justo cuando iba a hablar la oposición, entonces hemos tomado la decisión de no hablarle a un presidente que delega su oreja, sino de hablarle a Colombia’, dijo en su discurso la representante María José Pizarro, del movimiento de izquierdas Lista de la Decencia.

La representante aseguró que Colombia está viviendo una de las épocas más dolorosas de su historia y añadió que ‘ese es el legado del Gobierno de Iván Duque’, quien será recordado por ‘dolor, por pobreza, por indiferencia, por mezquindad’. EFE

Continue Reading

Noticias Internacionales

Cafeteando por Jesús Vélez Banegas | 13-7-2021

LA NOTICIA ME agarró de sorpresa, de un paró cardíaco falleció Allard Plummer me dijo mi amigo Omar Murcia. El otrora delantero de Marathon era el padre de Carlos Alberto, goleador de Real España y de la Selección Nacional.

LLEGARON A MI mente los recuerdos de Plummer en Honduras traído por el entonces entrenador Héctor “Mico” Mejía, en 1972, a las filas de Marathon. Antes habían estado los también ticos Luis y Fernando Aguilar y el medio campista Gonzales.

LA HISTORIA De Allard Plummer tiene muchos pasajes futbolísticos y personales que valen la pena registrarlos para que no se pierdan porque, al fin y al cabo son parte del fútbol hondureño.

EL ESPIGADO JUGADOR tico procedente de Puerto Limón llegó como centro delantero y rindió pues con su físico se imponía, a las defensas contraías, era bueno para cabecear y le pegaba potente de derecha e izquierda.

SU RENDIMIENTO como goleador en el Marathon fue noticia que rebotó en Costa Rica y entonces el Cartagines mandó a buscar al jugador con un dirigente de apellido Volio. Era una violación porque el futbolista tenía contrato vigente.

ME ACUERDO QUE el finado Andrés Torres h, redactor deportivo por ese entonces escribió al respecto sobre lo que decía FIFA. Andrés, en su momento había sido secretario del Directorio de la Federación Deportiva Extraescolar de Honduras y sabía del tema.

AL ENTERARSE la directiva de Marathon de la presencia de Volio en el Hotel Sula se movilizó y encomendó al ingeniero Jerónimo Sandoval (QDDG) investigar.

AL FINAL DEL día el enviado de Cartagines, con varios “tapis entre pecho y espalda” informó que Allard Plummer, salía para Costa Rica desde el aeropuerto Toncontín.

ENTONCES JUNTO a Mario Escobar Ferman salimos a media noche hacia Tegucigalpa, para amanecer en la terminal aérea a la espera de la llegada del jugador.

NO TARDO EN LLEGAR con su maleta y le salimos al paso lo que le sorprendió. Le hicimos saber que por su actuación podría ser suspendido del fútbol por lo que retornó a San Pedro Sula, con nosotros.

EN ESE PUNTO se da inicio a otra historia y es que conoce a una joven femenina, limeña, con quien mantiene relaciones amorosas y sale embarazada. Nace un niño al que bautizan con el nombre de Carlos Alberto.

ESE NIÑO CRECE en La Lima y da muestras de tener cualidades futbolísticas y es federado en un equipo que en ese tiempo era reserva de Olimpia.

CONOCIDAS SUS facultades es llevado a Tegucigalpa, pero el jovencito no se encuentra cómodo. Entonces lo ve en su paso por el barrio donde vivía, Sergio Amaya (QEPD) y lo invita a retornar a San Pedro Sula, lo que Carlos Alberto acepta de inmediato. El caso del pase deportivo fue motivo de una discusión legal que llegó a un Congreso del Fútbol en donde se resuelve el futbolista puede jugar, en propiedad, con Real España.

LA FAMA DE goleador de Carlos Alberto Pavón, crece, se le conocía como “Plummer” pues se sabía era hijo, no reconocido, de Allard, ya dije en su momento goleador de Marathon.

SE ME OCURRIO entonces provocar un encuentro entre Carlos Alberto Pavón y su padre Allard Plummer y para ello cuento con el apoyo del entonces dirigente de Real España Roberto Reyes Silva y de Ricardo Hidalgo gerente del medio de comunicación del cual, yo era, jefe de redacción de la sección deportiva.

COMO ERA UNA nota exclusiva, se manejó en reserva. El encuentro, entre padre e hijo se dá en el Hotel San Anthonny. La cámara de Gerardo Mazariegos dejó constancia para la historia del momento de ese primer encuentro. El, exitoso, joven futbolista no superaba los veinte años.

NO FUE FACIL, limar las asperezas de los años pasados con muchas dificultades por quien se convirtió en el histórico goleador de Real España y de la Selección Nacional. Con el paso de los años padre e hijo superaron todo y Carlos Alberto tuvo el reconocimiento de su progenitor y su primer apellido pasó de ser Pavón a Plummer, se supo.

HOY CARLOS Alberto Plummer Pavón es un reconocido analista del fútbol en una cadena de televisión de Estados Unidos. Antes fue entrenador del equipo donde jugó su padre, Marathon. Tambien estuvo por La Ceiba con El Vida.

QUE DESCANSE EN Paz Allard Francisco Plummer Miller, quien en su paso por Honduras se convirtió en protagonista de la historia de nuestro fútbol.

CAFÉ CALIENTE. ¿ Como cree, usted, nos irá en Los Juegos Olímpicos y en la Copa Oro? Jesus29646@yahoo.com

Continue Reading

Noticias Internacionales

Daniel Ortega está destrozando el sueño nicaragüense

La palabra “asesino” está sobrepuesta al rostro del presidente Daniel Ortega en un mural de 2018 en Managua, Nicaragua.Credit...Esteban Felix/Associated Press

¿Vendrán por mí? ¿Qué se sentirá ser encarcelada por la misma gente con la que peleé hombro a hombro para derrocar la dictadura de 45 años de los Somoza en Nicaragua, mi país?

En 1970, me uní a la resistencia urbana clandestina del Frente Sandinista de Liberación Nacional, conocido como FSLN. Tenía 20 años. La larga y sangrienta lucha para librarnos de Anastasio Somoza Debayle ahora es un recuerdo que produce un orgullo agridulce. Alguna vez fui parte de una generación joven y valiente dispuesta a morir por la libertad. De los diez compañeros que estaban en mi célula clandestina, tan solo sobrevivimos dos. El 20 de julio de 1979, tres días después de que Somoza fue expulsado gracias a una insurrección popular, entré caminando a su búnker en una colina desde donde se veía Managua, llena del sentimiento de haber logrado lo imposible.

Ninguna de esas ilusiones sobrevive el día de hoy. En retrospectiva, para mí está claro que Nicaragua también pagó un costo demasiado alto por esa revolución. Sus jóvenes líderes se enamoraron demasiado de sí mismos; pensaron que podíamos superar todos los obstáculos y crear una utopía socialista.

Miles murieron para derrocar a Anastasio Somoza y muchos más perdieron la vida en la guerra de los contras que le siguió. Ahora, el hombre que alguna vez fue elegido para representar nuestra esperanza de cambio, Daniel Ortega, se ha convertido en otro tirano. Junto con su excéntrica esposa, Rosario Murillo, gobiernan Nicaragua con puño de hierro.

Ahora que las elecciones de noviembre se acercan cada vez más, la pareja parece poseída por el miedo de perder el poder. Atacan y encarcelan a quien consideren un obstáculo para ellos. En las últimas semanas, encarcelaron a seis candidatos presidenciales y arrestaron a muchas personas más, entre ellas a figuras revolucionarias prominentes que alguna vez fueron sus aliadas. El mes pasado, incluso fueron tras mi hermano. Para evitar ser capturado, huyó de Nicaragua. No estaba paranoico: tan solo unos días más tarde, el 17 de junio, más de una veintena de policías armados hicieron una redada en su casa; lo estaban buscando. Su esposa estaba sola. Buscaron en cada rincón y se fueron después de cinco horas.

La noche siguiente varios hombres enmascarados y armados con cuchillos y un rifle entraron a robar a su casa. Se escuchó a uno de ellos decir que era un “segundo operativo”. Otro amenazó con matar a su esposa y violar a mi sobrina, que había llegado para pasar la noche con su madre. Ortega y Murillo parecen estar usando la forma más cruda de terror para intimidar a sus opositores políticos.

En lo personal, nunca admiré a Ortega. A mí siempre me pareció un hombre mediocre e hipócrita, pero su experiencia en la calle le permitió aventajar a muchos de sus compañeros.

En 1979, fue la cabeza del primer gobierno sandinista y el presidente de 1984 a 1990. La derrota frente a Violeta Chamorro en las elecciones de 1990 dejó una cicatriz en la psique de Ortega. Regresar al poder se volvió su única ambición. Después del fracaso electoral, muchos de nosotros quisimos modernizar el movimiento sandinista. Ortega no aceptó nada de eso. Consideró nuestros intentos de democratizar el partido como una amenaza a su control. A quienes no estuvimos de acuerdo con él nos acusó de venderle el alma a Estados Unidos, y se rodeó de aduladores. Su esposa se puso de su lado aun después de que su hija acusó a Ortega, su padrastro, de haber abusado sexualmente de ella a la edad de 11 años, un escándalo que habría sido el fin de la carrera de otro político.

De hecho, Murillo, a quien se le ha caracterizado como una Lady Macbeth tropical, renovó la imagen de Ortega con astucia luego de que este perdió dos elecciones más. Sus ideas New Age aparecieron en símbolos de amor y paz y pancartas pintadas con colores psicodélicos. De manera muy conveniente, Ortega y su esposa se metamorfosearon en católicos devotos tras décadas de ateísmo revolucionario. Para tener a la Iglesia católica más de su lado, su némesis en la década de 1980, Ortega accedió a respaldar una prohibición total al aborto. También firmó en 1999 un pacto con el presidente Arnoldo Alemán, quien luego fue declarado culpable de corrupción, para llenar puestos de gobierno con cantidades iguales de partidarios. A cambio, el Partido Liberal Constitucionalista de Alemán accedió a reducir el porcentaje de votos necesarios para ganar la presidencia.

Funcionó. En 2006, Ortega ganó con tan solo el 38 por ciento de los votos. En cuanto asumió el cargo, comenzó a desmantelar instituciones estatales ya de por sí debilitadas. Obtuvo el apoyo del sector privado al permitirle tener voz y voto en las decisiones económicas a cambio de que aceptara sus políticas. Modificó la Constitución, la cual prohibía expresamente la reelección, para que se permitiera una cantidad indefinida de reelecciones. Luego, en 2016, en la campaña para su tercer periodo, Ortega eligió a su esposa para la vicepresidencia.

Ortega y Murillo parecían haber asegurado su poder hasta abril de 2018, cuando un grupo de esbirros sandinistas reprimió con violencia una pequeña manifestación en contra de una reforma que iba a reducir las pensiones de seguridad social. Varias protestas pacíficas arrasaron todo el país. Ortega y Murillo reaccionaron con furia y combatieron la revuelta con balas: 328 personas fueron asesinadas, 2000 lesionadas y 100.000 exiliadas, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Paramilitares armados deambularon por las calles matando a diestra y siniestra, y los hospitales tenían la orden de negar la asistencia médica a los manifestantes heridos. Los doctores que desobedecieron fueron despedidos. El régimen impuso un estado de emergencia de facto y suspendió los derechos constitucionales. Se prohibieron las manifestaciones públicas de cualquier índole. Nuestras ciudades fueron militarizadas. Ortega y Murillo justificaron estas acciones con una gran mentira: el levantamiento era un golpe de Estado planeado y financiado por Estados Unidos.

Las siguientes elecciones de Nicaragua están programadas para el 7 de noviembre. A finales de la primavera, los dos principales grupos de oposición acordaron elegir a un candidato bajo el cobijo de Alianza Ciudadana. Cristiana Chamorro, hija de la expresidenta Chamorro, tuvo un sólido respaldo en las encuestas. Poco después de que anunció su intención de contender por la presidencia, le impusieron un arresto domiciliario. El gobierno parece haber fabricado un caso de lavado de dinero con la noción equivocada de que eso iba a legitimar su arresto. Le siguieron más detenciones: otros cinco candidatos a la presidencia, periodistas, un banquero, un representante del sector privado, dos contadores que trabajaban para la fundación de Cristiana Chamorro y hasta su hermano, todos ellos acusados bajo leyes nuevas y de una ambigüedad conveniente que en esencia hacen que cualquier tipo de oposición a la pareja en el poder sea un delito de traición. Ortega insistió en que todos los detenidos eran parte de una inmensa conspiración apoyada por Estados Unidos para derrocarlo.

Ahora, los nicaragüenses nos encontramos sin ningún recurso, ninguna ley, ninguna policía que nos proteja. Una ley que le permite al Estado encarcelar hasta por 90 días a las personas que estén bajo investigación ha remplazado el habeas corpus. La mayoría de los presos no ha podido ver a sus abogados ni a sus familiares. Ni siquiera estamos seguros de dónde los tienen detenidos. Por las noches, muchos nicaragüenses se van a la cama con el temor de que su puerta sea la siguiente que derribe la policía.

Soy poeta, soy escritora. Soy una crítica manifiesta de Ortega. Tuiteo, doy entrevistas. Con Somoza, me juzgaron por traición. Tuve que exiliarme. ¿Ahora enfrentaré la cárcel o de nuevo el exilio?

¿Por quién irán después?

Por Gioconda Belli
NYTimes

Continue Reading
Advertisement

Suscríbete con nosotros

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestra web y recibir todas nuestras noticias.

Únete a otros 4.258 suscriptores

QUÉDATE EN CASA

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Sígueme en Twitter