Un Homenaje Cumpleañero a Céleo Álvarez Casildo

Por: José Francisco Ávila

172

Hoy es una ocasión trascendental cuando celebramos el cumpleaños celestial de Céleo Álvarez Casildo, un icónico líder Garífuna, un guerrero cultural, activista de los derechos humanos y promotor de justicia, quien llevo su causa internacionalmente para luchar por la falta de oportunidades e invisibilidad de su Pueblo. Céleo Álvarez Casildo ocupa un lugar preponderante en la historia del movimiento de personas Afrodescendientes en América Latina y en todo el mundo.

Céleo Álvarez Casildo (9 de marzo de 1959 a 11 de abril de 2016), fue un activista hondureño de derechos humanos, dedicado a promover el respeto por los derechos humanos, la autodeterminación de los afrodescendientes, promover la inclusión social y mejorar su calidad de vida. Sus ideales y su lucha fueron en busca de lo que él llamó “Voces que Acallen el silencio perpetuado durante más de cinco siglos”. Céleo se convirtió en el portavoz y líder más visible del Movimiento de Afrodescendientes de América Latina y es reconocido como uno de los líderes de la Diáspora africana contemporánea más influyentes.

Según el presidente Barack H Obama, “No puedes seguir solo gritándole a tus adversarios y no puedes negarte a enfrentarte porque eso podría comprometer la pureza de tu posición, el valor de los movimientos sociales y el activismo es llevarte a la mesa, entrar en la habitación y luego tratar de averiguar cómo se va a resolver este problema. Entonces tienes la responsabilidad de preparar una agenda que se pueda lograr, que pueda institucionalizar los cambios que buscas y comprometer al otro lado”. Céleo Álvarez Casildo fue un maestro en esta estrategia. Los siguientes párrafos describen cómo la aplicación de esta estrategia lo catapultó desde lustrabotas hasta convertirse en uno de los líderes de la diáspora africana más influyentes.

Céleo Álvarez Casildo nació en Plaplaya, en el municipio de Juan Francisco Bulnes, en la Mosquitia, Honduras el 9 de marzo de 1959. Era el hijo menor de sus padres, Martín Álvarez Centeno y Cristina Casildo de Álvarez. Se mudó a la ciudad portuaria de La Ceiba a temprana edad para trabajar como asistente de carpintería de su padre y, a veces, trabajó como lustrabotas en el Parque Central de La Ceiba. Completó su educación primaria en la escuela Guadalupe de Quezada. Fue el primer miembro de su familia en asistir a la universidad y se graduó con un título en Economía Agrícola en el Centro Universitario Regional de la Costa Atlántica de la Universidad Autónoma de Honduras. En 2011, fue galardonado con el título de Doctor Honoris Causa por la Universidad de la República de Chile y la Universidad Euroamericana Marqués de Santillana, por su trabajo en favor del pueblo Garifuna.

La carrera organizadora de Céleo comenzó a la tierna edad de 19 años cuando fue elegido presidente del Sindicato de Trabajadores de la Medicina, Hospitales y Similares (SITRAMEDHYS). Logró muchos avances en la lucha por las conquistas de este sindicato. De 1988 a 1992 fue fiscal del Comité Ejecutivo de la Federación de Sindicatos de Trabajadores de Honduras (FESITRANH).

Los años ochenta fueron una época de democracia limitada porque el poder estaba en manos de los militares y los gobiernos civiles simplemente estaban cumpliendo sus órdenes. La represión y la persecución política de los años ochenta limitaron la movilización de grupos populares.

Céleo fue víctima de tal represión y fue destituido de su cargo, sin derecho a prestaciones laborales ni ningún otro beneficio. También fue víctima de persecución, lo que lo obligó a abandonar el país durante unos meses.

1992, con la celebración del 500 aniversario del Descubrimiento del Nuevo Mundo por Cristóbal Colón, llamado “El Encuentro entre Dos Mundos”, fue un año decisivo para las organizaciones de personas Indígenas y Afrodescendientes de las Américas. Los Indígenas protestaron que no era motivo de celebración, que no había sido un “encuentro” sino una destrucción masiva de los pueblos nativos y sus culturas y la toma de sus tierras. Las personas Afrodescendientes se opusieron porque no solo los europeos y los Indígenas se pusieron en contacto, sino también millones de africanos fueron traídos al Nuevo Mundo y se les hizo sufrir la pérdida de su libertad, idiomas, culturas, religiones y, a veces, sus vidas, por causa de este evento.

Tras el regreso de Céleo a Honduras y con un espíritu renovado e impulso para iniciar un nuevo movimiento organizador para luchar por el desarrollo integral de las comunidades Afrodescendientes y contribuir al logro de un perfil de dignidad para las mujeres y los hombres de ascendencia africana en Honduras. La reivindicación de los derechos de los Afrodescendientes, quienes, en su opinión, habían sido excluidos e invisibilizados por el Estado. Socializó la idea con los otros miembros fundadores, y poco a poco más hombres y mujeres se unieron al movimiento, en busca de voces que acallen el silencio perpetuado durante más de cinco siglos.

Así fue como nació la Organización de Desarrollo Étnico Comunitario (ODECO), el 25 de enero de 1992. El 27 de mayo de 1994, la organización fue registrada como una entidad legal. Entre sus objetivos estaban: Luchar por el desarrollo integral de las comunidades Afro hondureñas y contribuir a la construcción de un perfil de dignidad de mujeres y hombres afrodescendientes en Honduras. ODECO se formó para responder a las necesidades de la población Afrodescendiente de Honduras (garífuna, criolla o de habla inglesa y coloniales), una población marginada y excluida de los planes y procesos de desarrollo del país. Su misión era promover el respeto por los derechos humanos, la autodeterminación de los pueblos, promover la inclusión social y mejorar la calidad de vida de las personas Afrodescendientes.

La visión era ser la institución de mayor referencia en las Américas del pueblo Afrohondureño de, que luchó por un desarrollo integral sostenible con identidad de las comunidades y poblaciones, realizando incidencia a favor del respeto, la promoción de los derechos humanos y la inclusión en los procesos de desarrollo del país, fortaleciendo las alianzas, la diversidad cultural y la solidaridad entre los Pueblos.

Del 25 al 27 de agosto de 1995, Afrodescendientes de Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Guatemala, Belice y Honduras se reunieron en Dangriga, Belice para establecer una plataforma de unidad y organización como base para la identificación y solución definitiva de los problemas. de la comunidad negra centroamericana. Esta reunión fue el resultado de las discusiones celebradas en 1994 entre el Consejo Nacional Garífuna de Belice y la Organización de Desarrollo Étnico Comunitario (ODECO) de Honduras. El resultado de esta reunión fue la Organización Negra Centroamericana (ONECA), con su oficina principal en La Ceiba, Honduras.

El 24 de marzo de 1996, las diversas organizaciones Garífunas hondureñas se reunieron en La Ceiba, Honduras, para discutir la creación de una organización Nacional Negra que coordinaría todos los temas relacionados con la comunidad negra y buscaría sus soluciones del Gobierno. Se tomó la decisión de redactar una propuesta para la conmemoración del Bicentenario, que se presentaría al presidente hondureño, Carlos Roberto Reina. Céleo Álvarez Casildo se ofreció a escribir la propuesta. El resultado de esta reunión, fue la creación de la Coordinadora de Organizaciones Negras..

El 10 de abril de 1996, la Coordinadora de Organizaciones Negras presentó su propuesta al Ministro de Asuntos Culturales de Honduras y al Congreso Nacional el 11 de abril de 1996. La propuesta destacó varios logros de los ciudadanos Garífunas y la forma en que los Garífunas habían contribuido al desarrollo de Honduras.

La propuesta establecía que el Bicentenario debería servir como una oportunidad para evaluar la situación política, social y económica del Pueblo Garífuna a medida que nos acercábamos al siglo XXI. La organización se reunió con el Presidente Reina el 22 de abril de 1996, en el Palacio Presidencial, donde expresó su apoyo a la propuesta. El 30 de mayo de 1996, el Congreso Nacional de Honduras emitió el Decreto No. 70-96 que declaraba lo siguiente: 1997 como el año del Bicentenario Garífuna, el 12 de abril como Día Garífuna. El Decreto se publicó en la edición del 5 de agosto de 1996 de la publicación oficial del gobierno La Gaceta.

El 11 de octubre de 1996, la Coordinadora de Organizaciones Negras con el liderazgo de Céleo organizó la La Marcha de los Tambores, un hito histórico en la lucha por la reivindicación de las tierras del Pueblo Garífuna de Honduras. Se estableció un Acuerdo con el Gobierno mediante el cual se comprometió a resolver en definitiva la Titulación, Saneamiento y Dotación de Tierras para las Comunidades Garifunas y Negras en general, en un tiempo máximo de 10 meses. El resultado fue la titulación de más de 32 mil hectáreas de tierras comunitarias y la creación de la Comisión de Titulación. Además, lanzaron una campaña de concientización dirigida a la población sobre el valor económico, social y cultural de la Tierra, instándoles a no venderla.

Además, planearon presentar una demanda internacional contra el Gobierno de Honduras por la violación de los derechos de las Comunidades Garifunas sobre la Tenencia de la Tierra, incumplimiento del Acuerdo del 11 de octubre de 1996 y la violación al Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo O.I.T., sobre los derechos de los Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes, del cual es signatario el Gobierno de Honduras y entro en vigencia desde el mes de mayo de 1994.

Emisión del Decreto Legislativo 18-2006, “Convención Para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial”, también se logró la ratificación de la Convención Internacional Contra todas las Formas de Discriminación Racial, Racismo, Xenofobia y otras Formas Conexas de Intolerancia, el Decreto Legislativo 330-2002 que declara Abril Mes de la Herencia Africana en Honduras, el Decreto Ejecutivo 002-2004, que crea la Comisión Nacional Contra la Discriminación Racial, el Racismo y otras formas Conexas de Intolerancia, el Decreto Ejecutivo 004-2006, que crea el Premio Nacional Mes de la Herencia Africana en Honduras, en cinco categorías, Apoyo económico del gobierno a 50 empresarios y empresarias Afrohondureñas del turismo por medio del llamado Fondo de Prosperidad.

Céleo es reconocido como uno de los líderes de la Diáspora africana contemporánea más influyentes. [6]Aparece en Afro-Latino América de la Universidad of Pittsburg: Figuras Históricas y Contemporáneas, una guía para la clase de Afro-Latino América. La Guía incluye información y recursos para el estudio de la historia de las personas afrodescendientes en América Latina y Brasil desde 1500 hasta el presente.

El 29 de marzo de 2017, en conmemoración del “Día Internacional de Recuerdo de las Víctimas de la Esclavitud y la Trata Transatlántica de Esclavos”, la Organización de los Estados Americanos celebró un homenaje póstumo para honrar su legado. Durante la reunión de la OEA, presidida por el embajador Leonidas Rosa Bautista, Representante Permanente de Honduras ante la OEA, se mostraron momentos relevantes de la vida y obra del hondureño fallecido en abril del 2016.

En 2000, fue el Coordinador General de la Cumbre Continental para el Desarrollo de las Comunidades y Poblaciones Afroamericanas, que tuvo lugar en la Ciudad de La Ceiba, Honduras, del 27 al 30 de noviembre. Céleo fue Docente del Instituto Superior de Estudios Afro, Montevideo, Uruguay. Coordinó la Primera, Segunda y Tercera Conferencia Nacional de Solidaridad contra el Racismo y la Exclusión en Honduras.

Céleo fue miembro del Comité de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) de las Américas en la Tercera Conferencia Mundial Contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas conexas de Intolerancia, en Durban, Sudáfrica, del 1 de agosto al 8 de septiembre de 2001.

Participó en varias reuniones con líderes mundiales, que llevaron a la Asamblea General de la ONU en una Resolución (64/169) adoptada el 18 de diciembre de 2009, proclamando que el año que comienza el 1 de enero de 2011 es el Año Internacional de los Afrodescendientes. Con miras a fortalecer las acciones nacionales y la cooperación regional e internacional en beneficio de los Afrodescendientes en relación con su pleno disfrute de los derechos económicos, culturales, sociales, civiles y políticos, su participación e integración en todos los aspectos políticos, económicos, culturales y sociales, aspectos culturales de la sociedad, y la promoción de un mayor conocimiento y respeto de su diversidad cultural. [9]2011 también marcó el décimo aniversario de la Conferencia Mundial Contra el Racismo (también conocida como la Conferencia de Durban)

Bajo el liderazgo de Céleo Álvarez, la Organización de Desarrollo Étnico Comunitario (ODECO) y el Comité Internacional de la Sociedad Civil organizaron la Primera Cumbre Mundial de los Afrodescendientes para conmemorar el Año Internacional de las Naciones Unidas y la Organización de los Estados Americanos para el Año Internacional de los Afrodescendientes. La Primera Cumbre que se realizó del 18 al 20 de agosto en La Ceiba, Honduras, reunió a representantes de 44 países de las Américas, África, Europa y Asia; más de 1,000 personas, entre ellos delegados, jefes de misión, trabajadores humanitarios, diplomáticos, representantes de organizaciones internacionales como la ONU, la OEA, la Unión Europea, la Unión Africana y el Sistema de Integración Centroamericana, funcionarios gubernamentales y lideres de comunidades Afrodescendientes hondureñas.

Los participantes de la Cumbre apoyaron iniciativas para mejorar las condiciones de vida de todas las personas Afrodescendientes en todo el mundo; para acabar con la discriminación racial; para asegurar que haya justicia; y asegurar que los jóvenes tengan acceso a educación y salud de calidad.

La Primera Cumbre adoptó una Declaración y un Plan de Acción, documentos clave que buscan trazar un curso hacia el desarrollo integral sostenible con la identidad de los grupos de Afrodescendientes en el mundo. Estos instrumentos requieren la declaración de una década para los Afrodescendientes, el establecimiento de un fondo de desarrollo para los Afrodescendientes y el establecimiento de un foro o parlamento para los asuntos de los Afrodescendientes dentro de las Naciones Unidas, entre otros.

Dos años después, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó Decenio Internacional de los Afrodescendientes, que comenzará el 1 de enero de 2015 y terminará el 31 de diciembre de 2024, con el tema “Afrodescendientes: reconocimiento, justicia y desarrollo”

Céleo Álvarez Casildo murió el 11 de abril de 2016 a la edad de 57 años, después de haber sido diagnosticado con cáncer de garganta.

Al celebrar los 60 años de Céleo Álvarez Casildo, concluiré con una de sus citas: “La mayor recompensa es cuando contribuimos a resolver un problema y beneficiamos a miles de personas”. No hay duda de que Céleo Álvarez Casildo promovió el respeto por los derechos humanos y la autodeterminación de las personas Afrodescendientes, han beneficiado a los aproximadamente 200 millones de personas Afrodescendientesen América Latina y el Caribe. ¡Feliz cumpleaños celestial 60!