Un nuevo bombardeo en Irak deja más militantes proiraníes muertos. La tensión en la región aumenta

Por: Luis Hernández / Telemundo

105
Un tanque del ejército iraní pasa frente a una tribuna decorada con el retrato del líder supremo de Irán, el Ayatolá Ali Jamenei. / Foto: AFP via Getty Images

Dos automóviles que transportaban a milicianos proiraníes cerca de Bagdad, Irak, fueron destruidos por un bombardeo aéreo en el que murieron cinco miembros de las Fuerzas de Movilización Popular, informó un funcionario iraquí a la agencia de noticias The Associated Press este viernes.

La organización asociada al gobierno iraní confirmó el ataque, diciendo que uno de sus convoyes médicos había sido el blanco cerca de un estadio en Taji, al norte de Bagdad. El grupo negó que alguno de sus principales líderes hubiera muerto.

Estados Unidos no se ha pronunciado al respecto. Los militares iraquíes negaron el sábado que un convoy médico hubiese sido bombardeado, reportó la agencia de noticias Agence France Press.

Las Fuerzas de Movilización Popular negaron después en otro comunicado que su convoy médico fuese atacado en Taji.

El jueves, el presidente, Donald Trump, ordenó el bombardeo que mató al líder militar iraní más poderoso, Qassem Soleimani. Ante lo cual Irán ha prometido una represalia inexorable.

La muerte del general Soleimani por un avión no tripulado ha repercutido internacionalmente. Las embajadas estadounidenses alrededor de Medio Oriente están en alerta y en las principales ciudades de ese país se ha incrementado la seguridad. Y mientras el mundo se prepara para un posible recrudecimiento del conflicto, el Pentágono ha enviado unas 3,000 tropas adicionales a la turbulenta región.

Incluso en el club de golf del presidente Trump de Mar-a-Lago, donde se encuentra vacacionando, se ha incrementado la seguridad, reportó la cadena NBC.

Los objetivos de un probable ataque iraní abundan. Y la represalia misma podría llegar de muchas formas. Inmediatamente o en el futuro. En Medio Oriente, en otra parte o incluso en el ciberespacio.

Nick Rasmussen, exdirector del Centro Nacional de Lucha contra el Terrorismo y colaborador de NBC News, dijo que las capacidades de Irán en el extranjero pueden verse como tres círculos concéntricos.

En su vecindad, Irán podría elaborar una respuesta inmediata, como el asalto de esta semana a la embajada de los Estados Unidos en Irak. En el Medio Oriente en general, podría llevarle más tiempo, pero sus representantes aún podrían amenazar al personal estadounidense, a los empresarios o a los turistas, dijo Rasmussen. En el resto del mundo, incluido el sudeste asiático y América Latina, las capacidades de Irán son menos avanzadas, pero no insignificantes.

“El punto es que no están comenzando desde cero en casi cualquier parte. Siempre hay algo que tienen, casi en todas partes”, dijo Rasmussen. “Es difícil defenderse de eso porque podría estar en casi cualquier lugar”.

Los objetivos estadounidenses
Las tropas estadounidenses se encuentran repartidas a lo largo y ancho de Medio Oriente y el Golfo Pérsico, en países como Irak, Siria, Qatar, Bahréin, Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos.

Irán ha entrenado milicias chiitas desde la década de los años 80 en Irak, Líbano, Siria y Yemen, entre otros. En el pasado los ha utilizado para atacar objetivos estadounidenses y de sus aliados. Tan sólo en Irak hay 5,000 soldados, además de cientos de funcionarios y personal no militar de la potencia americana.

Las embajadas son otro blanco, aunque están fortificadas. Justo esta semana, días antes del bombardeo que mató a Soleimani, grupos proiraníes irrumpieron en la sede diplomática en Bagdad.

El estrecho de Ormuz. Al alcance de los cohetes iraníes, este paso marítimo concentra el mayor tránsito de buques petroleros del mundo y es una de las zonas donde más crudo se produce.

También son vulnerables los aliados estadounidenses en la región. Algunos de ellos como Arabia Saudita e Israel, ya son acérrimos enemigos de Teherán. La milicia chiita Hezbollah que Irán ayudó a construir en Líbano ya ha llevado a cabo ataques contra Israel en el pasado.

Los ciudadanos estadounidenses, incluidos turistas y periodistas, podrían ser otro objetivo de la nación persa. Anticipando esta posibilidad, Washington ha pedido a sus ciudadanos que abandonen Irak de inmediato. Y Hezbollah tiene cierta presencia en África y América Latina.

Por último, la guerra cibernética. Tras ser víctima de ataques electrónicos estadounidenses, Teherán ha aumentado sus capacidades para el espionaje y el sabotaje en este ámbito. Es una posibilidad que no se puede descartar, dijo Theresa Payton, exjefa de información de la Casa Blanca.

Publicidad