Connect with us

Politica

Un segundo mandato de Trump: sus asesores se preguntan si al presidente le interesa la reelección

Hace poco, en una reunión con sus principales asesores políticos, el presidente Donald Trump se impacientó cuando le advirtieron que iba camino a la derrota en noviembre si continuaba con su comportamiento incendiario en público y en Twitter.

Hace poco, en una reunión con sus principales asesores políticos, el presidente Donald Trump se impacientó cuando le advirtieron que iba camino a la derrota en noviembre si continuaba con su comportamiento incendiario en público y en Twitter.

Días antes, Trump había encendido alarmas cuando respondió a las protestas por la brutalidad policial con la amenaza de que “cuando empiezan los saqueos, empiezan los tiroteos”.

Trump reviró contra sus asesores. “Tengo que ser yo”, respondió, según tres personas familiarizadas con la reunión. Unas horas más tarde, publicó en Twitter una carta de su exabogado personal en la cual describía a algunos de los manifestantes como “terroristas”.

En esos momentos, y en varias ocasiones desde entonces, la habitual resistencia del presidente ha estado impregnada de una mayor sensación de agitación debido a que enfrenta una serie de crisis externas que no ha podido contener, o que ha exacerbado, según las personas cercanas a él. Dicen que sus repetidos actos de autosabotaje político (como la tan criticada sesión de fotos en una iglesia para la cual se retiró por la fuerza a manifestantes pacíficos o la amenaza de utilizar al ejército estadounidense para reprimir las protestas) han dañado de manera considerable sus posibilidades de reelección. A pesar de ello, el presidente estadounidense parece casi totalmente incapaz o renuente a limitarlos.

Trump no quiere que se le vea como un “perdedor” —una etiqueta que detesta—, en la campaña contra el exvicepresidente Joe Biden. Algunos asesores creen que el gusto de Trump por la pelea regresará en otoño, cuando la lucha por las elecciones generales esté más avanzada.

Pero por ahora, dijeron, el presidente actúa como si estuviera arrinconado y a la defensiva, y su comportamiento autodestructivo ha estado tan fuera de lugar para un presidente en funciones en un año electoral que muchos asesores se preguntan si de verdad le interesa mantenerse en el cargo un segundo periodo.

En lugar de centrarse en planes y objetivos para otros cuatro años de mandato, Trump se ha regodeado en la autocompasión por la cobertura noticiosa que se le ha hecho desde el comienzo de la pandemia del coronavirus, según dijeron personas que han hablado con él. Ha dicho a sus asesores que no importa lo que haga, no puede obtener “buenas” notas de la prensa, lo que con frecuencia ha sido su mayor interés. Trump se ha referido a los reporteros como “esa gente” ante sus asesores, intercalando una grosería entre las dos palabras.

El presidente se ha quejado de que nada de lo que hace les parece suficientemente bueno y le han enfurecido las críticas de que no ha manejado como se debe la muerte de George Floyd, un afroestadounidense asesinado por la policía en Mineápolis. Los comentarios que hizo sobre Floyd cuando asistió al lanzamiento del transbordador SpaceX deberían haber bastado, dijo a sus asesores.

De nueva cuenta, Trump se ha obsesionado con las filtraciones de la Casa Blanca y ha exigido que los funcionarios encuentren y enjuicien a los responsables de que se haya dado a conocer la información sobre su estancia en el búnker subterráneo de la Casa Blanca durante las protestas violentas. Y, aunque ha mostrado entusiasmo por reanudar sus ya característicos mítines, parece que la posibilidad de gobernar cuatro años más no le despierta el mismo sentir, según dijeron personas cercanas a él. Ya ha escogido los villanos a los que culpará si pierde: el mal manejo del coronavirus por parte de China, el cierre de la economía y los demócratas que, según ha dicho a sus asesores, le “robarán” la elección.

Sus asesores reconocieron que el presidente siempre ha tenido dificultades para controlar su comportamiento, que excede por mucho los límites de la conducta presidencial tradicional. Su tendencia a usar lenguaje racista, como el tuit sobre disparar a los saqueadores, es algo que desde hace mucho ha definido y debilitado su presidencia. Sin embargo, su comportamiento y sus comentarios recientes, así como su incapacidad para superarlos, sorprenden a sus asesores por la diferencia con sus anomalías habituales.

The New York Times entrevistó a más de una decena de personas que interactúan con el presidente de manera habitual, incluyendo a asesores actuales y anteriores de la Casa Blanca, asesores de campaña, amigos y asociados. La mayoría puso como condición conservar el anonimato para evitar represalias por hablar con honestidad sobre asuntos internos de la Casa Blanca. Les gustaría que ganara de nuevo, pero se dicen sorprendidos ante cómo ha cambiado su comportamiento durante esta última y terrible amenaza a su presidencia.

Peter King, representante republicano de Nueva York, dijo que los serios desafíos que enfrenta el país habían llevado a Trump a un territorio inexplorado. “Esto no es algo a lo que esté acostumbrado”, advirtió King en una entrevista.

“Hasta cierto punto, lo de Mueller fue fácil”, añadió King, al referirse al efectivo contragolpe de Trump en la investigación de Rusia llevada a cabo por el fiscal especial Robert Mueller. “Fue una variación de aquello con lo que ha tenido que lidiar durante toda su carrera. Siempre está luchando, y siempre hay al menos un 40 o 50 por ciento de personas que en un inicio están de tu lado”.

No obstante, en este momento, aseveró King, “es diferente”.

En una declaración, una vocera de la Casa Blanca, Alyssa Farah, dijo: “El presidente está totalmente comprometido con desempeñarse en el cargo un segundo mandato para ampliar los logros de su primer mandato y aportar más para el pueblo estadounidense”.

Un funcionario, que solo quiso hablar sobre los planes del gobierno, afirmó que a los miembros del personal encargados de las políticas se les pidió recién esta semana que presenten iniciativas para 2021 y los siguientes años.

Con la investigación de Rusia y el juicio político, según funcionarios de la Casa Blanca y de otros sectores, Trump estaba ansioso por luchar, y lo hizo con bastante eficacia. Ahora consideran que el comportamiento del presidente es autodestructivo y que sus arranques de ira y autoalabanza son inútiles contra un enemigo invisible como el virus y un movimiento de protesta con el que ha mostrado poca solidaridad.

“Es como un Lyndon B. Johnson moderno, al que todo le ha salido mal y ninguna de sus habilidades le sirve para superar esos tropiezos”, dijo Anthony Scaramucci, quien fungió como director de comunicaciones de la Casa Blanca durante uno de los períodos más breves que se hayan registrado: 11 días. Aunque desde entonces ha denunciado públicamente al presidente, Scaramucci conoce a Trump de forma personal desde hace años y sigue siendo amigo de algunos funcionarios de la Casa Blanca.

Nada de lo que Trump ha intentado hasta ahora, dijo Scaramucci, ha cambiado el discurso sobre su presidencia ni ha despejado las preocupaciones más extensas sobre el racismo y la propagación del virus en la cobertura noticiosa.

“Por eso sé que no le gusta el trabajo”, dijo Scaramucci.

A menos de cinco meses del día de las elecciones, Trump parece, en general, incapaz de modificar su comportamiento y renuente a hacerlo, como sí lo hizo en ciertos momentos clave durante 2016: aceptó la elección de Mike Pence, un conservador recatado y religioso con el que no tenía relación previa, como su compañero de fórmula y silenció su Twitter en la víspera de las elecciones.

El fin de semana pasado, Trump por fin hizo lo que sus aliados consideraron una maniobra política sabia cuando anunció, de manera abrupta, que cambiaría la fecha de un mitin que sus asesores habían planeado en Tulsa, Oklahoma, el 19 de junio, un día festivo en el que se conmemora el fin de la esclavitud en Estados Unidos. Además, lo hizo muy a tono con su estilo, ya que Trump no informó a sus asesores sobre el cambio antes de tuitearlo.

Tom Cole, representante republicano de Oklahoma, aseveró que la campaña de Trump iba mejor que la de un presidente republicano anterior que perdió la reelección, el presidente George H.W. Bush.

“Vi mucho más letargo en la campaña de Bush de 1992 que en esta”, afirmó Cole.

Aun así, el presidente ha hecho declaraciones públicas en las que sugieren que su mente está en la vida fuera de la Casa Blanca.

En un evento reciente en el Jardín de las Rosas en el que Trump habló sobre la mejora en las contrataciones, mencionó el auge en la fabricación de vehículos recreativos, pero luego hizo una pausa antes de decir con un tono melancólico: “Puede que tenga que comprar una de esas cosas y conducir por la ciudad. Tal vez regrese a Nueva York con la primera dama en un remolque”.

Fue solo en abril que Trump realmente entendió la gravedad de las crisis gemelas —de salud y económica— causadas por el coronavirus, dijeron varios de sus asesores actuales y anteriores. Y agregaron que ya no confiaban en que él estuviera entusiasmado ante la idea de presidir la difícil tarea de sacar al país de una recesión, con pocos momentos de gloria.

Para Trump, el subidón de ganar la presidencia rara vez ha sido igualado por los deberes que conlleva el cargo, dijeron asesores actuales y anteriores.

La mayoría de los presidentes no tienen idea de cómo es el trabajo hasta que están en él. Pero para Trump, quien nunca había trabajado en el gobierno y pasó años como animador de televisión, las brechas en su conocimiento son enormes.

“En privado, Trump estaba interesado en ganar la presidencia”, dijo Sam Nunberg, quien trabajó en la campaña de Trump en 2015 y fue su asesor antes de eso. “Durante un periodo de tres años, entre 2012 y 2014, estuvo enfocado en los detalles e incluso en las minucias del proceso de las primarias y las elecciones generales. Siempre estuvo claro que Trump quería ser elegido presidente. Pero la realidad de ser presidente nunca se discutió”.

En 2016, Trump ofreció reiteradamente en sus discursos propuestas de políticas. Aún tiene que exponer lo que haría con un segundo mandato.

Al interior de la Casa Blanca, algunos miembros del personal describieron al presidente como alguien solitario, con pocas personas con las que disfruta hablar, y varios miembros del personal dijeron que el ánimo estaba en su punto más bajo desde las primeras semanas de su gobierno.

El ala oeste en la que Trump ha estado en un confinamiento virtual desde marzo carece de un sentido de urgencia o propósito, dicen visitantes recientes. Mark Meadows, el cuarto jefe de gabinete de la Casa Blanca, se ha quejado de que no tenía idea de cuán frágil y difícil era el clima hasta que llegó allí, según varias personas familiarizadas con sus conversaciones.

A Trump parece agradarle su nueva guerrera, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, pero los funcionarios dicen que ella pasa la mayor parte de su tiempo con el presidente y poco tiempo con el personal. Los días en los que ofrece sesiones informativas a los reporteros, pasa horas preparándose, lo que frustra a algunos de sus colegas. También ha sacado a varias personas de sus trabajos en el área de prensa y comunicaciones, y contrató a Chad Gilmartin, primo de su marido, para la función.

Los republicanos en Washington han concluido que Trump no puede ganar la reelección mientras siga detrás del escritorio, y esperan que reiniciar los mítines con el presidente —a partir del sábado en Tulsa— ofrecerá una distracción.

King dijo que la última vez que habló con Trump, justo antes del asesinato de Floyd, el presidente sonaba animado con sus perspectivas de reelección. “Estábamos hablando sobre algo más, y él dijo: ‘¿Qué tal va allá afuera, cómo me va?’”, recordó King. “Estaba muy optimista. El tono de su voz era el de quien esperaba que le dijera que lo estaba haciendo bien”.

Trump parece estar al tanto de que su suerte en la política ha cambiado, aunque no ha asumido su responsabilidad por el cambio. La semana pasada, en una entrevista con Fox News, para extrañeza de todos reconoció una realidad que no ha elegido ignorar.

“Si no gano, no gano. Ya sabes, me refiero a seguir adelante y hacer otras cosas”, dijo Trump.

Y añadió: “Creo que sería algo muy triste para nuestro país”.

Por Maggie Haberman y Annie Karni
The NYTimes

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Deja un comentario

Politica

Rumbo a elecciones en Honduras Nov. 2021

Presidente del CCEPL El Partido Liberal jamás permitirá que la patria la alquilen o la vendan.

Tegucigalpa 28 de junio 2021; Tras la firma de un proyecto de decreto que la bancada liberal en el Congreso presentará para que se deroguen la Zonas Especiales de Desarrollo (ZEDEs), el presidente del Consejo Central Ejecutivo del Partido Liberal, Yani Rosenthal afirmó hoy que ese instituto político “jamás permitirá que la patria la patria la alquilen o la vendan”.

“Al menos el Partido Liberal sí va a luchar por defender la soberanía; el Partido Liberal no permitirá jamás que se venda o se alquile la patria”, exclamó Yani luego que 44 diputados liberales, entre propietarios y suplentes, firmaran el proyecto de ley, cuyo proyectista es el legislador Mauricio Villeda. Yani, que agradeció la firma de sus correligionarios en el proyecto de ley, comentó que el jefe de bancada del Partido Libertad y Refundación, Jorge Cálix, dijo recientemente que ellos también sumaban sus 30 votos en el Congreso Nacional para promover la derogatoria de las ZEDEs.

El también presidenciable reconoció que la derogatoria requeriría el apoyo de los congresistas del Partido Nacional, que desde el gobierno promueve las ZEDEs.

“Pero sé que los nacionalistas no van a aportar los votos”, aseguró. Yani rechazó que el Partido Nacional haya cometido arbitrariedades para impulsar las ZEDEs, yendo incluso contra lo que establece la ley que las aprobó. Indicó que las zonas estaban previstas para despoblados, pero ahora las desarrollan en ciudades y comunidades de alta densidad poblacional.

Por otro lado, señaló que la ley establecía que la aprobación en zonas pobladas debía hacerse realizando un plebiscito y sometiéndolas a debate y aprobación al Congreso. Pero ahora las han aprobado a través de un dictamen de un comité técnico, lo cual es ilegal, expuso.

“Hemos advertido a los empresarios e inversionistas, haciendo nuestras las palabras del COHEP, para que no invierta en esas ZEDEs. Y les decimos a quienes ya lo hicieron, que se conviertan al Régimen de Importación Temporal o que se acojan a la Ley de Zonas Libras, que son mecanismos legítimos”, declaró.

Yani señaló que con ZEDEs como próspera, en Roatán, que está vendiendo residencias a pobladores, lo que se está promoviendo es un paraíso fiscal, cuando
a Honduras le ha tomado mucho cumplir con normas que le hagan salir de listas negras de ese tipo.

El candidato liberal habló en su discurso sobre temas partidarios. Agradeció la presencia de Mauricio Villeda en su casa y destacó que el Partido Liberal “ha resurgido, tiene efervescencia, fervor, y ganas de ganar nuevamente, por lo que se comprometió a seguir luchando por la unidad liberal y la unidad de la patria, pues eso, afirmó, garantiza las nuevas oportunidades que el Partido Liberal promete.


CCEPL y la Bancada Liberal acuerdan presentar un proyecto de ley para derogar las ZEDEs

Tegucigalpa 28 de junio 2021.– El Consejo Central Ejecutivo del Partido Liberal se reunió este lunes de manera extraordinaria junto con los diputados de la bancada del Partido Liberal en el Congreso Nacional, para acordar un proyecto de ley tendiente a derogar las Zonas de Empleo y Desarrollo (ZEDEs).

Liderada por el presidente del CCEPL, Yani Rosenthal, a la cita de hoy acudieron todos los miembros del máximo órgano de dirección del Partido Liberal, así como legisladores propietarios y suplentes de este instituto político, un hecho histórico que no se había producido en los últimos años.

Los integrantes de ambos órganos acordaron presentar, en nombre del Partido Liberal, un proyecto de ley ante el Congreso Nacional para que se produzca la derogación de las ZEDEs, consideradas, bajo el análisis de expertos, como violatorias de la Constitución de la República y de los derechos humanos de los
hondureños.

La semana anterior y mediante un comunicado, el Partido Liberal fijó una postura sobre este tema, rechazando la conspiración contra Honduras, emprendida por el Partido Nacional y su gobierno, a través de las ZEDEs y repudiando que los conspiradores pretendan vender el país a pedazos.

Por otro lado, este mismo lunes, el presidente del CCEPL juramentó a los miembros del Consejo Departamental Liberal de Francisco Morazán y a los miembros de los Consejos Locales Liberales de los municipios de este departamento, quienes se comprometieron a luchar por la victoria del Partido

Liberal en el próximo proceso electoral.

Continue Reading

Politica

CNE reconoce a nuevas autoridades del Consejo Central Ejecutivo del Partido Liberal

Es oficial, Yani Rosenthal es el presidente del CCEPL, La Comisión Electoral del Partido Liberal lo formalizó a inicios del mes de mayo con la declaratoria de las elecciones primarias e internas de ese instituto político y a la vez el triunfo del Movimiento Liberal Yanista.

El pleno de Consejeros, recibió una nota de los señores Ricardo Leiva y Warner Vallecillo, Presidente y Secretario Ad Hoc de la Comisión Nacional Electoral del Partido Liberal de Honduras de fecha nueve (9) de mayo del presente año, quienes notificaron al Consejo Nacional Electoral la Declaratoria Oficial de los Resultados de las Elecciones Internas y la conformación de los órganos del partido Liberal,

La Comisión Nacional solicitó a las autoridades del CCEPL, la inscripción de las nuevas autoridades y su respectiva publicación en el Diario Oficial La Gaceta; sin embargo, el Presidente omitió su deber y no realizó ninguna gestión, habiendo concluido o vacado su mandato el pasado siete (7) de mayo de dos mil veintiuno (2021), pues tomo posesión el siete (7) de mayo de dos mil diecisiete (2017), como consta en el Diario Oficial La Gaceta Número 34,720 del dieciseises (16) de agosto de dos mil dieciocho (2018).

Y en vista que no existe en este momento autoridad partidaria vigente, la Comisión Nacional Electoral como autoridad responsable de coordinar y dirigir el proceso electoral interno, asume esta responsabilidad frente al partido para que se haga efectiva la voluntad de la
militancia expresada en las elecciones realizadas el domingo catorce (14) de marzo.

En virtud de haber transcurrido más de diez (10) días sin quien ostentaba la representación del Consejo Central Ejecutivo del Partido Liberal, haya convocado a sesión y notificado al Consejo Nacional Electoral a los ciudadanos electos en el último resultado obtenido y declarada, inscrita y publicada por la Comisión Nacional Electoral del Partido Liberal, solicitan respetuosamente al Honorable Consejo Nacional Electoral, proceda al reconocimiento de las autoridades electas del Partido Liberal de Honduras para el período 2021-2025,

El documento finaliza con: POR TANTO: El Pleno de Consejeros, por mayoría de votos. RESUELVE: Tener por notificada la forma en que quedaron integradas las Directivas de los Órganos Permanentes del Partido Liberal de Honduras, para el Periodo 2021-2025, tal y como se describen a continuación:

Fuente: noticias247.hn

Continue Reading

Politica

Nayib Bukele, el presidente al que acusan de dar un “golpe” a la Corte Suprema de El Salvador

Bukele consiguió otro triunfo histórico. Su partido, Nuevas Ideas, arrasó en las elecciones a la Asamblea Legislativa. / MARVIN RECINOS / AFP

Por: BBC News Mundo

Irrumpió en 2019 como un terremoto que cambió la política de El Salvador. Hoy, a casi dos años de asumir la presidencia, Nayib Bukele está en el ojo del huracán: la oposición y organismos internacionales le acusan de atentar contra la independencia de poderes de los órganos del Estado.

Este sábado, la Asamblea Legislativa, controlada por su partido Nuevas Ideas, destituyó y reemplazó a los jueces de la Sala del Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y al fiscal general Raúl Melara.

Los congresistas que apoyaron la destitución aseguraron que “los actuales magistrados de la Sala de lo Constitucional actuaron contra la Constitución, poniendo en primer lugar intereses particulares por sobre la salud y la vida de toda la población”.

En concreto, hacen referencia a que la Asamblea previa y la Corte Suprema frenaron algunas de las leyes de emergencia de Bukele contra la covid.

La CSJ calificó la medida de “inconstitucional”, la oposición dice que fue un “golpe de Estado” y el gobierno de Estados Unidos dijo que sigue la situación “con preocupación” porque “un órgano judicial independiente es el cimiento de toda democracia”.

Una veintena de organizaciones de la sociedad civil en El Salvador condenaron lo ocurrido el sábado en la Asamblea y este domingo manifestantes protestaron en el monumento a la Constitución de San Salvador.

Ante las críticas dentro y fuera de las fronteras, Bukele respondió tajante: “A nuestros amigos de la comunidad internacional: queremos trabajar con ustedes, comerciar, viajar, conocernos y ayudar en lo que podamos. Nuestras puertas están más abiertas que nunca. Pero con todo respeto: estamos limpiando nuestra casa… y eso no es de su incumbencia”.

A pesar de las acusaciones, Bessy Ríos, analista política salvadoreña, afirma que la Asamblea Legislativa podía destituir a los jueces “porque tiene los votos y el mandato constitucional”.

Durante estos 24 meses de mandato, y aunque parece seguir contando con un fuerte apoyo popular, Bukele acumula cada vez más críticas y acusaciones de autoritarismo por intentar controlar los tres poderes del Estado: ejecutivo, legislativo y judicial.

“El candidato del cambio”
Nayib Bukele se presentó como “el candidato del cambio” con un estilo propio y mediático que rompió con la política tradicional salvadoreña.

Nacido en familia de origen palestino, Bukele conectó, entre otras, con las generaciones más jóvenes del país.

Para ello utilizó su experiencia como empresario del mundo del marketing y la publicidad para desarrollar una campaña con fuerte presencia en redes sociales.

Entonces, más allá de su imagen, pocos conocían sus verdaderas inclinaciones políticas debido a su paso por partidos de corrientes ideológicas opuestas.

Quienes lo conocían destacaban su inteligencia, innovación y conocimiento de la problemática de El Salvador, especialmente después de sus años como alcalde del pequeño Nuevo Cuscatlán y posteriormente de la capital, San Salvador.

En ambos municipios lo hizo como miembro del partido izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) del que fue expulsado en 2017 por discrepancias internas.

Choques de poder
En el primer año al frente del país, las encuestas seguían dando un apoyo mayoritario de la población salvadoreña a Bukele.

Pero en esos 12 meses también enfrentó duras críticas por algunas de sus decisiones, especialmente desde organismos internacionales y de derechos humanos.

Sus enfrentamientos públicos con el Congreso y la Corte Suprema y sus drásticas medidas frente a la pandemia de coronavirus llevaron a que algunos le acusaran de autoritarismo y de querer acumular demasiado poder hasta el punto de poner en peligro la joven y frágil democracia del país.

La inquietud de ciertos sectores hacia la figura del presidente salvadoreño se disparó a raíz de su polémica entrada en la Asamblea Legislativa acompañado de militares en febrero de 2020.

Con aquella sorprendente imagen, bautizada popularmente como “Bukelazo”, pretendía presionar al Congreso -en el que su partido entonces no tenía representación- para que aprobara la financiación de la siguiente fase de su plan de seguridad.

Desde entonces, los choques públicos de Bukele con el Congreso fueron más que frecuentes. Pero no solo se enfrentaba al Poder Legislativo: también lo hacía con el Poder Judicial.

En el marco de una de las respuestas al coronavirus más estrictas de la región, policías y militares salvadoreños detuvieron desde el inicio de la pandemia a miles de personas por incumplir la cuarentena domiciliaria y los encerraron en centros de contención.

Continue Reading

Politica

Yani confirma que asistirá a cita con Xiomara Castro para hablar de alianza

Yani accedió y se sentará con Xiomara Castro para hablar de una alianza de cara a las elecciones generales.

Por: Jonathan Jared – TiempoDigital

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El candidato presidencial oficial por el Partido Liberal, Yani Rosenthal, confirmó este jueves que asistirá a la primera reunión preparatoria para la alianza de oposición que se desarrollará con la presencia de la aspirante presidencial por el Partido Libertad y Refundación (LIBRE), Xiomara Castro de Zelaya.

“Sí voy a participar… Sí voy a ir el lunes a la reunión”, respondió Yani ante consultas sobre el tema hechas por periodistas en una comunicación telefónica.

El también presidente electo del Partido Liberal informó que su participación en la cita se desarrollará en representación de ese instituto político; asimismo, llegará en su condición de candidato oficial del liberalismo.

Yani comentó que su expectativa es que en esa reunión comiencen las pláticas que permitan conformar una alianza multipartidaria que derrote al Partido Nacional y lo saque del poder.

Una alianza diferente y con propósitos

El nuevo titular de la institución rojiblanca explicó que esta alianza sería diferente a la del 2017, pues aquella era entre personas. “Xiomara representa a Libertad y Refundación (LIBRE) y yo represento al Partido Liberal. Esta alianza será entre partidos”, agregó.

También dijo que la intención no es repartirse puestos; aseguró que buscan coincidir con claridad en lo que pretenden para el futuro de Honduras.

Sobre algunas de sus condiciones, precisó que primero quisiera que los que se pretenden aliar hagan el compromiso de lograr que “haya un cambio de gobierno y que termine la dictadura nacionalista y los doce años de sufrimiento y de injusticia que ha habido en este país”.

Otra de ellas, agregó, es asegurar que del triunfo de una alianza resulte un gobierno que esté del lado del pueblo; igualmente, ese mandato tendría que dar conquistas sociales, empleos dignos y bien pagados y oportunidades para todos.

“Si coincidimos en eso, las pláticas pueden avanzar”, enfatizó el presidenciable tras comentar que la autoexclusión que ya hicieron pública algunos excandidatos anti alianzas como Luis Zelaya harán que “entre amigos sea más fácil la discusión y se logren acuerdos para enfrentar al Partido Nacional”.

Aunque Salvador Nasralla señaló que no puede concurrir a la invitación por un viaje para atender su salud, Yani confió en que más adelante pueda sentarse a dialogar.

La cita entre Xiomara y Yani está prevista para desarrollarse en el Hotel Aurora de la capital de la República el próximo lunes.

Continue Reading
Advertisement

Suscríbete con nosotros

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestra web y recibir todas nuestras noticias.

Únete a otros 4.259 suscriptores

QUÉDATE EN CASA

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Sígueme en Twitter