Connect with us

Vida, Salud Y Gastronomía

¿Qué vacuna de refuerzo debo elegir?

Hazem Bader/Agence France-Presse — Getty Images

Decidir qué vacuna de refuerzo ponerse puede parecerse mucho a uno de esos libros de “elige tu propia aventura”: tienes tres opciones, pero no tienes ni idea de cuál es la que da el mejor resultado.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) autorizó recientemente una estrategia de combinación de vacunas de refuerzo que ahora permite a los adultos que reúnen los requisitos elegir una dosis de refuerzo de cualquiera de las tres disponibles en el país para la COVID-19 —Pfizer-BioNTech, Moderna o Johnson & Johnson— incluso si es distinta de la que recibieron inicialmente.

Pero muchas personas no saben si deben cambiar de vacuna para la dosis de refuerzo o quedarse con la que conocen. Y si deciden combinarla, ¿cuál deben elegir?

Los funcionarios de salud pública se han negado a recomendar una vacuna en particular, lo que deja la decisión en manos de cada persona. Entonces, ¿qué deberías hacer? A continuación, un vistazo a los fundamentos científicos en los que se basan los refuerzos combinados y algunos consejos de los expertos para ayudarte a decidir.

¿Por qué los expertos aprueban que se combinen las dosis de refuerzo?
Una de las razones es la comodidad. Dado que el objetivo es vacunar al mayor número de personas posible y ayudar a las personas vulnerables a recibir las dosis de refuerzo rápidamente, los comités de expertos autorizaron la estrategia de combinar. Esto significa que si te vacunaste con Johnson & Johnson o Moderna, pero la farmacia local solo ofrece Pfizer, puedas obtener cualquier vacuna disponible sin demora.

Pero el comité también se atuvo a lo que dice la ciencia. Los primeros estudios han demostrado que la estrategia de combinar no solo es segura y eficaz, sino que la mezcla de vacunas también puede crear a veces una respuesta más amplia y potente que la de recibir varias dosis de una sola vacuna.

¿Por qué no se recomienda alguna vacuna de refuerzo en particular?
Los estudios científicos no mostraron una clara ganadora, pero sí demostraron que todas las vacunas de refuerzo ofrecían una fuerte respuesta de anticuerpos independientemente de la combinación.

“Parte de la belleza de la combinación de vacunas es que permite a las personas, independientemente de dónde se encuentren —en el campo o en la ciudad—, contar con una opción”, dijo Kirsten E. Lyke, médica y profesora de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, que presentó los primeros resultados de un ensayo con vacunas de refuerzo al comité de vacunas de la FDA. “Todas son seguras, todas te van a dar un refuerzo y todas te van a proteger contra enfermar de gravedad y contra la muerte”.

Entonces, ¿qué mostraron los estudios?
Eso depende del conjunto de estudios que consideres. En junio, los Institutos Nacionales de Salud iniciaron su propio estudio en el que se analizaba lo que ocurre cuando las personas totalmente vacunadas con Pfizer, Moderna o Johnson & Johnson reciben un refuerzo de la misma vacuna o cambian a una nueva. El estudio analizó nueve combinaciones diferentes de vacunas y refuerzos, con 50 voluntarios en cada grupo.

Los primeros resultados analizaron los anticuerpos neutralizantes, que son los anticuerpos específicos que detienen el virus y protegen de la enfermedad. Todas las vacunas de refuerzo estimularon una respuesta de anticuerpos neutralizantes, pero hubo diferencias. Quienes recibieron la vacuna de Moderna en las dos primeras dosis y también Moderna como refuerzo tuvieron los niveles de anticuerpos más altos. El segundo lugar fue para las personas que recibieron dos dosis de Pfizer, seguidas de una de Moderna.

Pero es importante tener en cuenta que los pequeños grupos de estudio no se diseñaron para comparar cuál era la mejor vacuna, y que en los primeros estudios se utilizó una dosis completa (100 microgramos) de Moderna, y no la media dosis que se ha aprobado. Es posible que las diferencias en los sujetos del estudio hayan provocado la diferencia en los resultados. Y aunque la diferencia en los niveles de anticuerpos parece impresionante, probablemente no sea tan significativa en términos de protección en el mundo real.

Las mayores diferencias en los niveles de anticuerpos se observaron en quienes se pusieron la vacuna de Johnson & Johnson, que cuadruplicaron sus anticuerpos neutralizantes después del refuerzo con J&J, pero tuvieron un aumento de 76 veces después del refuerzo con Moderna y por un factor de 35 después del refuerzo con Pfizer.

¿Significa esto que si me puse la de Johnson & Johnson, debería cambiar a Moderna o Pfizer?
No necesariamente. Para los receptores de J&J, que inicialmente habrían recibido una sola dosis, hay otro estudio que hay que tener en cuenta. Este estudio incluyó a 30.000 personas y analizó la protección general contra el coronavirus y descubrió que una segunda dosis de J&J, al menos dos meses después de la primera, daba lugar a una protección del 94 por ciento contra los casos leves a graves de COVID-19.

Lo interesante de la vacuna de Johnson & Johnson es que parece desencadenar una parte diferente del sistema inmunitario, estimulando no solo los anticuerpos neutralizantes sino también los linfocitos T, lo que posiblemente dé lugar a una protección más duradera. El estudio de los Institutos Nacionales de la Salud examinará finalmente la respuesta de los linfocitos T tras las distintas combinaciones de vacunas de refuerzo, pero los datos aún no están disponibles.

Entonces, ¿cómo decido cuál elegir?
Todas las vacunas de refuerzo estimulan el sistema inmunitario, por lo que la respuesta sobre qué vacuna ponerte depende de tus prioridades y tu riesgo personal. Aquí tienes algunos ejemplos que te ayudarán a decidir.

Habla con tu médico: Dependiendo de tus circunstancias personales de salud —si tienes problemas de salud subyacentes, o eres propenso a los coágulos de sangre o a los problemas cardíacos, o has estado sometido a un tratamiento contra el cáncer— tu médico puede tener una opinión sobre cuál es la mejor vacuna para ti. Las diferentes vacunas, por ejemplo, tienen diferentes posibles efectos secundarios.

Conveniencia: Si solo quieres comodidad, elige la vacuna más fácil de conseguir. Mi suegra, de 80 años, que vive en Nuevo México, se puso originalmente la vacuna de Johnson & Johnson porque era la que había en el pequeño pueblo donde vive. Su plan es ponerse la que le ofrezca su proveedor local porque encontrar una vacuna diferente le tomaría un largo viaje. Mi consejo para ella fue que se ponga la vacuna que pueda en cuanto pueda. Probablemente será un refuerzo de J&J, que sé que le dará más protección que la que tiene ahora

Preocupación acerca de los riesgos: Las personas que están particularmente preocupadas por la COVID-19 pueden optar por basar sus decisiones sobre la vacuna de refuerzo en los estudios preliminares y elegir la de Moderna, debido a la investigación inicial que muestra que estimula un mayor nivel de anticuerpos neutralizantes.

Familiaridad: Algunas personas pueden tomar decisiones basadas en la experiencia que tuvieron con su primera vacuna. Ya saben que su cuerpo soportó las dosis iniciales sin complicaciones, por lo que pueden inclinarse a elegir la misma vacuna para la dosis de refuerzo.

Asaf Bitton, médico y director ejecutivo de Ariadne Labs en el Hospital Brigham y de Mujeres y en la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, dijo que ha recibido varias preguntas de pacientes sobre qué vacuna ponerse. En el caso de los pacientes que se pusieron la de Johnson & Johnson, les aconseja combinarla con la de Moderna o la de Pfizer, basándose en los datos del estudio preliminar que muestran una mayor respuesta de los anticuerpos. Pero a los pacientes que se pusieron la de Moderna o Pfizer, que son vacunas de ARNm, les sugiere que sigan con lo que conocen si no han tenido ninguna complicación con las dos primeras dosis.

“Mi lado pragmático dice que si te pusiste la de Pfizer y te fue bien, es lógico ponerte un refuerzo con la misma”, dijo Bitton. “Ponerte a buscar esa farmacia que tiene Moderna en lugar de Pfizer, ¿vale la pena? Con los datos que tenemos, aún no estoy convencido de que sea así. A no ser que solo puedas conseguir un tipo concreto, yo diría que te quedes con lo que tienes en la familia del ARNm”.

¿Importa que el refuerzo de Moderna sea solo media dosis?
El estudio de los Institutos Nacionales de Salud sobre las inyecciones de refuerzo está analizando si existe una diferencia en la respuesta entre los que recibieron refuerzos de 100 microgramos de Moderna y los que recibieron una dosis de 50 microgramos. Los resultados no están disponibles aún, pero parece poco probable que haya mucha diferencia, si es que hay alguna, dicen los expertos.

¿Cuánto dura el refuerzo? ¿Necesitaré otro pronto?
Todavía no hay una respuesta a esta pregunta, pero lo sabremos en los próximos meses, cuando los científicos sigan estudiando grandes grupos de personas que se han vacunado y han recibido refuerzos.

¿Qué pasa si todavía no puedo recibir la vacuna de refuerzo?
Dependiendo de cómo se interpreten las directrices actuales para las dosis de refuerzo, aproximadamente el 85 por ciento de la población adulta de Estados Unidos puede ser ya elegible. Pero aunque son claras las pruebas de que las personas mayores o inmunodeprimidas pueden beneficiarse de las vacunas adicionales, las dosis originales de la vacuna siguen haciendo un buen trabajo al proteger de la versión grave de la enfermedad y de la hospitalización. Y es importante recordar que las vacunas de refuerzo por sí solas no acabarán con la pandemia.

“El asunto es hasta qué punto toda esta manía de los refuerzos afectará realmente a la pandemia”, dijo Paul A. Offit, médico y director del Centro de Educación sobre Vacunas del Hospital Infantil de Filadelfia. “Probablemente no mucho. Si te hospitalizan con este virus no es porque no hayas recibido una tercera dosis; es porque no has recibido ninguna dosis”.

Por Tara Parker-Pope

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Deja un comentario

Vida, Salud Y Gastronomía

Se informa que se realizaron 4,646 nuevas pruebas para diagnosticar el virus

Datos de 15, 16 y 17 de enero: Casos de covid-19 aumentan a 385.362 al confirmarse otros 1.285 contagios

  • 9.720.409 dosis aplicadas, 127.029 recuperados, 10.456 muertos y 289 hospitalizados, reporta Sinager.

Tegucigalpa, 17 de enero. Los casos de covid-19 en Honduras ascendieron hoy a 385.362 desde el inicio de la pandemia con la confirmación de otros 1.285 contagios, mientras que los pacientes recuperados aumentaron a 127.029, informó el Sistema Nacional de Gestión de Riesgo (Sinager).

Los datos de nuevos casos corresponden a los días 15, 16 y 17 de enero.

Hasta el 10 de enero se registraban 9.720.409 dosis de vacunas aplicadas, de las cuales 5.034.156 eran primeras, 4.195.353 segundas y 490.900 dosis de refuerzo, precisó el Sinager en un comunicado.

Para diagnosticar los nuevos casos, el Laboratorio Nacional de Virología efectuó 4.646 pruebas, de las que 1.285 resultaron positivas.

En su comunicado, el Sinager reportó 2 nuevos fallecidos por covid-19; por tanto, el total de muertos ascendió a 10.456.

El Sinager también reportó 102 nuevos pacientes recuperados, por lo que la cifra total se incrementó a 127.029.

El comunicado indicó que 289 hondureños están hospitalizados a causa de la covid-19, de los que 188 se encuentran en condición estable, 81 graves y 20 en unidades de cuidados intensivos.

Se adjunta el comunicado: https://covid19honduras.org/web/Comunicado-15-2022

Continue Reading

Vida, Salud Y Gastronomía

Mantenerse activo puede proteger al cerebro conforme envejece

Getty Images

Mantenernos físicamente activos conforme envejecemos disminuye significativamente el riesgo de desarrollar demencia en el transcurso de nuestra vida, y no es necesario que el ejercicio sea prolongado. Tal vez caminar o deambular, en vez de quedarnos sentados, sea todo lo que se requiere para ayudar a fortalecer el cerebro, y un nuevo estudio con personas octogenarias de Chicago podría ayudarnos a explicar por qué.

En este estudio, en el cual se investigó con qué frecuencia se movían o se quedaban sentadas las personas mayores y luego analizaron su cerebro a profundidad después de que fallecieron, se descubrió que ciertas células inmunitarias esenciales funcionaban de manera diferente en el cerebro de las personas mayores activas en comparación con sus contemporáneos más sedentarios. Al parecer, la actividad física influía en la salud de su cerebro, en su capacidad cognitiva y en si sufrían la pérdida de memoria de la enfermedad de Alzheimer. Los hallazgos se suman a las crecientes pruebas de que, sin importar qué tan mayores seamos, cuando movemos el cuerpo, modificamos la mente.

Existen muchas pruebas científicas que indican que la actividad física hace que aumente la masa cerebral. Es común que, por ejemplo, en las personas mayores sedentarias que comienzan a caminar durante una hora la mayor parte de los días aumente el volumen del hipocampo, el centro de la memoria del cerebro, y disminuya o se revierta la reducción que, de otra manera, tiene lugar ahí con el paso de los años. También es común que las personas activas de mediana edad o mayores tengan un mejor desempeño en las pruebas de memoria y de habilidades cognitivas que las personas de la misma edad que casi nunca se ejercitan y tengan cerca de la mitad de probabilidades de que les diagnostiquen alzhéimer. Casi igual de alentador es el hecho de que las personas activas que sí llegan a desarrollar demencia, por lo general, presentan los primeros síntomas años después que las personas poco activas.

No obstante, sigue siendo un misterio el modo exacto en que movernos reestructura nuestro cerebro, aunque los científicos han conseguido algunas pistas a partir de los experimentos realizados con animales. Por ejemplo, cuando las ratas y los ratones adultos de laboratorio se desplazan, inducen la producción de hormonas y neurotransmisores que estimulan la creación de nuevas neuronas, así como sinapsis, vasos sanguíneos y otros tejidos que conectan y alimentan a esas neuronas jóvenes.

Según los estudios, el ejercicio también disminuye o detiene el deterioro relacionado con la edad en el cerebro de los roedores en parte al fortalecer las células especializadas llamadas microglía. Poco entendida hasta hace poco, ahora se sabe que la microglía son las células inmunitarias del cerebro y las supervisoras del entorno. Vigilan cuando hay señales de que está disminuyendo la salud de las neuronas y, cuando detectan células que se están deteriorando, liberan neurotransmisores que inician una respuesta inflamatoria. En el corto plazo, la inflamación ayuda a eliminar las células con problemas y cualquier otro desecho biológico. Posteriormente, la microglía envía otros mensajes químicos que reducen la inflamación y mantienen el cerebro limpio y saludable e intacta la capacidad cognitiva del animal.

Sin embargo, en estudios recientes se ha descubierto que, a medida que los animales envejecen, su microglía puede comenzar a fallar y a iniciar una inflamación, pero sin detenerla después, lo cual hace que el cerebro esté inflamado de manera constante. Esta inflamación crónica puede matar células sanas y provocar problemas de memoria y aprendizaje, en ocasiones lo suficientemente graves como para dar origen a la versión de la enfermedad de Alzheimer en roedores.

A menos que estos animales se ejerciten. En ese caso, según las pruebas post mortem de sus tejidos, es común que, hasta la edad avanzada, el cerebro de los animales esté repleto de microglía sana y útil, que presente pocos signos de inflamación continua y que los roedores viejos conservaran la capacidad de aprender y recordar propia de la juventud.

Pero nosotros no somos ratones y, aunque tenemos microglía, los investigadores no habían encontrado con anterioridad una manera de estudiar si el hecho de estar físicamente activos—o no— mientras envejecemos influiría en el funcionamiento interno de la microglía. Así que para este nuevo estudio, que fue publicado en noviembre en la revista Journal of Neuroscience, los científicos afiliados al Centro Médico de la Universidad Rush de Chicago, la Universidad de California, campus San Francisco, y otras instituciones, recurrieron a los datos del ambicioso proyecto Memoria y Envejecimiento de la Universidad Rush. Para ese estudio, cientos de residentes de Chicago, la mayoría de 80 y tantos años al principio, realizaron amplias pruebas anuales de cognición y memoria y, al menos durante una semana, portaron monitores para medir su actividad. Los monitores mostraron que pocos de ellos se ejercitaban de manera formal, pero unos deambulaban y caminaban mucho más que otros.

Muchos de los participantes fallecieron mientras estaba en marcha el estudio y los investigadores analizaron los tejidos cerebrales almacenados de 167 de ellos en busca de marcadores bioquímicos continuos de la actividad de la microglía. En realidad, querían investigar si se veía que la microglía de las personas había sido estimulada demasiado de manera continua durante sus últimos años y esto provocaba una inflamación cerebral o si había sido capaz de volver a disminuir su actividad cuando era preciso y atenuar, así, la inflamación. Los investigadores también buscaron marcas biológicas distintivas de la enfermedad de Alzhéimer, como las placas y las marañas características que se extienden por todo el cerebro. Luego cruzaron esta información con la de los monitores de actividad de las personas.

Descubrieron una estrecha relación entre la actividad y la microglía sana, sobre todo en las partes del cerebro que participan en la memoria. La microglía de los ancianos más activos contenía marcadores bioquímicos que indicaban que las células sabían cómo detenerse cuando era necesario. Pero la microglía de los participantes sedentarios mostró señales de haberse quedado atascada en una sobrecarga poco saludable durante sus últimos años. Por lo general, las personas poco activas también obtuvieron las calificaciones más bajas en las pruebas de cognición.

No obstante, tal vez lo más interesante sea que estos efectos fueron mayores en las personas cuyo cerebro presentaba signos de alzhéimer cuando fallecieron, sin importar si tenían trastornos serios de memoria mientras aún estaban vivas. Si estas personas habían estado inactivas, su microglía tendía a verse bastante disfuncional y sus recuerdos tendían a ser inconsistentes. Pero si las personas deambularon con frecuencia durante los últimos años de su vida, casi siempre su microglía se veía más sana y muchas no habían sufrido una pérdida importante de memoria en sus últimos años. Es posible que su cerebro hubiera presentado señales de alzhéimer, pero su vida y su capacidad cognitiva no.

Lo que indican estos hallazgos es que la actividad física, al mantener en parte sana la microglía, podría retrasar o modificar la pérdida de memoria derivada del alzhéimer en las personas mayores, explicó Kaitlin Casaletto, profesora adjunta de Neurofisiología en el Centro de Memoria y Envejecimiento de la Universidad de California, campus San Francisco, quien encabezó el nuevo estudio.

Es alentador que, para ver estos beneficios, no fue mucha la cantidad de actividad necesaria, explicó Casaletto. Ninguno de los participantes había estado corriendo maratones en sus últimos años. Pocos se habían ejercitado de manera formal. “Pero había una relación lineal” entre cómo estaban todavía y la salud de su cerebro, señaló. “Sus resultados fueron mejores cuanto menos tiempo estuvieron sentados, más tiempo de pie y deambularon más”.

Este estudio es importante, comentó Mark Gluck, un profesor de Neurociencia en la Universidad Rutgers de Nueva Jersey que no participó en el estudio. Los hallazgos son “los primeros en usar análisis post mortem del tejido cerebral para mostrar que un marcador de inflamación en el cerebro, la activación de la microglía, parece ser el mecanismo mediante el cual la actividad física puede reducir la inflamación cerebral y ayudar a protegerse contra los daños cognitivos de la enfermedad de Alzhéimer”, explicó, aunque se necesitan más investigaciones en personas vivas.

Además, nadie cree que la microglía sea lo único del cerebro que se ve afectado con la actividad, señaló Casaletto. Comentó que la actividad física modifica muchas otras células, genes y sustancias químicas del cerebro y algunos de esos efectos podrían ser más importantes que la microglía para mantener fuerte nuestra mente. El estudio tampoco prueba que la actividad hace que la microglía funcione mejor, solo que es común que las personas activas tengan una microglía sana. Finalmente, no nos dice si nuestro cerebro obtiene más beneficios por estar activos físicamente cuando tenemos mucho menos de 80 años. Pero Casaletto, quien tiene 36 años, afirma que los resultados del estudio la impulsan a hacer ejercicio.

Por Gretchen Reynolds | NYTimes

Continue Reading

Vida, Salud Y Gastronomía

Casos de covid-19 aumentan a 384.077 al confirmarse otros 593 contagios

9.720.409 dosis aplicadas, 126.927 recuperados, 10.454 muertos y 286 hospitalizados, reporta Sinager.

Tegucigalpa.- Los casos de covid-19 en Honduras ascendieron hoy a 384.077 desde el inicio de la pandemia con la confirmación de otros 593 contagios, mientras que los pacientes recuperados se mantienen en 126.927, informó el Sistema Nacional de Gestión de Riesgo (Sinager).

Hasta el 10 de enero se registraban 9.720.409 dosis de vacunas aplicadas, de las cuales 5.034.156 eran primeras, 4.195.353 segundas y 490.900 dosis de refuerzo, precisó el Sinager en un comunicado.

Para diagnosticar los nuevos casos, el Laboratorio Nacional de Virología efectuó 2.799 pruebas, de las que 593 resultaron positivas.
En su comunicado, el Sinager reportó un nuevo fallecido por covid-19; por tanto, el total de muertos ascendió a 10.454.

El Sinager no reportó nuevos pacientes recuperados, por lo que la cifra total se mantiene en 126.927.

El comunicado indicó que 286 hondureños están hospitalizados a causa de la covid-19, de los que 181 se encuentran en condición estable, 85 graves y 20 en unidades de cuidados intensivos.

Se adjunta el comunicado: https://covid19honduras.org/web/Comunicado-12-2022

Continue Reading

Vida, Salud Y Gastronomía

MP pide capturar a hija del alcalde de Talanga por delito electoral

Según el MP, Nancy Avilés favoreció al candidato a diputado Pedro Chávez.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El Ministerio Público, a través de la Fiscalía contra Delitos Electorales, presentó un requerimiento fiscal, con orden de captura, contra Nancy Marina Avilés Santos, hija del alcalde de Talanga, Roosevelt Avilés, por cometer delitos electorales.

El Ministerio Público presentó la petición ante los juzgados del municipio de Talanga, Francisco Morazán. Supuestamente, la acusada cometió delitos en las pasadas elecciones generales.

A la hija del edil saliente de Talanga se le supone responsable de los delitos de falsificación de documentos electorales, según comentó el MP.

Justificación del requerimiento fiscal
Los argumentos que sostiene el Ministerio Público para presentar ese requerimiento fiscal con orden de captura en contra de Nancy Avilés Santos es que ya se ha comprobado de que hubo interés personal para favorecer a varios candidatos a diputados del Partido Nacional.

Asimismo, el MP señaló que la joven favoreció de manera particular a Pedro Chávez, quien ocupaba la casilla 277. La candidata a diputada suplente de Chávez era Nancy Santos, esposa del alcalde de Talanga y madre de la acusada.

Nancy Avilés Santos se desempeñó como secretaria de las Juntas Receptoras de Votos (JRV) en el municipio de Talanga, Francisco Morazán.

Elementos de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) están haciendo efectiva la orden de captura en contra de Nancy Santos Avilés.

La investigación y la orden de captura ocurre después de que otros candidatos, como Renán Inestroza, presentaran impugnación de actas a nivel de diputados ante el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Luego se presentó el recurso de apelación ante el Tribunal de Justicia Electoral (TJE), por tanto, en las próximas horas se realizará un conteo voto por voto, para así identificar si hubo irregularidades o no en las actas impugnadas.

Continue Reading
Advertisement

Suscríbete con nosotros

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestra web y recibir todas nuestras noticias.

Únete a otros 4.286 suscriptores

NUEVOS TIEMPOS

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Sígueme en Twitter