Connect with us

Vida, Salud Y Gastronomía

Usar anteojos podría ser una protección contra el coronavirus

Getty Images

Cuando los investigadores de China analizaron los datos de los pacientes con la COVID-19 en el hospital, notaron una extraña tendencia: muy pocos de los pacientes enfermos usaban gafas con frecuencia.

En un hospital de Suizhou, China, se admitieron 276 pacientes en un período de 47 días, pero solo 16 de ellos (menos del 6 por ciento) padecían miopía, lo que los obligaba a usar gafas durante más de ocho horas al día. En contraste, más del 30 por ciento de las personas de edad similar en la región necesitaban gafas para la miopía, como habían demostrado investigaciones anteriores.

Dado que el índice de miopía parecía ser mucho más elevado en la población general que en el pabellón de COVID-19, los científicos se preguntaron: ¿Es posible que el uso de gafas proteja a una persona de contagiarse de coronavirus?

“El uso de anteojos es común entre los chinos de todas las edades”, escribieron los autores del estudio. “Sin embargo, desde el brote de COVID-19 que surgió en Wuhan en diciembre de 2019, observamos que se admitieron pocos pacientes con anteojos en la sala del hospital”.

Los investigadores afirmaron que eso “podría ser una evidencia preliminar de que quienes usan gafas con cotidianidad son menos susceptibles a contagiarse de la COVID-19”.

Los expertos afirman que es demasiado pronto para sacar conclusiones de la investigación o para recomendar que la gente empiece a usar protección ocular, además de los cubrebocas, con la esperanza de reducir su riesgo de infección.

Es posible que los anteojos funcionen como una barrera parcial que protege los ojos de las salpicaduras de la tos o el estornudo. Otra explicación del hallazgo podría ser que las personas que usan gafas son menos propensas a frotarse los ojos con las manos contaminadas. Un informe de 2015 acerca de la acción de tocarse el rostro reveló que, en el transcurso de una hora, los estudiantes que veían una conferencia se tocaron los ojos, la nariz o la boca en diez ocasiones en promedio, aunque los investigadores no analizaron si usar gafas marcaba alguna diferencia.

El estudio actual, publicado en JAMA Ophthalmology, estaba acompañado de un comentario de Lisa Maragakis, especialista en enfermedades infecciosas y profesora adjunta de Medicina en la Facultad de Medicina Johns Hopkins, quien pidió tener precaución al interpretar los resultados.

El estudio se hizo a pequeña escala e involucró menos de 300 casos de COVID-19, una fracción muy reducida de los casi 30 millones de casos de infección por coronavirus reportados en todo el mundo. Otra preocupación es que los datos sobre miopía en el grupo de control se obtuvieron de un estudio que se realizó décadas atrás.

Maragakis señaló que una infinidad de factores podría confundir los datos y es posible que el uso de gafas se asocie simplemente con otra variable que influye en el riesgo de contraer la COVID-19. Por ejemplo, podría ser que las personas que usan anteojos tienden a ser de mayor edad, más cuidadosas y con una propensión mayor a quedarse en casa durante un brote viral, que las que no usan anteojos. O tal vez las personas que pueden costear tener gafas tienen menos probabilidades de contraer el virus por otras razones, como tener los medios para vivir en espacios menos concurridos.

“Se trata de un solo estudio”, dijo Maragakis. “En efecto tiene cierta plausibilidad biológica, porque en los centros de atención médica usamos protección ocular”, como caretas o gafas. “Pero todavía falta investigar si la protección ocular en un entorno público añadiría alguna protección adicional a los cubrebocas y el distanciamiento físico. Creo que todavía no está claro”.

Los trabajadores de la salud usan equipos de protección sobre los ojos para protegerlos de las gotas que pueden salir volando al toser y estornudar, así como de las partículas en aerosol que se forman cuando los pacientes se someten a procedimientos médicos, como la intubación, pero para la gran mayoría de las personas, ese nivel extra de protección quizá no sea necesario si una persona usa cubrebocas y mantiene la distancia física en los espacios públicos. También existe la posibilidad de introducir un riesgo al usar gafas, pues algunas personas podrían tocarse el rostro con más frecuencia cuando se las ponen, en lugar de menos, señaló Maragakis.

Dicho esto, se necesitan estudios adicionales para ver si la tendencia se mantiene en otras poblaciones de estudio, señaló Thomas Steinemann, portavoz de la Academia Estadounidense de Oftalmología y profesor de Oftalmología del Centro Médico MetroHealth de Cleveland.

“Creo que es estimulante y extremadamente interesante”, aseguró Steinemann.

No obstante, Steinemann señaló que el estudio no debería causar preocupación entre las personas que no usan gafas. “Quizá no sea dañino usarlas, pero ¿todo el mundo necesita hacerlo? Probablemente no”, dijo. “Creo que hay que considerar la practicidad de usar protección ocular o un protector facial. Las personas que tienen ciertas ocupaciones, los agentes de primera respuesta o los cuidadores de enfermos, son personas que tal vez deberían prestar más atención”.

Los hallazgos también plantean dudas interesantes sobre la frecuencia con la que los ojos pueden ser la puerta de entrada del virus. Hace tiempo que se ha establecido que los virus y otros gérmenes pueden entrar en el cuerpo a través de las membranas mucosas faciales de los ojos, la nariz y la boca, pero la nariz parece ser el principal punto de entrada del coronavirus, pues tiene una gran cantidad de receptores que crean un ambiente amigable en el que el virus puede replicarse y avanzar por el tracto respiratorio.

No obstante, los médicos notan que existe un porcentaje reducido de pacientes con síntomas oculares, que incluyen la conjuntivitis, lo cual sugiere que el virus también podría entrar en el cuerpo a través de los ojos. Aunque los síntomas oculares son menos frecuentes que otros como la tos o la fiebre, varios estudios han informado que las molestias oculares podrían ser un síntoma de infección por la COVID-19.

El mes pasado, unos investigadores informaron acerca de un estudio realizado en 216 niños hospitalizados con la COVID-19 en Wuhan. Entre esos pacientes, 49 niños, o casi el 23 por ciento de los casos, presentaban síntomas oftalmológicos como secreción y congestión de la conjuntiva y frotamiento de los ojos. Además de la conjuntivitis, los pacientes con la COVID-19 reportaron síntomas como comezón en los ojos, lagrimeo excesivo, visión borrosa y sensación de tener un objeto extraño en el ojo.

Por: Tara Parker-Pope
TheNYTimes

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Deja un comentario

Vida, Salud Y Gastronomía

Escándalos de vacunación en América Latina

Una enfermera prepara una dosis de la vacuna para la COVID-19 desarrollada por Sinopharm de China durante la campaña de inmunización a trabajadores sanitarios en Lima la semana pasada.Credit...Ernesto Benavides/Agence France-Presse — Getty Images

LIMA, Perú — La esperanza que llegó con las primeras vacunas a América del Sur se ha convertido en enojo cuando las campañas de inmunización se han visto envueltas en el escándalo el amiguismo y la corrupción, remeciendo a los gobiernos nacionales y minando la confianza en la clase política.

Cuatro ministros en Perú, Argentina y Ecuador han renunciado este mes o están siendo investigados bajo sospecha de haber recibido u otorgado acceso preferente a las escasas inyecciones contra la COVID-19. Los fiscales en dichos países, y en Brasil, examinan miles de otras acusaciones de irregularidades en las campañas de inoculación, la mayoría involucran a políticos locales y familiares que se han saltado la fila.

Al involucrar a más dignatarios, las acusaciones de crímenes crean tensión en una región donde la indignación popular ante la corrupción y la desigualdad ya se ha desbordado a las calles en protestas estrepitosas contra el statu quo político. La frustración podría volver a desfogarse otra vez en las calles o en las urnas, y decidir las preferencias de voto en las elecciones por venir este año, entre ellas las elecciones de abril en Perú.

“Todos ellos sabían que estaban muriendo los pacientes”, dijo sobre los políticos de su país Robert Campos, un médico en Lima, “y ellos han vacunado hasta la última chusma de su gente”.

La molestia ante los poderosos que se saltaron la fila se ha multiplicado debido a la escasez de vacunas. América del Sur, como otras regiones del mundo en desarrollo, ha batallado para procurar suficientes dosis puesto que los países ricos han comprado los suministros disponibles.

Campos dijo que no estuvo en la lista de vacunación la semana pasada, cuando llegaron dosis limitadas para el personal hospitalario.

Sudamérica ha sido destrozada por el virus al registrar casi una quinta parte de todas las muertes pandémicas en el mundo —450.000, según el conteo oficial— a pesar de que su población representa el 5 por ciento del total mundial. Los datos de mortalidad sugieren que en realidad las cifras de víctimas en la región son del doble de las oficiales.

El virus también ha sobrepasado los sistemas de salud nacionales, empujado a millones a la pobreza y sumido a la región en su peor crisis económica de la historia moderna.

A pesar de ello, la pandemia ha logrado fortalecer el apoyo público de la mayoría de los gobiernos, varios de los cuales han ofrecido ayudas financieras a sus poblaciones y llamado a la unidad.

Los escándalos de las vacunas podrían acabar con este alivio temporal e inaugurar una nueva ola de inestabilidad, advierten los analistas.

“Es mucho más difícil para la gente tolerar la corrupción cuando la salud está en juego”, dijo Mariel Fornoni, de una encuestadora en Buenos Aires.

El descaro de algunos de estos escándalos —que se asemejan a casos en Líbano, España y Filipinas— ha indignado a la región.

En Perú, un viceministro fue inoculado con dosis adicionales de un ensayo clínico junto con su esposa, hermana, dos hijos, un sobrino y una sobrina. El ministro de Ecuador envió dosis del primer lote que llegó al país, destinado al sector público, al asilo de lujo privado donde vive su madre.

Un destacado periodista argentino dio a conocer la semana pasada en una entrevista de radio que fue vacunado en el Ministerio de Salud luego de una llamada a un amigo, que por entonces era el ministro, exhibiendo lo que la gente ha llamado un “vacunatorio VIP” para los aliados del gobierno. En Brasil, los fiscales han pedido la detención del alcalde de Manaos, una ciudad del norte amazónico devastada por dos olas de coronavirus, bajo sospecha de que le dio acceso preferente a la vacuna a sus aliados.

Y en Surinam, el ministro de salud de 38 años dispuso que se le pusiera a él la primera vacuna del país para “dar el ejemplo”.

Al acumularse los destapes, ciudadanos en toda América del Sur acudieron a las redes sociales a denunciar los abusos e identificar a los sospechosos de saltarse la fila. Médicos y enfermeras en Perú protestaron afuera de los hospitales para exigir vacunas al crecer el escándalo de la vacunación irregular.

Han dimitido los ministros de salud de Perú y Argentina, donde el exfuncionario fue acusado de abuso de poder; en Ecuador, el ministro de Salud enfrenta un juicio de destitución y una investigación penal.

El escándalo de las vacunas ha tenido especial eco en Perú, donde la pandemia ha matado más de 45.000 personas, según el registro oficial, aunque los datos de exceso de muertes sugieren que la cifra real podría ser de más del doble.

Este mes, el médico a cargo del primer ensayo clínico de vacunas en Perú reconoció haber inoculado a casi 250 políticos, figuras prominentes y allegados empleando dosis adicionales no declaradas. Algunos recibieron tres dosis, según el director del ensayo, Germán Málaga, en un intento por aumentar su inmunidad.

El escándalo estremeció a un país ya envuelto en una serie de investigaciones de corrupción que han erosionado la confianza en las instituciones democráticas y atrapado a los seis expresidentes más recientes del país.

Solo uno de los expresidentes, Martín Vizcarra, abandonó el poder con altas tasas de aprobación, gracias a su postura frente a la corrupción. Ahora Vizcarra está inmiscuido en el escándalo del ensayo de vacunas luego de que se dio a conocer que se le vacunó cuando estaba en el cargo e intentó ocultarlo.

“Teníamos la esperanza de que él fuera una persona correcta”, dijo Ana Merino, vendedora de periódicos en Lima que perdió a su marido a causa de la covid el año pasado. “¿Entonces a quién nos arrimamos? ¿Quién queda?”.

La lista de beneficiados ilícitamente por el ensayo en Perú incluye a la ministra de salud, reguladores médicos, los anfitriones académicos del ensayo e incluso al enviado del Vaticano al país. El nuncio, Nicola Girasoli, le dijo a la prensa local que le otorgaron la vacuna por actuar como “consultor de ética” para la universidad que realizaba el ensayo.

Luego de su renuncia, la ministra de Salud de Perú, Pilar Mazzetti, dijo que recibir la inyección había sido “el peor error de mi vida”. Otra funcionaria que fue beneficiada por el ensayo, la ministra de Exteriores, Elizabeth Astete, también renunció después de haberse defendido diciendo que “no podía darse el lujo” de enfermarse mientras trabajaba.

El escándalo de las vacunas podría agitar las elecciones generales de Perú, que se celebrarán en abril, al beneficiar a candidatos que prometan un quiebre radical con el sistema político actual, dijo Alfredo Torres, jefe de la encuestadora Ipsos en Lima.

Entre ellos están Keiko Fujimori, hija de un expresidente encarcelado, quien ha prometido convertir al país en un una “demodura” —una palabra que mezcla democracia y dictadura— y Rafael López Aliaga, quien ha propuesto sentencias de muerte para los políticos corruptos.

Debido a que la mayoría de países en la región hasta ahora solo han recibido una mínima fracción de las vacunas que necesitan, varios grupos han estado compitiendo por tener prioridad.

En Perú y Venezuela, los gobiernos han dicho que las fuerzas de seguridad tendrían prioridad junto con los trabajadores de la salud, lo que ha suscitado reclamos en la comunidad médica.

En Brasil, que solo ha vacunado al 3 por ciento de su población, una tercera parte de los 210 millones de habitantes del país ahora son parte de la lista prioritaria de vacunación, una cifra que sobrepasa por mucho a la cantidad de dosis disponibles. El grupo incluye veterinarios, que argumentan que trabajan en el rubro de salud, camioneros, que han amenazado con irse a la huelga si no se les vacunaba, y psicólogos, bomberos y trabajadores de la construcción.

La decisión del gobierno brasileño de delegar parcialmente el orden de vacunación a las autoridades locales empeoró la confusión y creó un caleidoscopio de regulaciones contradictorias. Algunos fiscales que investigan el escándalo de las vacunas dijeron que el caos burocrático tal vez se haya amplificado deliberadamente para esconder el favoritismo y la corrupción.

“Los médicos me llaman todo el tiempo diciendo que tienen miedo de morir”, porque no pueden acceder a las vacunas, dijo Edmar Fernandes, presidente del gremio médico del estado brasileño de Ceará. “Este tipo de corrupción mata”.

Por Mitra Taj, Anatoly Kurmanaev, Manuela Andreoni y Daniel Politi – TheNYTimes

Continue Reading

Vida, Salud Y Gastronomía

El problema del acné y las mascarillas contra el Covid-19

Consejos del cosmetólogo y experto en cuidados de la piel, Carlos Valbuena, sobre el uso del cubrebocas y la salud del rostro.

La presión, fricción y el roce de forma mantenida en un área determinada en nuestra piel, conlleva a la aparición de lesiones conocidas como acné mecánico, donde se generan depósitos de grasa, considera el cosmetólogo Carlos Valbuena.

Generalmente, las zonas con mayor glándulas sebáceas como la barbilla y las mejillas son las mas vulnerables a presentar estos depósitos de grasa.

“Muchos de los casos han sido personas que no han presentado brotes de acné anteriormente, pero el uso de la mascarilla genera la ruptura de los micro comedones que no son visibles a simple vista, creando lesiones inflamatorias que depositan grasa y provocan el acné”, apunta el experto.

Carlos Valbuena estudió cosmética y tratamientos laser, con especialización en tratamientos para el cuidado de la piel, acné y cicatrices.

Además de los tratamientos faciales, también desarrolló una técnica no invasiva para ayudar a las personas con acné (y secuelas) a recuperar la salud del rostro. Después de diversos estudios e investigaciones, creó La Renovación Facial, un blend de procedimientos personalizados enfocados en tratar cada tipo de acné, de acuerdo con las características del paciente, adaptándose a sus necesidades y evitando el riesgo de cicatrices.

De acuerdo con Carlos Valbuena, el uso frecuente de mascarillas, desde la aparición del COVID-19, ha generado el desarrollo del acné mecánico, con brotes en los rostros de las personas, sin distinción de tipo de piel.

Su solución en estos casos es:

  • Reemplazar la mascarilla diariamente. Las reusables deben lavarse constantemente. Si caen al piso, debes utilizar una nueva.
  • Lavarse las manos antes de tocarse el área del rostro donde estaba la mascarilla, para evitar que los gérmenes no se trasladen a la zona sensible.
  • Si la zona comienza a enrojecerse, no utilizar maquillaje en esa área.
  • Evitar el uso de productos que contengan alcohol, sulfato, parabeno y aceites.
  • Utilizar aloe vera para refrescar la zona. Es importante aplicarlo después de lavarse la cara.
  • Es importante mantener una rutina para el cuidado de la piel, que incluya exfoliar nuestro rostro una vez por semana para pieles normales y cada dos semanas para pieles sensibles. La exfoliación nos ayuda a eliminar las células que obstruyen los poros, siempre y cuando no haya acné activo. Además de hidratar la piel con serums a base de agua y utilizar protector solar.
Tras más de cinco mil casos exitosos de acné y cicatrices de personas provenientes de México, Venezuela y Estados Unidos, Carlos Valbuena creó la línea de productos para el cuidado de la piel Carlos Valbuena Skin Care Products. A través de cinco productos veganos, libres de crueldad y sulfato, brinda la posibilidad mantener las pieles en un estado saludable y recuperar la salud de aquellas que la han perdido.
Fuente: MS Agency
Continue Reading

Vida, Salud Y Gastronomía

¿Es posible contraer el coronavirus y contagiar a otros después de vacunarse?

Aun después de vacunarse hay que seguir teniendo precauciones. - GETTY

El mensaje de las autoridades y los especialistas es claro: vacunarse es una manera efectiva de combatir la pandemia de covid-19.

Pero, ¿qué significa exactamente estar vacunado?, ¿qué tipo de protección tienen quienes ya recibieron su dosis completa?

En este momento en el mundo hay al menos 9 vacunas que han demostrado que son altamente eficaces a la hora prevenir la enfermedad que causa el virus SARS-CoV-2.

Eso quiere decir que si una persona vacunada se contagia del virus, tendrá menos probabilidades de desarrollar síntomas o enfermarse gravemente.

Lo que aún no está claro, sin embargo, es si la vacuna logra evitar el contagio.

En resumen: aún no se sabe si la vacuna evita que te contagies, lo que sí se sabe es que si te vacunas y luego te contagias, probablemente no te vas a enfermar.

Por: BBC News Mundo

Continue Reading

Vida, Salud Y Gastronomía

La deforestación está llevando a los animales al límite del estrés, revela un estudio

Foto: Getty Images

La deforestación está generando un estrés sin precedentes a las especies animales que habitan en el Bosque Atlántico de América del Sur.
La destrucción de los ecosistemas no sólo angustia a niveles considerables a los seres humanos. Los mismos habitantes de estos espacios naturales están padeciendo las consecuencias de esta devastación. Un estudio reciente revela que, en particular, la deforestación de las parcelas más pequeñas del Bosque Atlántico de América del Sur sufren más estrés que los que viven en bosques más vírgenes.

A menos árboles, más estrés
Noé de la Sacha es un investigador asociado al Field Museum y profesor de biología en la Universidad Estatal de Chicago. Preocupado por la devastación de los bosques en el Cono Sur, decidió emprender un proyecto de investigación para develar las consecuencias reales en el bienestar de la fauna ante la pérdida de los árboles y la vegetación en general.

Con respecto al estudio, publicado originalmente en Scientific Reports, de la Sacha señala lo siguiente:

“SOSPECHAMOS QUE LOS ORGANISMOS EN ÁREAS DEFORESTADAS MOSTRARÍAN NIVELES MÁS ALTOS DE ESTRÉS QUE LOS ANIMALES EN BOSQUES MÁS VÍRGENES, Y ENCONTRAMOS EVIDENCIA DE QUE ESO ES CIERTO. LOS PEQUEÑOS MAMÍFEROS, PRINCIPALMENTE ROEDORES Y PEQUEÑOS MARSUPIALES, TIENDEN A ESTAR MÁS ESTRESADOS, O MUESTRAN MAYOR EVIDENCIA DE QUE TIENEN NIVELES MÁS ALTOS DE HORMONAS DEL ESTRÉS, EN PARCHES DE BOSQUE MÁS PEQUEÑOS QUE EN PARCHES DE BOSQUE MÁS GRANDES”.

A partir de la evidencia recolectada en el pelaje de ciertas especies, fue que Noé pudo encontrar hormonas desprendidas en momentos de peligro y angustia por parte de estos organismos. El estudio se enfocó en la deforestación de los trópicos, y en la respuesta de las especies animales que sobreviven a la situación adversa.

No todo es el Amazonas
Es una realidad que, en América Latina, el bosque húmedo del Amazonas se lleva el protagonismo. Sin embargo, no es el único importante en la región. El Bosque Atlántico podría ser el segundo más grande de Latinoamérica: se extiende desde el noreste de Brasil hasta el noroeste de Argentina y el este de Paraguay.

Desde las campañas colonizadoras de Portugal, regiones importantes del bosque han sido destruidas en favor de la ganadería, la agricultura y la urbanización indiscriminadas. 500 años más tarde, queda menos de un tercio del bosque original.

La destrucción de este espacio incide directamente en la calidad de vida de las especies que tienen un hogar ahí. Además de exponer más a las más pequeñas a sus depredadores naturales, la pérdida de recursos limita mucho su campo de acción. De ahí el estrés elevado en las especies tropicales.

Observando las hormonas presentes en el pelaje de los animales analizados, el equipo de investigación se percató de que los animales de parcelas más pequeñas de bosque tenían niveles más altos de glucocorticoide que los animales de zonas de bosque más grandes. Esto es importante, porque los bosques húmedos latinoamericanos guardan la mayor diversidad de fauna y flora en el planeta. Si se devastan sus espacios, la pérdida se extiende por esa rama también.

Por: ANDREA FISCHER – National Geographic

Continue Reading

Suscríbete con nosotros

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestra web y recibir todas nuestras noticias.

Únete a otros 4.236 suscriptores

QUÉDATE EN CASA

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Sígueme en Twitter